AQUÍ ENCONTRARÁS, ARTÍCULOS FOTOS Y VÍDEOS SOBRE LA FE CATÓLICA APOSTÓLICA Y ROMANA, DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA, COMENTARIOS DE ENCÍCLICAS, PENSAMIENTOS Y TEXTOS DE SANTOS DIGNIDAD HUMANA, DERECHOS HUMANOS, HISTORIA, EDUCACIÓN VIDEOS MUSICALES CLÁSICOS Y DE TODAS LAS ÉPOCAS.

"Soy un hombre de armas, un guerrero, scout. Paradójicamente, al único de mi especie que admiro, empuñó solamente la palabra, su técnica fue la humildad, su táctica la paciencia y la estrategia que le dio su mayor victoria fue dejarse clavar en una cruz por aquellos que amaba".

“Espíritu Santo, inspírame lo que debo pensar, lo que debo decir, lo que debo callar, lo que debo escribir, lo que debo hacer, como debo obrar, para el bien de los hombres, de la iglesia y el triunfo de Jesucristo”.

Desde La Trinchera Del Buen Combate en Argentina. Un Abrazo en Dios y La Patria.

4 de julio de 2017

AVE FÉNIX. Símbolo Cristiano. ESPERANZA y RESURRECCIÓN.

AVE FÉNIX. Símbolo Cristiano. ESPERANZA y RESURRECCIÓN
El fénix (griego antiguo: φοῖνιξ1 2 , romanización: phoînix, pronunciación: pʰó͜ɪ̀nikʰs (clásica), pʰˈyːnikʰs (koiné), ɸˈyniks (bizantina)) correspondiente al Bennu egipcio, es un ave mitológica. Se trataba de un ave fabulosa que se consumía por acción del fuego cada 500 años, para luego resurgir de sus cenizas. Según algunos mitos, vivía en una región que comprendía la zona del Oriente Medio y la India, llegando hasta Egipto, en el norte de África. Muy presente en la poesía árabe (En árabe: العَنْقَاء Al- Anka).
El Fénix en un manuscrito del siglo XV de Bartholomeus Anglicus: Le livre des propriétés des choses.
MITOLOGÍA
El mito del ave Fénix, alimentó varias doctrinas y concepciones religiosas de supervivencia en el Más allá, pues el Fénix muere para renacer con toda su gloria. Según el mito, poseía varios dones extraños, como la virtud de que sus lágrimas fueran curativas, una fuerza sobrenatural , control sobre el fuego y gran resistencia física. En el Antiguo Egipto se le denominaba Bennu y fue asociado a las crecidas del Nilo, a la resurrección, y al Sol. El Fénix ha sido un símbolo del cuerpo físico y espiritual, del poder del fuego, de la purificación, y la inmortalidad. 
Miniatura del ave Fénix, en el Bestiario de Aberdeen
Para Heródoto, Plinio el Viejo y Epifanio de Salamina, esta sagrada ave viajaba a Egipto cada quinientos años, y aparecía en la ciudad de Heliópolis, llevando sobre sus hombros el cadáver de su padre, a donde este iba a morir, para depositarlo en la puerta del templo del Sol.
Probablemente la leyenda del Fénix pasó de la tradición egipcia a la grecorromana a través del historiador Heródoto (484-425 a. C.), quien cuenta en sus historias que viajó a Egipto y también conoció a los sacerdotes egipcios de Heliópolis.
Heródoto
AGMA Hérodote.jpg
Busto de Heródoto
Información personal
Nombre de nacimientoHeródoto de Halicarnaso (Ἡρόδοτος Ἁλικαρνᾱσσεύς)
Nombre en griego antiguoἩρόδοτος Ἁλικαρνᾱσσεύς Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimientoc. 484 a. C.
HalicarnasoCariaAnatolia
Fallecimientoc. 425 a. C. (59 años)
TuriosCalabria o PellaMacedonia
Información profesional
OcupaciónHistoriador y geógrafo
Obras notablesHistorias
Otra ave sagrada hay allí que sólo he visto en pintura, cuyo nombre es el de fénix. Raras son, en efecto, las veces que se deja ver, y tan de tarde en tarde, que según los de Heliópolis sólo viene al Egipto cada quinientos años a saber cuándo fallece su padre. Si en su tamaño y conformación es tal como la describen, su mote y figura son muy parecidas a las del águila, y sus plumas en parte doradas, en parte de color de carmesí. Tales son los prodigios que de ella nos cuentan, que aunque para mi poco dignos de fe, no omitiré el referirlos.Para trasladar el cadáver de su padre desde la Arabia al templo del Sol, se vale de la siguiente maniobra: forma ante todo un huevo sólido de mirra, tan grande cuanto sus fuerzas alcancen para llevarlo, probando su peso después de formado para experimentar si es con ellas compatible; va después vaciándolo hasta abrir un hueco donde pueda encerrar el cadáver de su padre; el cual ajusta con otra porción de mirra y atesta de ella la concavidad, hasta que el peso del huevo preñado con el cadáver iguale al que cuando sólido tenía; cierra después la abertura, carga con su huevo, y lo lleva al templo del Sol en Egipto. He aquí, sea lo que fuere, lo que de aquel pájaro refieren.Heródoto.3
