AQUÍ ENCONTRARÁS, ARTÍCULOS, FOTOS Y VÍDEOS SOBRE LA FE CATÓLICA APOSTÓLICA Y ROMANA, DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA, COMENTARIOS DE ENCÍCLICAS, PENSAMIENTOS Y TEXTOS DE SANTOS, DIGNIDAD HUMANA, DERECHOS HUMANOS, HISTORIA, EDUCACIÓN, VIDEOS MUSICALES CLÁSICOS Y DE TODAS LAS ÉPOCAS.

"Soy un hombre de armas, un soldado, scout. Paradójicamente, al único de mi especie que admiro, empuñó solamente la palabra, su técnica fue la humildad, su táctica la paciencia y la estrategia que le dio su mayor victoria fue dejarse clavar en una cruz por aquellos que amaba".

“Espíritu Santo, inspírame lo que debo pensar, lo que debo decir, lo que debo callar, lo que debo escribir, lo que debo hacer, como debo obrar, para el bien de los hombres, de la iglesia y el triunfo de Jesucristo”.

Desde La Trinchera Del Buen Combate en Argentina. Un Abrazo en Dios y La Patria.

1 de noviembre de 2017

DÍA DE TODOS LOS SANTOS. CELEBRAMOS A LAS PERSONAS QUE HAN LLEGADO AL CIELO, CONOCIDAS Y DESCONOCIDAS. Fiesta 01 de Noviembre.

Fiesta de Todos los Santos
Este día se celebran a todos los millones de personas que han llegado al cielo, aunque sean desconocidos para nosotros. Santo es aquel que ha llegado al cielo, algunos han sido canonizados y son por esto propuestos por la Iglesia como ejemplos de vida cristiana.
Día de Todos los Santos
All-Saints.jpg
Todos los Santos, pintado por Fra Angelico.
Día de celebración
Católicos1 de noviembre
Ortodoxos: el primer domingo después de Pentecostés
Lugar de celebración
Internacional
"ALEGRAOS Y REGOCIJAOS, PORQUE VUESTRA RECOMPENSA SERÁ GRANDE EN LOS CIELOS"
Los primeros cristianos quisieron reservar un día para la celebración de tantos mártires anónimos, que habían sido acogidos en el cielo por Aquel por quien dieron su vida. Surge así la fiesta de Todos los santos.
Hoy recordamos no sólo aquellos primeros mártires, sino tantos y tantas hijos e hijas de Dios a lo largo de la historia Dios les ha premiado con el cielo. Es la fiesta de la Iglesia triunfante.
LA FIESTA DE TODOS LOS SANTOS
Parece que en el siglo VIII, en algunas zonas de las islas británicas, no en todas, se celebraba esta fiesta de Todos los Santos el día 1 de noviembre. En otras zonas, como en Irlanda, se celebraba el día 20 de abril.
Será el papa Gregorio III en el siglo VIII quien movió la fiesta desde el día 13 de mayo al día 1 de noviembre, ligada ahora a todos los Apóstoles, todos los Mártires y Confesores, y todos los Santos o Justos de la Iglesia, al dedicarles un oratorio en el actual emplazamiento de la Basílica de San Pedro, según algunos autores el día 1 de noviembre.
Fue el papa Gregorio IV en el año 835 cuando pidió al rey-emperador Luis el Piadoso, hijo de Carlomagno, que marcara la fiesta en el día 1 de noviembre para todo el Imperio Sacro, posiblemente por influjo de las zonas británicas que ya lo celebraban ese día. El día 1 de noviembre es una fiesta cristiana desde sus orígenes.

EL PAPA FRANCISCO EXPLICA QUÉ ES LA COMUNIÓN DE LOS SANTOS. 30 DE OCTUBRE, 2013.

