AQUÍ ENCONTRARÁS, ARTÍCULOS FOTOS Y VÍDEOS SOBRE LA FE CATÓLICA APOSTÓLICA Y ROMANA, DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA, COMENTARIOS DE ENCÍCLICAS, PENSAMIENTOS Y TEXTOS DE SANTOS DIGNIDAD HUMANA, DERECHOS HUMANOS, HISTORIA, EDUCACIÓN VIDEOS MUSICALES CLÁSICOS Y DE TODAS LAS ÉPOCAS.

"Soy un hombre de armas, un guerrero, scout. Paradójicamente, al único de mi especie que admiro, empuñó solamente la palabra, su técnica fue la humildad, su táctica la paciencia y la estrategia que le dio su mayor victoria fue dejarse clavar en una cruz por aquellos que amaba".

“Espíritu Santo, inspírame lo que debo pensar, lo que debo decir, lo que debo callar, lo que debo escribir, lo que debo hacer, como debo obrar, para el bien de los hombres, de la iglesia y el triunfo de Jesucristo”.

Desde La Trinchera Del Buen Combate en Argentina. Un Abrazo en Dios y La Patria.

6 de mayo de 2017

MATRIOSKA (MUÑECA RUSA), SU HISTORIA. DEDICADO A TODAS LAS MADRES.

Matrioska
MATRIOSKA (MUÑECA RUSA)
El nombre elegido fue Matrioska porque antes de la revolución, éste era el nombre femenino más popular en ese país y además, proviene del latín "mater" que significa madre; así, este nombre rápidamente se convirtió en un símbolo importante del país. 
Teorías afirman que la mamushka significa fertilidad y maternidad debido a la herencia de su nombre. 
Las Muñecas de Anidación son los más conocidos y más popular de todos los recuerdos rusos. 
La palabra rusa para estas muñecas de madera es matryoshka, sino que también se llaman matrioshka, matreshka, matriochka, babushka o babooshka muñecas, muñeca del babushka, matroshka, Matruska, matryushka, y apilando las muñecas. 
Matrioska
 LEYENDA DE LA MATRIOSKA
"En la vieja Rusia vivía Sergei un fabricante de muñecas. Un frío día de invierno, Sergei encontró un trozo de madera pesado, seco y muy viejo, y con él talló una muñeca a la que nombró Matrioska".
El fabricante decidió conservar a la muñeca con él y cada mañana la saludaba: “Buenos días Matrioska”.
Un día la muñeca respondió al saludo de Sergei y a partir de allí todos los días ambos conversaban. Pero una mañana Matrioska se encontraba muy triste y le explicó a Sergei que le gustaría tener una hija.
El fabricante le explicó que debía extraer madera de su interior y que sería muy doloroso. Matrioska aceptó el sacrificio, Sergei quitó la madera y talló una muñeca similar pero más pequeña a la que nombró Trioska.
Ocurrió que también Trioska sintió la necesidad de ser madre. De modo que el viejo Sergei extrajo la madera de su interior y fabricó una muñeca aún más pequeña, a la que puso por nombre Oska.
Al cabo de un tiempo también Oska quería tener su propia hija, pero al abrirla Sergei se dio cuenta de que sólo quedaba un mínimo pedazo de madera. Sólo una muñeca más podría fabricarse.
Entonces Sergei tuvo una gran idea. Fabricó un pequeño muñeco con bigotes al que llamó Ka: “Mira Ka, eres un hombre, recuerda que no puedes tener un hijo o una hija de dentro de ti”.
Luego, Sergei introdujo a Ka dentro de Oska, a Oska dentro de Trioska y a ella dentro de Matrioska.
Matrioska
Y esta es la historia de Segei y su muñeca Matrioska. Un día Matrioska desapareció y nunca la han vuelto a encontrar. Estará en alguna tienda de antigüedades o en la estantería de alguna vieja librería. Si la encuentran no duden nunca en darle el mayor cariño, porque ella no dudó en hacer el mayor de los sacrificios por alcanzar algo tan importante como la maternidad.
Matrioska
Para muchos turistas, las matrioskas son un recuerdo indispensable de Rusia, pero pocos conocen la verdadera historia de esta muñeca multicolor que nació en Japón antes de convertirse en un símbolo ruso.
Desde las alegres campesinas de la época zarista, los obreros, cosmonautas de la era soviética, hasta líderes como Lenin, Stalin o Vladimir Putin, estas muñecas de madera encajadas unas dentro de otras reflejan desde hace más de un siglo todas las épocas, y continúan haciéndolo en las tiendas de recuerdos.
"Prácticamente, cada familia rusa posee al menos una matrioska", explica la conservadora del Museo de Artes Decorativas de Moscú, Elena Titova.
Matrioska
HISTORIA
Sin embargo, incluso en Rusia, la gente piensa erróneamente que las matrioskas son el resultado de cientos de años de herencia de torneadores de madera rusos. En realidad, estas figuritas que representan una mujer robusta con su colorido pañuelo de campesina son originarias de Japón.
A finales de 1890, Oriente estaba de moda en Rusia. Un conocido industrial y mecenas ruso, Savva Mamontov, trajo de Japón una serie de siete divinidades de la Fortuna. La más grande de ellas representa a Fukurokuju, el dios calvo de la sabiduría y la felicidad.
Más adelante, el pintor Serguei Maliutin creó una versión rusa del juguete en su taller de artesanía popular en Serguiev Posad, una ciudad del Anillo de Oro, donde se encuentra el famoso monasterio de la Trinidad. El artista representó una campesina feliz que acoge dentro de ella toda su descendencia hasta su recién nacido.
Matrioska
La muñeca se hizo rápidamente muy popular en Rusia y recibió el nombre típico "matriona" (campesina), cuyo diminutivo es matrioska. En el año 1900, el juguete causó sensación en la Exposición Universal de París, donde ganó una medalla de bronce.
Tras la productivas, pero apolíticas campesinas, las matrioskas "bolcheviques" de los años 1920 representan obreros, personajes históricos e, incluso, enemigos del pueblo como el "kulak" (denominación peyorativa de un campesino rico) con una gorra y los brazos cruzados sobre su enorme vientre.
A partir de los años 1930, el Estado tomó las riendas de la producción de las muñeras y aparecieron fábricas en varias ciudades rusas.
En su versión más tradicional, estas figuras, con su encanto intemporal, una silueta sólida y un rostro sereno son actualmente un símbolo en Rusia porque "encarnan el estilo ruso y el carácter nacional".

No hay comentarios.:

Publicar un comentario