AQUÍ ENCONTRARÁS, ARTÍCULOS, FOTOS Y VÍDEOS SOBRE LA FE CATÓLICA APOSTÓLICA Y ROMANA, DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA, COMENTARIOS DE ENCÍCLICAS, PENSAMIENTOS Y TEXTOS DE SANTOS, DIGNIDAD HUMANA, DERECHOS HUMANOS, HISTORIA, EDUCACIÓN, VIDEOS MUSICALES CLÁSICOS Y DE TODAS LAS ÉPOCAS.

"Soy un hombre de armas, un soldado, scout. Paradójicamente, al único de mi especie que admiro, empuñó solamente la palabra, su técnica fue la humildad, su táctica la paciencia y la estrategia que le dio su mayor victoria fue dejarse clavar en una cruz por aquellos que amaba".

“Espíritu Santo, inspírame lo que debo pensar, lo que debo decir, lo que debo callar, lo que debo escribir, lo que debo hacer, como debo obrar, para el bien de los hombres, de la iglesia y el triunfo de Jesucristo”.

Desde La Trinchera Del Buen Combate en Argentina. Un Abrazo en Dios y La Patria.

22 de agosto de 2018

MARÍA REINA. Fiesta 22 de Agosto.

MARÍA REINA. Fiesta 22 de Agosto

MARÍA REINA. Fiesta 22 de Agosto
PÍO XII ESTABLECIÓ LA FIESTA DE LA REALEZA DE LA VIRGEN MARÍA EN 1954, INSTITUYENDO LA FIESTA LITÚRGICA AL CORONAR A LA VIRGEN EN SANTA MARÍA LA MAYOR, ROMA.

Y promulgó el Magisterio acerca de la dignidad y realeza de María, en la Encíclica Ad coeli Reginam.

MARÍA REINA. Fiesta 22 de Agosto
UNA EXPLICACIÓN SENCILLA DE POR QUÉ MARÍA ES REINA DEL CIELOMARÍA 
MARÍA REINA. Fiesta 22 de Agosto

Todos sabemos que Cristo, el segundo Adán, es el Rey de los Cielos. Pero si el segundo Adán es el Rey de los Cielos, entonces es natural que la Segunda Eva sea la Reina del Cielo.

MARÍA REINA. Fiesta 22 de Agosto

MARÍA REINA. Fiesta 22 de Agosto

Y esto es algo en la Biblia. En Apocalipsis 12, cuando vemos a María en el cielo, vestida del sol y de pie sobre la luna, observa que ella está usando una corona de doce estrellas sobre su cabeza.

¿Cuánto más claro podría uno significar que alguien es la Reina del Cielo que usar una corona celestial formada por estrellas?

Hay otros aspectos de la realeza de María podríamos poner de manifiesto.
MARÍA REINA. Fiesta 22 de Agosto

Por ejemplo, el hecho de que Cristo es Rey, y María que es su madre, significa que es la reina-madre del Rey, por lo tanto es la Reina. 

En el Antiguo Testamento un Rey podía tener muchas esposas, pero sólo tiene una madre. La madre del rey era a menudo la Reina.

De modo que si Jesús es Rey, entonces María es Reina, sin embargo significa que no tiene autoridad alguna sobre sus decisiones, salvo un susurro en la oreja (“Y como faltaba vino, la madre de Jesús le dijo: «No tienen vino»” – Jn 2:3).

MARÍA REINA. Fiesta 22 de Agosto
Así que llamar a María como Reina no disminuye en lo más mínimo la autoridad del Rey (Jesús), como consideran los protestantes y algunos católicos creen pero no dicen en voz alta. De hecho, la refuerza. ¿Qué Rey respetable no tiene una Reina?

La Mujer dio a luz un Hijo varón, el que ha de regir a todas las naciones con cetro de hierro; y su hijo fue arrebatado hasta Dios y hasta su trono.

ESTÁ EN LAS ESCRITURAS TAMBIÉN
El Apocalipsis 12: 1-5 dice:
  • Un gran signo apareció en el cielo: una Mujer, vestida del sol, con la luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza; está encinta, y grita con los dolores del parto y con el tormento de dar a luz.
Y apareció otro signo en el cielo: 
  • un gran Dragón rojo, con siete cabezas y diez cuernos, y sobre sus cabezas siete diademas.
  • Su cola arrastra la tercera parte de las estrellas del cielo y las precipitó sobre la tierra. El Dragón se detuvo delante de la Mujer que iba a dar a luz, para devorar a su Hijo en cuanto lo diera a luz.

Jesús sólo tenía una madre y este pasaje está hablando de la mujer que dio a luz al Salvador. Ella tiene una corona. 