Durante la Audiencia General del miércoles, Francisco describió la comunión de los santos como fraternidad espiritual. Francisco añadió que esta unidad también se extiende a los católicos de hoy, unidos entre sí por el Cuerpo de Cristo. El resultado de esta comunión, concluyó el Papa, es que los católicos se apoyan espiritualmente unos a otros. 
TRADUCCIÓN AL ESPAÑOL DE LA CATEQUESIS DEL PAPA
Queridos hermanos y hermanas:
Hoy quiero hablar sobre una realidad muy bella de nuestra fe: “la comunión de los santos”. Esta expresión tiene dos significados relacionados: comunión en las cosas santas y comunión entre las personas santas. El segundo significado recuerda que existe una comunión de vida entre los que creemos en Cristo y nos hemos incorporado a Él en la Iglesia por el Bautismo.
La relación entre Jesús y el Padre es la “matriz” del vínculo entre los cristianos: si estamos radicados en esta “matriz”, en este fuego ardiente de amor que es la Trinidad, podemos llegar a poseer un único corazón y una única alma, porque el amor de Dios abrasa nuestros egoísmos, juicios y divisiones. La “comunión de los santos” es una gran familia, donde todos los miembros se ayudan y se sostienen entre sí. Preguntémonos:
¿Sabemos compartir las incertezas de nuestro itinerario de fe buscando la fraterna ayuda de la oración y del consuelo espiritual? 
¿Estamos disponibles a escuchar y ayudar a cuantos nos lo piden?
La “comunión de los santos”, gracias a la Resurrección de Cristo, establece un vínculo profundo e indisoluble entre los que peregrinan en la tierra, las ánimas del Purgatorio y los que gozan de la bienaventuranza celeste, en la que nos unimos como Iglesia, que encuentra en la oración de intercesión la más alta forma de solidaridad.
Saludo a los peregrinos de lengua española, en particular a los grupos provenientes de España, Argentina, El Salvador, México y los demás países latinoamericanos. Invito a todos a redescubrir la belleza de la fe en la comunión de los santos. Una realidad que nos concierne mientras somos peregrinos en el tiempo, y en la cual, con la gracia de Dios, viviremos para siempre. Muchas gracias.
Comunión de los santos
La comunión de los santos, significa que ellos participan activamente en la vida de la Iglesia, por el testimonio de sus vidas, por la transmisión de sus escritos y por su oración. Contemplan a Dios, lo alaban y no dejan de cuidar de aquellos que han quedado en la tierra. La intercesión de los santos significa que ellos, al estar íntimamente unidos con Cristo, pueden interceder por nosotros ante el Padre. Esto ayuda mucho a nuestra debilidad humana.
El Día de todos los Santos se inscribe en la tradición del Catolicismo.
Su intercesión es su más alto servicio al plan de Dios. Podemos y debemos rogarles que intercedan por nosotros y por el mundo entero.
Aunque todos los días deberíamos pedir la ayuda de los santos, es muy fácil que el ajetreo de la vida nos haga olvidarlos y perdamos la oportunidad de recibir todas las gracias que ellos pueden alcanzarnos. 
Por esto, la Iglesia ha querido que un día del año lo dediquemos especialmente a rezar a los santos para pedir su intercesión. Este día es el 1ro. de noviembre.
1º de noviembre. Celebramos a las personas que han llegado al cielo, conocidas y desconocidas
Este día es una oportunidad que la Iglesia nos da para recordar que Dios nos ha llamado a todos a la santidad. Que ser santo no es tener una aureola en la cabeza y hacer milagros, sino simplemente hacer las cosas ordinarias extraordinariamente bien, con amor y por amor a Dios. Que debemos luchar todos para conseguirla, estando conscientes de que se nos van a presentar algunos obstáculos como nuestra pasión dominante; el desánimo; el agobio del trabajo; el pesimismo; la rutina y las omisiones.
Se puede aprovechar esta celebración para hacer un plan para alcanzar la santidad y poner los medios para lograrlo:
"ALEGRÉMONOS TODOS EN EL SEÑOR AL CELEBRAR ESTE DÍA DE FIESTA EN HONOR DE TODOS LOS SANTOS".
Dentro de unos días celebraremos la festividad de Todos los Santos y la festividad de los fieles difuntos. Fiestas, ambas, que como señaló San Juan Pablo II , 
“se trata de dos días grandes para la Iglesia que, de algún modo, “prolonga su vida” en sus santos y también en todos aquellos que por medio del servicio a la verdad y el amor se están preparando a esta vida”.
Por ello, no solo el cielo, sino que toda la Iglesia celebra con agradecimiento el deseo de Dios de que 
“los santos no son superhombres, ni han nacido perfectos. Son como nosotros, como cada uno de nosotros, son personas que antes de alcanzar la gloria del cielo han vivido una vida normal, con alegrías y dolores, fatigas y esperanzas.”, como nos recordaba el Santo Padre Francisco.
Y cada uno de estos grandes aliados, amigos, muchos de ellos anónimos, nos recuerdan que lograron alcanzar la santidad con sus debilidades y actos heroicos, con los mismos medios que nosotros tenemos a nuestro alcance. 
“Ser santos no es un privilegio de pocos, como quien tuvo una gran herencia. Todos nosotros en el bautismo hemos recibido la herencia que nos permite ser santos. La santidad es una vocación para todos. Todos por lo tanto estamos llamados a caminar en el camino de la santidad y este camino tiene un nombre y un rostro: el rostro de Jesucristo”.
No sé dónde leí estas palabras pero trasmiten a la perfección estas dos celebraciones: 
“En el cielo están San Chofer de bus y Santa Lavandera de ropa. San Mensajero y Santa Secretaria. Santa Madre de familia y San Gerente de Empresa. San Obrero de construcción y San Agricultor. San Colegial y Santa Estudiante. Santa Viuda, Santa Solterona, Santa Niña y Santa Anciana. San Sacerdote, San Obispo, San Pontífice, San Limosnero, San Celador, Santa Cocinera, San Arrendatario y San Millonario, y muchos más que amaron a Dios y cumplieron sus deberes de cada día”.
Esto me recuerda a Santa Teresa de Calcuta, a la que le gustaba definirse como el lápiz de Dios, 
“un trozo de lápiz con el cual Él escribe aquello que quiere. Soy como el pequeño lápiz en su mano. Eso es todo. Él piensa. Él escribe. El lápiz no tiene que hacer nada. Al lápiz solo se le permite ser usado."
Quizás sea por esto, que la Iglesia nos invita a honrar con alegría y oración a todos los Santos y difuntos. Padres, madres, hijos, amigos... que convirtieron su vida anónima en una decisión de amor, de entrega sin límites, de paz, de alegría, de valentía silenciosa... de fe.
¿COMO ALCANZAR LA SANTIDAD?
- Detectando el defecto dominante y planteando metas para combatirlo a corto y largo plazo.
- Orando humildemente, reconociendo que sin Dios no podemos hacer nada.
- Acercándonos a los sacramentos.
UN POCO DE HISTORIA
La primera noticia que se tiene del culto a los mártires es una carta que la comunidad de Esmirna escribió a la Iglesia de Filomelio, comunicándole la muerte de su santo obispo Policarpo, en el año 156.
San Policarpo de Esmirna
Padre de la Iglesia y Obispo de Esmirna
Polycarp.jpg
Información personal