En adelante, el mito aparece en obras de autores clásicos diversos: el naturalista Plinio el Viejo (Naturalis Historia, Libro X, Cap. II4 ), el escritor Luciano, el retórico Séneca, y los poetas Ovidio y Claudio Claudiano, o los cristianos Pablo de Tarso, el Papa Clemente de Roma, Epifanio o San Ambrosio.
El ave Fénix en Las Crónicas de Nuremberg
SEGÚN LA LEYENDA CRISTIANA
E ave Fénix vivía en el Jardín del Paraíso, y anidaba en un rosal. Cuando Adán y Eva fueron expulsados, de la espada del ángel que los desterró surgió una chispa que prendió el nido del Fénix, haciendo que ardieran éste y su inquilino. Por ser la única bestia que se había negado a probar la fruta del paraíso, se le concedieron varios dones, como el poder del fuego y la luz, siendo el más destacado la inmortalidad a través de la capacidad de renacer de sus cenizas.
Cuando le llegaba la hora de morir, hacía un nido de especias y hierbas aromáticas, ponía un único huevo, que empollaba durante tres días, y al tercer día ardía. El Fénix se quemaba por completo y, al reducirse a cenizas, resurgía del huevo la misma ave Fénix, siempre única y eterna. Esto ocurría cada quinientos años.
Estatua de la Unión y el Fénix en Santa Cruz de Tenerife (España)
HAY UN AVE, LLAMADA FÉNIX
Esta es la única de su especie, vive quinientos años; y cuando ha alcanzado la hora de su disolución y ha de morir, se hace un ataúd de incienso y mirra y otras especias, en el cual entra en la plenitud de su tiempo, y muere. Pero cuando la carne se descompone, es engendrada cierta larva, que se nutre de la humedad de la criatura muerta y le salen alas. Entonces, cuando ha crecido bastante, esta larva toma consigo el ataúd en que se hallan los huesos de su progenitor, y los lleva desde el país de Arabia al de Egipto, a un lugar llamado la Ciudad del Sol; y en pleno día, y a la vista de todos, volando hasta el altar del Sol, los deposita allí; y una vez hecho esto, emprende el regreso. Entonces los sacerdotes examinan los registros de los tiempos, y encuentran que ha venido cuando se han cumplido los quinientos años. Clemente de Roma. Epístola a los Corintios (XXV).5
El ave Fénix
Para San Ambrosio, el ave Fénix muere consumida por el Sol, convertida en cenizas de las que renace, después de arder su cuerpo, como un pequeño animal sin miembros, un gusano muy blanco que crece y se aloja dentro de un huevo redondo, como si fuera una oruga que se vuelve mariposa, hasta que dejando de ser implume se transforma en un águila celeste que surca el firmamento estrellado.
Durante el reinado del emperador Claudio, un supuesto Fénix fue capturado en Egipto y trasladado a Roma, donde éste mandó exponerlo. Nadie se lo tomó en serio.6
Claudio Claudiano (siglo IV), considerado el último de los grandes poetas romanos, comentaba:
El Fénix es un ave igual a los dioses celestes, que compite con las estrellas en su forma de vida y en la duración de su existencia, y vence el curso del tiempo con el renacer de sus miembros. No calma su hambre comiendo ni apaga su sed con fuente alguna. Claudio Claudiano
En la mitología china, el Fenghuang, aunque no tiene similitudes con el Fénix, ha sido denominado el «Fénix chino» por algunos occidentales, siendo una criatura con cuello de serpiente, el cuerpo de un pez y la parte trasera de tortuga. Simboliza la unión del yin y el yang.
Notas


