AQUÍ ENCONTRARÁS, ARTÍCULOS FOTOS Y VÍDEOS SOBRE LA FE CATÓLICA APOSTÓLICA Y ROMANA, DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA, COMENTARIOS DE ENCÍCLICAS, PENSAMIENTOS Y TEXTOS DE SANTOS DIGNIDAD HUMANA, DERECHOS HUMANOS, HISTORIA, EDUCACIÓN VIDEOS MUSICALES CLÁSICOS Y DE TODAS LAS ÉPOCAS.

"Soy un hombre de armas, un guerrero, scout. Paradójicamente, al único de mi especie que admiro, empuñó solamente la palabra, su técnica fue la humildad, su táctica la paciencia y la estrategia que le dio su mayor victoria fue dejarse clavar en una cruz por aquellos que amaba".

“Espíritu Santo, inspírame lo que debo pensar, lo que debo decir, lo que debo callar, lo que debo escribir, lo que debo hacer, como debo obrar, para el bien de los hombres, de la iglesia y el triunfo de Jesucristo”.

Desde La Trinchera Del Buen Combate en Argentina. Un Abrazo en Dios y La Patria.

6 de mayo de 2017

EL OSO DE CORBINIANO. UNA HISTORIA PARA PENSAR.

San Corbiniano representado en
El milagro del oso (1489) por Jan Polack.
Museo Diocesano en FrisingaAlemania.
EL OSO DE CORBINIANO
... al entrar encontraréis un borrico, que nadie ha montado todavía. Desatadlo y traedlo. Y si alguien os pregunta: «¿por qué lo desatáis?», contestadle: «el Señor lo necesita» (Lc 22)
Como un borrico de noria soy junto a ti, y siempre estaré contigo (Sal 72)

De la leyenda de Corbiniano, fundador de la diócesis de Frisinga, tomaba el cardenal Ratzinger, en su autobiografía, la imagen del oso. 
Un oso –cuenta la leyenda– había despedazado el caballo de Corbiniano en su viaje a Roma. El santo lo regañó severamente por aquella fechoría y, como castigo, le cargó el fardo que hasta entonces había llevado el caballo sobre sus lomos. Así, el oso tuvo que arrastrar el fardo hasta Roma y solo allí lo dejó en libertad Corbiniano.
Sanctus Corbinianus urso sarcinas imponit San Corbiniano ordena al oso transportar su equipaje
El oso que llevaba la carga del santo le recordaba al Cardenal uno de los sermones de san Agustín sobre los salmos, donde el Santo veía expresada su vida. Aquello que él ve en estos versículos es también como un «autorretrato», una explicación de su vida y luz en su camino. San Agustín, como el Cardenal, había elegido una vida de estudio, pero el Señor lo destinó a hacer «de animal de tiro», borrico que tira del carro de Dios en este mundo. Ut iumentum factus sum... como un borrico, dice el salmo.
¡Cuántas veces, comentaba el Cardenal, se rebeló el santo de Hipona contra las menudencias de llevar sobre las espaldas su carga, que le impedían la gran labor intelectual que sentía como su vocación más profunda! Pero precisamente el mismo salmo le ayudaba a escapar de toda amargura: sí, es cierto, me he convertido en un borrico, un animal de carga, pero precisamente de este modo estoy contigo, te sirvo, me tienes en tus manos: como un borrico soy junto a Ti, y siempre estaré contigo.
Así como el animal de tiro es el más próximo al campesino y cumple para él su trabajo, de la misma manera él, justamente en este humilde servicio a la Iglesia, estaba más cerca de Dios, totalmente en sus manos y era, hasta el fondo, su instrumento. No podría estar más cerca de su Señor, no podría ser más importante para Él.
Sanctus Corbinianus Romam venit et episcopus creatur San Corbiniano viaja a Roma y es consagrado obispo
El oso con la carga que sustituyó al caballo del santo Corbiniano –o bien al burro de carga del santo–, convirtiéndose en animal de carga contra su voluntad, ¿no era y es una imagen de lo que debo ser y de lo que soy?, se preguntaba el Cardenal. Por Ti he llegado a ser un animal de carga y precisamente así estoy en todo y para siempre contigo, le decía al Señor, recordando la responsabilidad que el Papa había cargado, desde hace años, sobre sus hombros.
San Josemaría Escrivá se consideraba también a sí mismo como un borrico de carga que quería ser fiel al Maestro, por encima de todo. Muchas veces utilizó como jaculatoria esas palabras del Salmo: Ut iumentum factus sum apud te et ego semper tecum... Como un borriquillo soy junto a Ti, y siempre estaré contigo. Renunció a cargos y privilegios que le ofrecían sus buenas condiciones intelectuales y humanas, para servir –sin brillo humano, decía– a su Señor.
«Sigue considerando –aconsejaba– las cualidades del borrico, y fíjate en que el burro, para hacer algo de provecho, ha de dejarse dominar por la voluntad de quien le lleva...: solo, no haría más que... burradas. De seguro que no se le ocurre otra cosa mejor que revolcarse en el suelo, correr al pesebre... y rebuznar.
»¡Ah Jesús! –díselo tú también–: “ut iumentum factus sum apud te!” –me has hecho tu borriquillo; no me dejes, “et ego semper tecum!” –y estaré siempre Contigo. Llévame fuertemente atado con tu gracia: “tenuisti manum dexteram meam...” –me has cogido por el ronzal; “et in voluntate tua deduxisti me...”
–y hazme cumplir tu Voluntad. ¡Y así te amaré por los siglos sin fin! –“et cum gloria suscepisti me!”».
UT IUMENTUM... COMO UN BORRICO. ASÍ SOMOS, SEÑOR, ANTE TI, CON UNOS DESEOS GRANDES DE SERVIRTE. 
POR OTRA PARTE, UN BORRICO NO NECESITA DEMASIADOS CUIDADOS. SE CONFORMA CON POCO.
San Josemaría Escrivá
Fuente:
http://www.hablarcondios.org/meditacionperiodica.asp

No hay comentarios.:

Publicar un comentario