San Policarpo de Esmirna

Nace
ca. 69

Fallece
ca. 155
Esmirna
Santidad - Fiesta


23 de febrero

Iglesia católicaIglesia Ortodoxa,Iglesia Luterana
Esta carta habla sobre Policarpo y de los mártires en general. Del contenido de este documento, se puede deducir que la comunidad cristiana veneraba a sus mártires, que celebraban su memoria el día del martirio con una celebración de la Eucaristía. Se reunían en el lugar donde estaban sus tumbas, haciendo patente la relación que existe entre el sacrificio de Cristo y el de los mártires
Tapiz mostrando la Colina Vaticana, hacia 1519.
La veneración a los santos llevó a los cristianos a erigir sobre las tumbas de los mártires, grandes basílicas como la de San Pedro en la colina del Vaticano, la de San Pablo, la de San Lorenzo, la de San Sebastián, todos ellos en Roma.
Basílica papal de San Pedro
Basilica Papale di San Pietro in Vaticano
Saint Peter's Basilica 2014.jpg
Basílica de San Pedro
 Patrimonio de la Humanidad (con el nombre de «Ciudad del Vaticano», 1984)
Localización
País
Flag of the Vatican City.svg Ciudad del Vaticano
Municipio(s)
Ciudad del Vaticano
Ubicación
Plaza de San Pedro (120)
Información religiosa
Culto
Iglesia católica
Sede Papal de Roma
Propietario
Santa Sede
Acceso público
Libre
website
Página web oficial

Uso
Iglesia y museo
Estatus
Basílica mayor papal e iglesia pontifical
Advocación
San Pedro
Dedicación
18 de noviembre de 1626, por el papa Urbano VIII
Declaración
Inmemorial



Planta(s) y mapa(s) del edificio
Plano de la Basílica
Plano de la Basílica
Mapa(s) de localización
Basílica papal de San Pedro
Basílica papal de San Pedro
Basílica papal de San Pedro (Roma)
Las historias de los mártires se escribieron en unos libros llamados Martirologios que sirvieron de base para redactar el Martirologio Romano, en el que se concentró toda la información de los santos oficialmente canonizados por la Iglesia.
Cuando cesaron las persecuciones, se unió a la memoria de los mártires el culto de otros cristianos que habían dado testimonio de Cristo con un amor admirable sin llegar al martirio, es decir, los santos confesores.
En el año 258, San Cipriano, habla del asunto, narrando la historia de los santos que no habían alcanzado el martirio corporal, pero sí confesaron su fe ante los perseguidores y cumplieron condenas de cárcel por Cristo.
San Cipriano de Cartago
Stcyprian.jpg
Icono griego
Obispo mártir y Padre de la Iglesia