AVE FÉNIX. Símbolo Cristiano. ESPERANZA y RESURRECCIÓN
AVE FENIX. Símbolo Cristiano. ESPERANZA y RESURRECCIÓN.
Por: P. Sergio Córdova LC | Fuente: Catholic.net 
Mateo 24, 37-44
37 Cuando venga el Hijo del hombre, sucederá como en tiempos de Noé.
38 En los días que precedieron al diluvio, la gente comía, bebía y se casaba, hasta que Noé entró en el arca;
39 y no sospechaban nada, hasta que llegó el diluvio y los arrastró a todos. Lo mismo sucederá cuando venga el Hijo del hombre.
40 De dos hombres que estén en el campo, uno será llevado y el otro dejado.
41 De dos mujeres que estén moliendo, una será llevada y la otra dejada.
42 Estén prevenidos, porque ustedes no saben qué día vendrá su Señor.
43 Entiéndanlo bien: si el dueño de casa supiera a qué hora de la noche va a llegar el ladrón, velaría y no dejaría perforar las paredes de su casa.
44 Ustedes también estén preparados, porque el Hijo del hombre vendrá a la hora menos pensada.
Ave Fénix
REFLEXIÓN - COMO EL AVE FENIX
Entre las múltiples leyendas de la mitología griega, nos ha sido transmitida la del ave Fénix. Después de haber sido sacrificada, esta águila real, por una especial concesión de los dioses, fue capaz de rehacerse desde sus propias cenizas y recibir el don de la inmortalidad. Desde entonces, esta ave Fénix es símbolo de esperanza y de resurrección a una vida nueva, a pesar de los fracasos más rotundos de la existencia humana.
Ave Fénix
Es curioso que los griegos hayan imaginado también esta leyenda, ya que su concepción de la vida era, más bien, un tanto trágica y pesimista. Sin embargo, gracias al cielo, nunca han faltado espíritus positivos en todas las culturas, ya que en el corazón del hombre anida un anhelo infinito de eternidad, y le es imposible vivir sin esperanza. Se asfixiaría.
Ave Fénix
Hace ya tiempo escuché en la predicación de un santo sacerdote esta sentencia:
A medida que avanzamos por la vida, tenemos mayor necesidad de vivir con más esperanza. 
He de confesar que esas palabras me impresionaron, aunque tal vez no tenía por entonces muchas experiencias personales que ratificaran esa afirmación. A la vuelta de varios años –aunque todavía soy joven— me he dado cuenta de esta profunda verdad.
Ave Fénix
No hay ninguna persona en este mundo sin sufrimiento. Pero cuando uno, como sacerdote, puede acercarse al mundo de las almas y penetrar en el fondo de su corazón, se da cuenta de la inmensidad de los sufrimientos físicos, morales y espirituales que afligen hoy a tantos seres humanos. Y creo que nadie como el sacerdote está mejor dotado para comprender y compartir esos sufrimientos. Porque el sacerdote no es sólo una persona con un gran sentido de humanidad; Dios ha querido colocarlo como un puente entre Él y los hombres para llevarlos a Él. Por eso, es capaz de amar de un modo puro, generoso y desinteresado a sus semejantes, de sentir una profunda simpatía por ellos, de compadecerse de sus dolores, y tratar de tenderles una mano y ayudarles en sus necesidades espirituales. Yo no sé si ésta será la experiencia de todos. Yo hablo por mí mismo y de mi propia experiencia.
Ave Fénix