Fallece
14 de septiembre de 258
en Cartago

Iglesia Católica, Iglesia Católica ortodoxa

Fiesta
16 de septiembre

atributos de obispo y la palma de martirio
Patrón


Bandera de Argelia Argelia
Más adelante, aumentaron el santoral con los mártires de corazón. Estas personas llevaban una vida virtuosa que daba testimonio de su amor a Cristo. 
Entre estos, están san Antonio (356) en Egipto y san Hilarión (371) en Palestina. Tiempo después, se incluyó en la santidad a las mujeres consagradas a Cristo.
Antes del siglo X, el obispo local era quien determinaba la autenticidad del santo y su culto público. Luego se hizo necesaria la intervención de los Sumos Pontífices, quienes fueron estableciendo una serie de reglas precisas para poder llevar a cabo un proceso de canonización, con el propósito de evitar errores y exageraciones.
EL CONCILIO VATICANO II REESTRUCTURÓ EL CALENDARIO DEL SANTORAL
Se disminuyeron las fiestas de devoción pues se sometieron a revisión crítica las noticias hagiográficas (se eliminaron algunos santos no porque no fueran santos sino por la carencia de datos históricos seguros); se seleccionaron los santos de mayor importancia (no por su grado de santidad, sino por el modelo de santidad que representan: sacerdotes, casados, obispos, profesionistas, etc.); se recuperó la fecha adecuada de las fiestas (esta es el día de su nacimiento al Cielo, es decir, al morir); se dio al calendario un carácter más universal (santos de todos los continentes y no sólo de algunos). 
Prima pagina dell'Osservatore Romano annuncia l'apertura del Concilio Vaticano II, il 12 ottobre 1962.
CATEGORÍAS DE CULTO CATÓLICO
Los católicos distinguimos tres categorías de culto:
  • Latría o Adoración: Latría viene del griego latreia, que quiere decir servicio a un amo, al señor soberano. El culto de adoración es el culto interno y externo que se rinde sólo a Dios.
  • Dulía o Veneración: Dulía viene del griego doulos que quiere decir servidor, servidumbre. La veneración se tributa a los siervos de Dios, los ángeles y los bienaventurados, por razón de la gracia eminente que han recibido de Dios. Este es el culto que se tributa a los santos. Nos encomendamos a ellos porque creemos en la comunión y en la intercesión de los santos, pero jamás los adoramos como a Dios. Tratamos sus imágenes con respeto, al igual que lo haríamos con la fotografía de un ser querido. No veneramos a la imagen, sino a lo que representa.
  • Hiperdulía o Veneración especial: Este culto lo reservamos para la Virgen María por ser superior respecto a los santos. Con esto, reconocemos su dignidad como Madre de Dios e intercesora nuestra. Manifestamos esta veneración con la oración e imitando sus virtudes, pero no con la adoración.
TODOS LLAMADOS A SER SANTOS
“Una sola cosa es necesaria” (Lc 10,42): la santidad personal. Este es el secreto de la alegría, la buena nueva para el mundo, la siembra de paz que necesita la sociedad
La fiesta de todos los santos nos recuerda la multitud de los que han conseguido de un modo definitivo la santidad, y viven eternamente con Dios en cielo, con un amor que sacia sin saciar. Es también la fiesta de todos os que estamos llamados a unirnos a los que forman la Iglesia triunfante: nos anima a desear esa felicidad eterna, que solo en Dios podemos encontrar.
Daniel
דָּנִיּאֵל
Даниил.jpg
DanielMiguel ÁngelCapilla Sixtina (1511-1512)
Santo y profeta
Nace
siglo VII a.C.
probablemente Jerusalén
Fallece
siglo VI a.C.
Babilonia

Todas las iglesias que
reconocen el culto a los santos.
Islam

Principal Santuario
BabiloniaKirkukMuqdadiyah,
Susa,Malamir o Samarcanda
Fiesta
21 de julio
Vivimos en esperanza, somos varones de deseos (como el profeta Daniel), de que Dios saciará todo el afán de felicidad que anida en nuestro corazón, como decía San Agustín:
  • “nos has hecho, Señor, para Ti, y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en Ti”. 
San Pablo dice que nadie puede imaginar las maravillas que Dios nos tiene reservadas.
San Pablo
El Greco - St. Paul.jpg
San Pablo, representado artísticamente
por El GrecoMuseo de Arte de San Luis (Estados Unidos).
Apóstol de los gentiles y mártir

Nombre
Saulo de Tarso

Nace
ca. 5 a 10
Vexilloid of the Roman Empire.svg TarsoImperio romano



ca. 67 (tradicional)
ca. 58 (historiografía moderna)
Fallece
Vexilloid of the Roman Empire.svg RomaImperio romano

Iglesia católicaIglesia ortodoxa,Comunión AnglicanaIglesias protestantes en general

Principal Santuario
Basílica de San Pablo Extramuros,Roma

Festividad
29 de junio (martirio junto a Pedro)
25 de enero (conversión de Pablo)
10 de febrero (naufragio en la isla de Malta)
18 de noviembre
(dedicación de la Basílica de San Pablo Extramuros)

Atributos
Espadacarta o libro

Patronazgo
RomaGreciaMalta,
Écijateólogosprensa católica
Saciarán sin saciar, y este pensamiento de plenitud nos ha de ayudar a llevar la cruz de cada día sin caer en conformarnos con premios de consolación, con pequeñas compensaciones efímeras, que a la hora de la verdad son engaños, cartones repintados que defraudan las ansias de cosas grandes de nuestro corazón.
San Juan Apóstol, que en sus años mozos siguió al Señor, nos dice ya en su madurez que vale la pena:
  • “El que existía desde el principio, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que contemplaron y palparon nuestras manos... lo que hemos visto y oído, os lo anunciamos también a vosotros para que también vosotros estéis en comunión con nosotros. Nosotros estamos en comunión con el Padre y con su hijo Jesucristo. Esto os lo escribimos para que vuestra alegría sea completa” (1 Juan, 1). 
Juan el Apóstol
El Greco 034.jpg
«San Juan el Evangelista», por El Greco1600
Museo del Prado(Madrid).
Apóstol y Evangelista

Nombre
Juan, hijo de Zebedeo.

Nacimiento
aproximadamente en 6 DC,
en Betsaida en Galilea.

Fallecimiento
aproximadamente en 101 DC,
hacia el tercer año de gobierno del emperadorTrajano,
en Éfeso.

Venerado en
Iglesia católicaIglesia ortodoxa,Comunión anglicanaIglesia copta,Iglesia luterana e Iglesias evangélicas en general,
Iglesia apostólica armenia. Tanto en la Iglesia de Occidente como en la de Oriente se celebra a «Juan, Apóstol y Evangelista».

Principal Santuario
su culto se originó probablemente en Éfeso, donde Justiniano edificó una basílica
en su memoria. Hoy, la basílica principal a la memoria
conjunta de los santos Juan el Bautista y Juan el Evangelista, es la Archibasílica de San Juan 
de Letránen Roma, dedicada a «Nuestro Salvador».
Hay además numerosas basílicas
e iglesias dedicadas a San Juan, particularmente en España e Italia.
Festividad


Atributos
libroáguila (símbolo de la altura
espiritual que residía en Juan, apóstol y evangelista), cáliz. En el simbolismo medieval, se consideró laesmeralda -piedra preciosa- como atributo de Juan el Apóstol.
Patronazgo

editoresencuadernadoreslibreros,teólogos y escritores. También se le adjudica el patronazgo sobre laamistad. Es patrono de Asia Menor, en la actual Bandera de Turquía Turquía. En Flag of Italy.svgItalia, es patrono de Sansepolcro o Borgo del Santo Sepolcro, Montelupo Fiorentino, Ponsacco y Teverola(todas ellas, localidades de la región de Flag of Tuscany.svg Toscana); Motta San Giovanni(en la región de Flag of Calabria.svg Calabria); Galbiate (en la región de Flag of Lombardy.svgLombardía). En el norte de Flag of Hungary.svgHungría, es patrono de la Arquidiócesis de Eger. En Flag of Germany.svgAlemania, es patrono de Sundern, apareciendo su imagen en el escudo Stadtwappen Sundern (Sauerland).svg. En los Flag of the Netherlands.svg Países Bajos, es patrono de Morra, en Frisian flag.svg Frisia. En Flag of the United States.svg Estados Unidos, en calidad de «Evangelista», es patrono de diferentes diócesis católicas: la Arquidiócesis de Flag of Milwaukee, Wisconsin.svg Milwaukee(Wisconsin), y las diócesis de Flag of Cleveland, Ohio.svgCleveland (Ohio), de Boise (Flag of Idaho.svgIdaho), y de Taos (Flag of New Mexico.svg Nuevo México).
Estamos llamados a pertenecer a la familia de Cristo, desde toda la eternidad hemos sido pensados, amados, para este fin, y para ello hemos sido creados: predestinados como hijos queridísimos, por puro amor (como comienza diciendo la carta a los Efesios. Esta gratuidad de la llamada a la amistad con Dios está desarrollado en muchos otros lugares como 1Tes. 4,3).
  • "La meta que os propongo -mejor, la que nos señala Dios a todos- no es un espejismo o un ideal inalcanzable: podría relataros tantos ejemplos concretos de mujeres y hombres de la calle, como vosotros y como yo, que ha encontrado a Jesús que pasa ‘quasi in occulto’ por las encrucijadas aparentemente más vulgares, y se han decidido a seguirle, abrazados con amor a la cruz de cada día. En esta época de desmoronamiento general, de cesiones y desánimos, o de libertinaje y de anarquía, me parece todavía más actual aquella sencilla y profunda convicción...: estas crisis mundiales son crisis de santos” (San J. Escrivá).