Hoy iniciamos el período del adviento. Y el adviento es, ante todo, un tiempo de espera y de esperanza. No es la misma cosa, aunque exista entre ellos un gran parentesco. Se puede esperar algo o a alguien, y no necesariamente tener la virtud de la esperanza cristiana. Ésta nace de una fe en Dios muy intensa, profunda y verdadera, que nos lleva a confiar ciegamente en su gracia, en su poder, y a esperar con certeza plena en el cumplimiento de todas sus promesas.
Ave Fénix
CUALES PROMESAS
Las que nos ha revelado en la Sagrada Escritura y a través de nuestra santa madre, la Iglesia. Es decir, aquellas verdades que confesamos en nuestra fe y que se hallan contenidas en el credo. Pero, además, todo aquello que nuestro Señor Jesucristo nos prometió en el santo Evangelio y en lo que Dios nos transmitió por boca de sus profetas.
Entre ellos, Isaías es el gran cantor de la esperanza, el profeta de la esperanza mesiánica por antonomasia. Y, aunque Isaías profetizó varios siglos antes de la llegada del Mesías, sus promesas son siempre actuales y perennes, pues llevan el sello de la eternidad de Dios. 
Ave Fénix
Hoy la Iglesia nos ofrece estas maravillosas palabras:
“En días futuros, el monte de la casa del Señor será elevado en la cima de los montes, encumbrado sobre las montañas y hacia él confluirán todas las naciones. Acudirán pueblos numerosos, que dirán:
‘Venid, subamos al monte del Señor, a la casa del Dios de Jacob, para que Él nos instruya en sus caminos y podamos marchar por sus sendas. Porque de Sión saldrá la ley; de Jerusalén, la palabra del Señor’...
Él será el árbitro de las naciones y el juez de pueblos numerosos. De las espadas forjarán arados y de las lanzas, podaderas; ya no alzará la espada pueblo contra pueblo, ya no se adiestrarán para la guerra. ¡Venid, marchemos, caminemos a la luz del Señor!”.
Ave Fénix
Son palabras que se refieren a la llegada del Mesías. Pero, al mismo tiempo, promesas que están siempre en espera de un cumplimiento definitivo. Con el nacimiento de Jesús en Belén, Dios cumplió su promesa. Pero aún no hemos llegado a esa bendita edad de oro anunciada por el profeta. Es la paz que anhela profundamente nuestro corazón y por la que suspira todo nuestro ser. Es la paz que poseeremos plenamente en la vida futura, en donde
“ya no habrá hambre, ni sed, ni caerá sobre ellos el sol ni calor alguno porque el Cordero, que está en medio del trono, los apacentará y los guiará hasta las fuentes de las aguas de la vida, y Dios enjugará toda lágrima de sus ojos” (Ap 7, 16-17). 
A esa paz llegaremos al final de los tiempos, cuando Dios
cree unos cielos nuevos y una tierra nueva, y ya no se recuerde lo pasado...
”. Entonces nos gozaremos en “un gozo y alegría eternas” ante lo que Dios va a crear para nosotros (Is 65, 17ss).
Pero, para llegar a esa paz y a esa dicha bienaventurada, tenemos que preparar ya desde ahora nuestro corazón y tratar de vivir con el corazón en el cielo. Y con los pies sobre la tierra. Nuestro Redentor está para llegar esta Navidad, y necesitamos preparar nuestra alma para su próxima venida. 
Ave Fénix
Hemos de disponer nuestros corazones con la oración y la vigilancia –como nos recomienda hoy el Señor en el Evangelio— para poder vivir dignamente, en estado de gracia y en amistad con Él. Fue éste mismo el consejo que nos dejó antes de su Pasión:

  • “Vigilad y orad para que no caigáis en tentación, pues el espíritu está pronto, pero la carne es flaca” (Mt 26, 41). 
Si vivimos así, nuestra esperanza no será un idealismo utópico, sino una actitud existencial realista y un comportamiento cristiano personal y exigente. Así podremos prepararnos dignamente para la doble venida del Señor: en el tiempo y en la eternidad. 
Y ENTONCES SEREMOS MUCHO MÁS QUE UN AVE FÉNIX. SEREMOS COMO ÁNGELES Y GOZAREMOS DE LA COMPAÑÍA DE DIOS, DICHOSOS Y FELICES POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS.
Ave Fénix
EL AVE FENIX : Símbolo de Resurrección
Es un ave mitológica del cual se dice que vivía en los desiertos de Arabia, Libia y Etiopía. Su nombre proviene del griego «Phoenix» que significa rojo. Se le consideró un animal fabuloso, una especie de semidiós. Con un aspecto parecido al de una garza, del tamaño de un águila, tenía 2 largas plumas a modo de cresta. Para los egipcios era como el símbolo de la inmortalidad y dios protector de los muertos, debido a que tenia una estrecha relación con el renacimiento, decían que tenia un color rojo y plumas de oro, y en su honor le dedicaron un templo en Heliópolis que fue la ciudad sagrada del Fénix, donde volvía cada 500 años para morir y renacer de sus cenizas ya que este es su principal papel, renacer y crearse a si mismo. 
Ave Fénix
Cuando al ave Fénix le llega la hora de su fin, construye un nido de sándalo y otras maderas y hierbas resinosas y perfumadas, en lo alto de una montaña. Posado sobre él nido, abriendo sus esplendorosas alas, la luz del sol consume ave y nido, mientras el Fénix canta su mas bella canción y todo queda convertido en perfumadas cenizas. Pero entre los restos del incendio aparece un huevo, que el calor del sol se encarga en empollar; y aquí que nuevamente nace el ave Fénix, brillante como la luz del sol y alimentado por ella. Entonces durante sus años de vida, el nuevo Fénix cuida el mundo y a sus criaturas. Se creía que los Fénix que representaban el fuego ayudaban a los labradores que le pedían en épocas de frío que hiciera brillar el sol, para que así sus cosechas nacieran. 
Pintura al óleo egipcia S papiro Fénix ​​Humano Alma C Bird
Los griegos le dieron el nombre de Phoenicoperus, esto es alas rojas, apelativo que se extendió por toda la Europa romana y ha sido posteriormente adoptada para denominar al gran flamenco por todos los científicos del mundo. Para el pueblo griego consistía en un pájaro poseedor de alas perfumadas de deliciosos olores. En el reino medio se decía que era el guía del sol, y se le asocio con el planeta Venus, se representaba como una garza, que a veces lleva la corona blanca y dos plumas o la corona Atef o el disco solar. 
Ave Fénix
En la mitología del antiguo Egipto, el Ave Fénix (también llamado Benu) representaba el Sol, que muere por la noche y renace por la mañana. Durante la dominación romana, los primeros cristianos, influidos por los cultos helénicos,hicieron de esta singular criatura un símbolo viviente de la inmortalidad y de la resurrección.
Ave Fénix encontrada en las catacumbas cristianas
EL MITO DEL AVE FÉNIX EN EL CRISTIANISMO
Se dice que en el Edén originario, debajo del Árbol del Bien y del Mal, floreció un arbusto de rosas. Allí, junto a la primera rosa, nació un pájaro, de bello plumaje y un canto incomparable, y cuyos principios le convirtieron en el único ser que no quiso probar las frutas del Árbol. Cuando Adán y Eva fueron expulsados del Paraíso, cayó sobre el nido una chispa de la espada de fuego de un Querubín, y el pájaro ardió al instante.
Pero, de las propias llamas, surgió una nueva ave, el Fénix, con un plumaje inigualable, alas de color escarlata y cuerpo dorado. Algunas fábulas lo sitúan posteriormente en Arabia, donde habitaba cerca de un pozo de aguas frescas y se bañaba todos los días entonando una melodía tan bella, que hacía que el Dios Sol detuviera su carro para escucharle.
Ave Fénix