San Josemaría Escrivá de Balaguer

Para ello tenemos los medios de siempre, que hay que adaptar a las circunstancias de cada vida: oración y sacramentos, que son medios y no fines, el fin es al que se va avanzando como el que va hacia una luz, paso a paso: con la gracia de Dios, y la lucha alegre, vamos hacia Jesús, a corresponder a su amor con nuestra correspondencia que se manifiesta en la sensibilidad para hacer la voluntad de Dios. Con estos medios tenemos experiencia de Dios, como la tuvo Moisés en el Monte Sinaí ante la zarza ardiendo sin consumirse, cuando se le manifestó el Señor diciéndole: “descálzate porque este lugar es santo”, y cuando bajó del monte, cuando su faz reflejaba la luz divina.
Moisés
מֹשֶׁה
موسىٰ
039.Moses Comes Down from Mount Sinai.jpg
Moisés desciende con la Ley del monte Sinaí.
Grabado de Gustave Doré, 1866.
santo y profeta
Nacimiento
Siglo XIV a.E.C.1
Gosén.2
Padres
Amram y Iojebed
Fallecimiento
Siglo XIII a.E.C.3
Monte Nebo
Venerado en
judaísmocristianismoislam
bahaísmo
Festividad
4 de septiembre
Es también la experiencia de San Pablo camino de Damasco: ciego ante la luz, para penetrar en la luz interior. Eso es la santidad: sentir a Dios en nosotros, sentirse mirados por Dios que tira de nosotros con suavidad y fuerza hacia arriba, si le tomamos la mano que nos ofrece para que allá donde está Él también vayamos nosotros. Esa determinación de seguir a Cristo se va desplegando en una serie de virtudes que al procurar vivir con alegría y constancia, se va haciendo heroísmo.
Ha dicho Jesús: “Una sola cosa es necesaria” (Lc 10,42): la santidad personal. Este es el secreto de la alegría, la buena nueva para el mundo, la siembra de paz que necesita la sociedad. La gran solución para todo, es la santidad: ese encuentro personal con Dios, que ponemos –ante el ofrecimiento de su gracia- buena voluntad, es decir correspondencia: lucha, esfuerzo personal por ser mejores y hacer el bien, pues la fe, si no va unida a las obras, está muerta.
En esta vocación que es la vida, escucha y correspondencia, diálogo abierto del hombre con Dios, parece que lo más importante es lo que hacemos nosotros sin embargo luego vemos que en realidad lo fundamental es lo que hace Dios, de ahí la vida como “dejar hacer” a Dios, como ofrenda agradecida, de acción de gracias. Decía P. Urbano que
Padre Urbano
  • “un santo es un avaricioso que va llenándose de Dios, a fuerza de vaciarse de sí... un débil que se amuralla en Dios y en Él construye su fortaleza… un hombre que todo lo toma de Dios: un ladrón que le roba a Dios hasta el Amor con que poder amarle... El quid de la santidad es una cuestión de confianza: lo que el hombre esté dispuesto a dejar que Dios haga en él. No es tanto el ‘yo hago’, como el ‘hágase en mí’... El santo ni ama, ni cree, ni espera a solas: él siempre cuenta con el Otro. Por eso el santo confía... uno de esos que se fía de Dios. Pero hay que decir que, antes, Dios se ha fiado de él”. 
Y la meta es inabarcable, siempre en construcción: “¿La cima? Para un alma entregada, todo se convierte en cima que alcanzar: cada día descubre nuevas metas, porque ni sabe ni quiere poner límites al Amor de Dios”.
VATICANO, 01 Nov. 12 / 11:45 am (ACI/EWTN Noticias).
Al presidir este mediodía (hora local) el rezo del Ángelus en la Solemnidad de Todos los Santos, el Papa Benedicto XVI dijo que en ellos se puede ver la victoria del amor sobre el egoísmo y la muerte.
Benedicto XVI
Papa de la Iglesia católica
19 de abril de 2005-28 de febrero de 2013
Benedykt XVI (2010-10-17) 2.jpg
29 de junio de 1951
por Michael von Faulhaber
Consagración episcopal
28 de mayo de 1977
por Josef Stangl
Proclamación cardenalicia
27 de junio de 1977
por Pablo VI
Secretario
Georg Gänswein
Alfred Xuereb
Predecesor
San Juan Pablo II
Sucesor
Francisco
Cardenales creados
Véase categoría
Información personal
Nombre secular
Joseph Aloisius Ratzinger
Títulos
Papa emérito
Romano Pontífice emérito
Obispo emérito de Roma
Nacimiento
Bandera de Alemania MarktlBavieraRepública de Weimar
16 de abril de 1927 (87 años)
Padres
Joseph Ratzinger y Maria Rieger

Firma
Firma de Benedicto XVI
Cooperatores veritatis
Ficha en catholic-hierarchy.org
Ante miles de fieles reunidos en la Plaza de San Pedro, Benedicto XVI resaltó que 
  • "en la fiesta de hoy pregustamos la belleza de esta vida de total apertura a la mirada de amor de Dios y de los hermanos, en la que estamos seguros de alcanzar a Dios en el otro y el otro en Dios".
  • "Con esta fe llena de esperanza veneramos a todos los santos, y nos preparamos a conmemorar mañana a los fieles difuntos. En los santos vemos la victoria del amor sobre el egoísmo y sobre la muerte: vemos que seguir a Cristo lleva a la vida, a la vida eterna, y da sentido al presente, a cada instante que pasa, porque lo llena de amor, de esperanza".
El Santo Padre dijo que esta Solemnidad de Todos los Santos 
  • "nos hace reflexionar sobre el doble horizonte de la humanidad, que expresamos simbólicamente con las palabras ‘tierra’ y ‘cielo’: la tierra representa el camino histórico, el cielo la eternidad, la plenitud de la vida en Dios".
El Pontífice señaló que esta fiesta nos hace pensar en la Iglesia en su doble dimensión: "la Iglesia en camino en el tiempo es aquella que celebra la fiesta sin fin, la Jerusalén celestial". "Estas dos dimensiones están unidas por la realidad de la ‘comunión de los santos’: una realidad que comienza aquí sobre la tierra y alcanza su cumplimiento en el Cielo", añadió.
"En el mundo terrenal, la Iglesia es el inicio de este misterio de comunión que une la humanidad, un misterio totalmente centrado sobre Jesucristo: es Él quien ha introducido en el género humano esta dinámica nueva, un movimiento que lo conduce hacia Dios y al mismo tiempo hacia la unidad, hacia la paz en sentido profundo".
El Papa recordó que "Jesucristo murió para congregar en la unidad a los hijos de Dios que estaban dispersos", y ésta su obra continua en la Iglesia que es inseparablemente ‘una’, ‘santa’ y ‘católica’. Ser cristianos, formar parte de la Iglesia significa abrirse a esta comunión, como una semilla que se abre en la tierra, muriendo, y germina hacia lo alto, hacia el cielo".
Benedicto XVI precisó también que 
  • "Los santos –aquellos que la Iglesia proclama como tales, pero también todos los santos y las santas que sólo Dios conoce, y que también hoy celebramos– vivieron intensamente esta dinámica. En cada uno de ellos, de manera personal, se hizo presente Cristo, gracias a su Espíritu que obra mediante la Palabra y los Sacramentos".
Tríptico de los Siete Sacramentos, de Roger van der Weyden.
"De hecho, el estar unidos a Cristo, en la Iglesia, no anula la personalidad, sino la abre, la transforma con la fuerza del amor, y le confiere, ya aquí sobre la tierra, una dimensión eterna", subrayó el Papa.
Ciudad del Vaticano
LA DEVOCIÓN A LOS DIFUNTOS EN EL CRISTIANISMO PRIMITIVO
Mes de noviembre
"Estos que visten estolas blancas, ¿quiénes son y de dónde han venido…? Éstos son los que vienen de la gran tribulación y han lavado sus estolas y las han blanqueado en la sangre del Cordero. Por eso están ante el trono de Dios, y le adoran día y noche en su templo."
(Apocalipsis 7,13-15)
HONOR Y RESPETO A LOS DIFUNTOS
La Iglesia Católica, ya desde la época de los primeros cristianos, siempre ha rodeado a los muertos de una atmósfera de respeto sagrado. Esto y las honras fúnebres que siempre les ha tributado permiten hablar de un cierto culto a los difuntos: culto no en el sentido teológico estricto, sino entendido como un amplio honor y respeto sagrados hacia los difuntos por parte de quienes tienen fe en la resurrección de la carne y en la vida futura.
El cristianismo en sus primeros siglos no rechazó el culto para con los difuntos de las antiguas civilizaciones, sino que lo consolidó, previa purificación, dándole su verdadero sentido trascendente, a la luz del conocimiento de la inmortalidad del alma y del dogma de la resurrección; puesto que el cuerpo —que durante la vida es “templo del Espíritu Santo” y “miembro de Cristo” (1 Cor 6,15-9) y cuyo destino definitivo es la transformación espiritual en la resurrección— siempre ha sido, a los ojos de los cristianos, tan digno de respeto y veneración como las cosas más santas.
ESTE RESPETO SE HA MANIFESTADO, EN PRIMER LUGAR, EN EL MODO MISMO DE ENTERRAR LOS CADÁVERES.
Vemos, en efecto, que a imitación de lo que hicieron con el Señor José de Arimatea, Nicodemo y las piadosas mujeres, los cadáveres eran con frecuencia lavados, ungidos, envueltos en vendas impregnadas en aromas, y así colocados cuidadosamente en el sepulcro.
En las actas del martirio de San Pancracio se dice que el santo mártir fue enterrado “después de ser ungido con perfumes y envuelto en riquísimos lienzos”; y el cuerpo de Santa Cecilia apareció en 1599, al ser abierta el arca de ciprés que lo encerraba, vestido con riquísimas ropas.
Pero no sólo esta esmerada preparación del cadáver es un signo de la piedad y culto profesados por los cristianos a los difuntos, también la sepultura materiales una expresión elocuente de estos mismos sentimientos. Esto se ve claro especialmente en la veneración que desde la época de los primeros cristianosse profesó hacia los sepulcros: se esparcían flores sobre ellos y se hacían libaciones de perfumes sobre las tumbas de los seres queridos.
LAS CATACUMBAS
En la primera mitad del siglo segundo, después de tener algunas concesiones y donaciones,los cristianos empezaron a enterrar a sus muertos bajo tierra. Y así comenzaron las catacumbas. Muchas de ellas se excavaron y se ampliaron alrededor de los sepulcros de familias cuyos propietarios, recién convertidos, no los reservaron sólo para los suyos, sino que los abrieron a sus hermanos en la fe.