La inmortalidad, fue el premio a su fidelidad al precepto divino, junto a otras cualidades como el conocimiento, la capacidad curativa de sus lágrimas, o su increíble fuerza. A lo largo de sus múltiples vidas, su misión es transmitir el saber que atesora desde su origen al pie del Árbol del Bien y del Mal, y servir de inspiración en sus trabajos a los buscadores del conocimiento, tanto artistas como científicos.
Su cronología vital varía con la adaptación del mito. Así, cada 100, 500, 540 (y en algunas leyendas, incluso 1461 ó 12994 años), construye una pira funeraria en su propio nido, la rellena de inciensos y plantas aromáticas, y al tiempo que entona la más bella de todas sus canciones, se prende a sí mismo hasta extinguirse. No existe más que una única ave, cuya forma de reproducción, es, precisamente, el renacimiento, del que también es símbolo.
Ave Fénix
EL MITO DEL AVE FÉNIX SE EXTENDIÓ AMPLIAMENTE ENTRE LOS GRIEGOS, QUE LE DIERON EL NOMBRE DE PHOENICOPERUS (QUE SIGNIFICA ALAS ROJAS), APELATIVO QUE SE EXTENDIÓ POR TODA LA EUROPA ROMANA.
Los primeros cristianos, influidos por los cultos helénicos, hicieron de esta singular criatura un símbolo viviente de la inmortalidad y de la resurrección. En la mitología del antiguo Egipto, el Ave Fénix representaba al Sol, que muere por la noche y renace por la mañana. Otro símbolo vinculado al Ave Fénix es el de la esperanza, que representa un valor que nunca debe morir en el hombre.
Según Ovidio,
"Cuando el Fénix ve llegar su final, construye un nido especial con ramas de  roble y lo rellena con canela, nardos y mirra, en lo alto de una palmera. Allí se sitúa y, entonando la más sublime de sus melodías, expira. A los 3 días, de sus propias cenizas, surge un nuevo Fénix y, cuando es lo suficientemente fuerte, lleva el nido a Heliópolis, en Egipto, y lo deposita en el Templo del Sol ". 
Como el nuevo Fénix acumula todo el saber obtenido desde sus orígenes, un nuevo ciclo de inspiración comienza.
El Ave Fénix tiene sus representaciones en diferentes culturas, como la china (el Fêng-Huang), la japonesa (el Ho-oo), la rusa ( El Pájaro de Fuego , que inmortalizara musicalmente Stravinsky), la Egipcia (el Benu), la hindú (el Garuda), e incluso en los indios de norteamérica (el Yel), o los Aztecas, Mayas y Toltecas (el Quetzal). Fue citado por primera vez por Hesíodo en el siglo VIII A.C. y más tarde y con más detalle por el historiador Herodoto.
El Ave Fénix construía su nido con ramas de canela y otras especias aromáticas.
LOS SÍMBOLOS PALEOCRISTIANOS
El cristianismo desde sus inicios se ha erigido sobre unos cimientos que se han mantenido en su mayoría. Y dentro de esos cimientos, el lenguaje que utilizaban los cristianos era 'exclusivo' y sólo entendían los iniciados en el mismo. Símbolos y pinturas referentes a un libro sagrado, la Biblia, dónde se narra la historia de la humanidad y la vida de Jesús de Nazaret. Y hoy día, tal vez el más famoso. Un libro escrito durante mil años (900 a. C. - 100 d. C.) que se basaba en escritos que fueron unificados en un sólo libro, llamado Antiguo Testamento.
CATACUMBAS DE SAN SEBASTIAN
Tal vez alguno de mis lectores no sea cristiano, o no de la rama apostólica romana (la que nace en Roma), pero sin duda es un tema interesante del que con el tiempo iremos hablando, sobre sus temas y demás. Pero hoy nos vamos a centrar en los símbolos cristianos y la pintura que representa escenas bíblicas.
Catacumbas de San Calixto en Roma
A esta serie de iconos que representan un concepto se les llamará 'Iconografía', siendo esta bastante extensa. Sin seguir los cánones de la realidad, la iconografía y pintura cristiano se guiará por el misticismo y la simplificación, además de la corriente helénica que porta en su paso por oriente. Estamos ante un arte que se preocupa más por el contenido que por el realismo o detallismo.
Catacumbas de Santa Priscilla, Roma
DESARROLLADO EN LAS CATACUMBAS DE ROMA, ENCONTRAREMOS DOS TIPOS DE PINTURA; LA SIMBÓLICA Y LA QUE REPRESENTA LOS RITOS Y COSTUMBRES COLECTIVOS DE LOS PRIMEROS CRISTIANOS. EMPEZAREMOS VIENDO LOS SÍMBOLOS.
Crismón: Hace referencia a Cristo, donde contiene las letras griegas Alfa (Α) y Omega (Ω), la primera y última letra del nombre de Cristo en griego. También hace alusión a Cristo como el principio y el final de todo (primera y última letra).