Andando el tiempo, las áreas funerarias se ensancharon, a veces por iniciativa de la misma Iglesia. Es típico el caso de las catacumbas de San Calixto: la Iglesia asumió directamente su administración y organización, con carácter comunitario.
Con el edicto de Milán, promulgado por los emperadores Constantino y Licinio en febrero del año 313, los cristianos dejaron de sufrir persecución.
Podían profesar su fe libremente, construir lugares de culto e iglesiasdentro y fuera de las murallas de la ciudad y comprar lotes de tierra sin peligro de que se les confiscasen.
Sin embargo, las catacumbas siguieron funcionando como cementerios regulares hasta el principio del siglo V, cuando la Iglesia volvió a enterrar exclusivamente en la superficie y en las basílicas dedicadas a mártires importantes.
Pero la veneración de los fieles se centró de modo particular en las tumbas de los mártires; en realidad fue en torno a ellas donde nació el culto a los santos. Sin embargo, este culto especialísimo a los mártires no suprimió la veneración profesada a los muertos en general. Más bien podría decirse que, de alguna manera, quedó realzada.
En efecto: en la mente de los primeros cristianos, el mártir, víctima de su fidelidad inquebrantable a Cristo, formaba parte de las filas de los amigos de Dios, de cuya visión beatifica gozaba desde el momento mismo de su muerte: ¿qué mejores protectores que estos amigos de Dios?
Los fieles así lo entendieron y tuvieron siempre como un altísimo honor el reposar después de su muerte cerca del cuerpo de algunos de estos mártires, hecho que recibió el nombre de sepultura ad sanctos.
Por su parte, los vivos estaban también convencidos de que ningún homenaje hacia sus difuntos podía equipararse al de enterrarlos al abrigo de la protección de los mártires.
Consideraban que con ello quedaba asegurada no sólo la inviolabilidad del sepulcro y la garantía del reposo del difunto, sino también una mayor y más eficaz intercesión y ayuda del santo.
Así fue como las basílicas e iglesias, en general, llegaron a constituirse en verdaderos cementerios, lo que pronto obligó a las autoridades eclesiásticas a poner un límite a las sepulturas en las mismas.
FUNERALES Y SEPULTURA
Pero esto en nada afectó al sentimiento de profundo respeto y veneración que la Iglesia profesaba y siguió profesando a sus hijos difuntos.
De ahí que a pesar de las prohibiciones a que se vio obligada para evitar abusos, permaneció firme en su voluntad de honrarlos.
Y así se estableció que, antes de ser enterrado, el cadáver fuese llevado a la Iglesia y, colocado delante del altar, fuese celebrada la Santa Misa en sufragiosuyo.
Esta práctica, ya casi común hacia finales del s. IV y de la que San Agustínnos da un testimonio claro al relatar los funerales de su madre Santa Mónica en sus Confesiones, se ha mantenido hasta nuestros días.
San Agustín también explicaba a los cristianos de sus días cómo los honores externos no reportarían ningún beneficio ni honra a los muertos si no iban acompañados de los honores espirituales de la oración: “Sin estas oraciones, inspiradas en la fe y la piedad hacia los difuntos, creo que de nada serviría a sus almas el que sus cuerpos privados de vida fuesen depositados en un lugar santo. Siendo así, convenzámonos de que sólo podemos favorecer a los difuntos si ofrecemos por ellos el sacrificio del altar, de la plegaria o de la limosna” (De cura pro mortuis gerenda, 3 y 4).
Comprendiéndolo así, la Iglesia, que siempre tuvo la preocupación de dar digna sepultura a los cadáveres de sus hijos, brindó para honrarlos lo mejor de sus depósitos espirituales. Depositaria de los méritos redentores de Cristo, quiso aplicárselos a sus difuntos, tomando por práctica ofrecer en determinados días sobre sus tumbas lo que tan hermosamente llamó San Agustín sacrificium pretii nostri, el sacrifico de nuestro rescate.
Ya en tiempos de San Ignacio de Antioquia y de San Policarpo se habla de esto como de algo fundado en la tradición. Pero también aquí el uso degeneró en abuso, y la autoridad eclesiástica hubo de intervenir para atajarlo y reducirlo. Así se determinó que la Misa sólo se celebrase sobre los sepulcros de los mártires.
LOS DIFUNTOS EN LA LITURGIA
Por otra parte, ya desde el s. III es cosa común a todas las liturgias la memoria de los difuntos.
Es decir, que además de algunas Misas especiales que se ofrecían por ellos junto a las tumbas, en todas las demás sinaxis eucarísticas se hacía, como se sigue haciendo todavía, memoria —memento— de los difuntos.
Este mismo espíritu de afecto y ternura alienta a todas las oraciones y ceremonias del maravilloso rito de las exequias.
La Iglesia hoy en día recuerda de manera especial a sus hijos difuntos durante el mes de noviembre, en el que destacan la “Conmemoración de todos los Fieles Difuntos”, el día 2 de noviembre, especialmente dedicada a su recuerdo y el sufragio por sus almas; y la “Festividad de todos los Santos”, el día 1 de ese mes, en que se celebra la llegada al cielo de todos aquellos santos que, sin haber adquirido fama por su santidad en esta vida, alcanzaron el premio eterno, entre los que se encuentran la inmensa mayoría de los primeros cristianos.
Fuente:
http://www.aciprensa.com/noticias/solemnidad-de-todos-los-santos-en-ellos-vemos-la-victoria-del-amor-dice-el-papa-92623/#.UJRTFcXMiM6
Autor: Llucià Pou Sabaté | Fuente: Catholic.net
Autor: Tere Fernández | Fuente: Catholic.net
http://www.primeroscristianos.com/index.php/noticias/item/1426-fiesta-de-todos-los-santos-1-de-noviembre
http://www.primeroscristianos.com/index.php/blogs/remedios-falaguera/item/3055-el-cielo-y-la-tierra-estan-de-fiesta
http://www.primeroscristianos.com/index.php/temas/item/2581-la-devocion-a-los-difuntos-en-el-cristianismo-primitivo

No hay comentarios.:

Publicar un comentario