Pez: Hace referencia al nombre de Jesús.

El Buen Pastor: Alusión a Jesús en uno de sus diálogos en la biblia, dónde él es el pastor y la oveja el alma salvada por él.

El Pavo Real: Es el símbolo de la inmortalidad del alma, ya que se pensaba que su carne era incorruptible.

El Orador: Representa el estado del alma feliz tras la muerte, es decir, la Paz Divina.

El Ancla: Significa la esperanza en la promesa de una vida futura, que se mantiene firme y segura como un ancla. También hace alusión a la cruz.

La Paloma con la rama de olivo: Que como todos sabemos significa paz y por tanto, la paz para el alma cristiana.

La Nave que navega hacia el Faro: La nave simboliza el viaje hacia la eternidad, y el faro es la luz (fe) que conduce hacia el mundo celestial.

La Paloma con una corona triunfal: Hace alusión al alma triunfante que ha alcanzado la vida eterna.

La Palma de la victoria: Hace referencia a los mártires que han vencido a través del derramamiento de sangre, y por eso se les concede, al igual que se hacía en Roma con los gladiadores y guerreros victoriosos.

El Ave Fénix: Como bien es sabido, el ave fénix resurgió de sus cenizas, por tanto, para los cristianos simbolizaba la resurrección.
Esta es la simbología que podremos encontrar a lo largo de este periodo, destacando el crismón, los peces y la paloma. Aunque no ausentes, algunos de estos signos no son tan comunes y tal vez no aparezcan en tanto proporción como los mencionados, ya que en las obras que más se conocen, suelen aparecer menos.

Fuente:
http://es.catholic.net/op/articulos/29696/cat/836/como-el-ave-fenix.html
http://porelamordelart.blogspot.com.ar/2013/11/los-simbolos-paleocristianos.html
https://es.wikipedia.org/wiki/F%C3%A9nix

No hay comentarios.:

Publicar un comentario