MARÍA REINA. Fiesta 22 de Agosto
El pasaje también muestra claramente a María como un participante activo en la guerra contra el diablo. El pasaje presenta a Jesús en su trono que le corresponde.
En el antiguo testamento la Reina a menudo no era la esposa del rey, sino la madre.
En la Antigua Alianza un rey podía tener muchas mujeres, pero sólo tendía una madre. 
  • “La idea de la Reina Madre era ubicua [por todos lugares] … no encuentras monarquías antiguas en el Oriente Próximo u Oriente Medio que no tengan Reinas Madres …
MARÍA REINA. Fiesta 22 de Agosto
  • Y [la reina madre] fue una de las más conocidas instituciones de la antigua monarquía de Israel, o después de la Guerra Civil, la antigua monarquía de Judá…” (Dr. Scott Hahn, “María, Santa Madre”, 16)
La palabra hebrea es “gebiran”, que significa “gran dama”, lo que sin duda era María. Hay referencias en el Antiguo Testamento a la Reina Madre. 1 Reyes 15:13,
  • “Entonces el rey Joaquín, junto con sus consejeros, nobles y funcionarios, y la reina madre, se entregó a los babilonios”. (2 Reyes 24:12)
Ella tenía un trono en un lugar de honor en la corte real, sentada al lado del Rey.
  • “Ella era reverenciada y honrado de forma única por el Rey, intercedía ante el rey por sus temas, el Rey le rendía homenaje a sus peticiones, y ella tenía un papel que desempeñar en el culto, no como un cura, pero sin duda un papel” (Ibid Scott Hahn 16)
MARÍA REINA. Fiesta 22 de Agosto
UN POCO DE HISTORIA
La fiesta de hoy fue instituida por el Papa Pío XII, en 1955 para venerar a María como Reina igual que se hace con su Hijo, Cristo Rey, al final del año litúrgico. 
Venerable Pío XII
Papa de la Iglesia católica
2 de marzo de 1939-9 de octubre de 1958
Pio XII Pacelli.jpg
Ordenación2 de abril de 1899
por Francesco di Paola Cassetta
Consagración episcopal13 de mayo de 1917
por Benedicto XV
Proclamación cardenalicia16 de diciembre de 1929
por Pío XI
PredecesorPío XI
SucesorJuan XXIII
Cardenales creadosVéase categoría
Información personal
Nombre secularEugenio Maria Giuseppe Giovanni Pacelli
TítulosVenerable
NacimientoBandera de Italia RomaItalia
2 de marzo de 1876
FallecimientoBandera de Italia Castel GandolfoItalia
9 de octubre de 1958 (82 años)

FirmaFirma de Venerable Pío XII
Pius 12 coa.svg
Opus iustitiae pax
Ficha en catholic-hierarchy.org
A Ella le corresponde no sólo por naturaleza sino por mérito el título de Reina Madre. María ha sido elevada sobre la gloria de todos los santos y coronada de estrellas por su divino Hijo. Está sentada junto a Él y es Reina y Señora del universo.
MARÍA REINA. Fiesta 22 de Agosto
María fue elegida para ser Madre de Dios y ella, sin dudar un momento, aceptó con alegría. Por esta razón, alcanza tales alturas de gloria. Nadie se le puede comparar ni en virtud ni en méritos. A Ella le pertenece la corona del Cielo y de la Tierra.
MARÍA REINA. Fiesta 22 de Agosto
María está sentada en el Cielo, coronada por toda la eternidad, en un trono junto a su Hijo. Tiene, entre todos los santos, el mayor poder de intercesión ante su Hijo por ser la que más cerca está de Él.
MARÍA REINA. Fiesta 22 de Agosto
La Iglesia la proclama Señora y Reina de los ángeles y de los santos, de los patriarcas y de los profetas, de los apóstoles y de los mártires, de los confesores y de las vírgenes. Es Reina del Cielo y de la Tierra, gloriosa y digna Reina del Universo, a quien podemos invocar día y noche, no sólo con el dulce nombre de Madre, sino también con el de Reina, como la saludan en el cielo con alegría y amor los ángeles y todos los santos.
MARÍA REINA. Fiesta 22 de Agosto
La realeza de María no es un dogma de fe, pero es una verdad del cristianismo. Esta fiesta se celebra, no para introducir novedad alguna, sino para que brille a los ojos del mundo una verdad capaz de traer remedio a sus males.
The Coronation of the Virgin (detail), from a book of hours, Master of the Harvard Hannibal, Paris, about 1420–30
"La Virgen Inmaculada ... asunta en cuerpo y alma a la gloria celestial fue ensalzada por el Señor como Reina universal, con el fin de que se asemejase de forma más plena a su Hijo, Señor de señores y vencedor del pecado y de la muerte". (Conc. Vat. II, Const. dogm. Lumen gentium, n.59).
MARÍA REINA. Fiesta 22 de Agosto
En 1954 el Papa Pío XII, instituyó la fiesta Litúrgica del Reinado de María al coronar a la Virgen en Santa María la Mayor, Roma. En esta ocasión el Papa también promulgó el documento principal del Magisterio acerca de la dignidad y realeza de Maria, la Encíclica Ad coeli Reginam (Oct 11, 1954).
Ambrogio Borgognone: Coronación de María. Fresco de iglesia de san Simpliciano de Milán.
El pueblo cristiano siempre ha reconocido a María Reina por ser madre del Rey de reyes y Señor de Señores. Su poder y sus atributos los recibe del Todopoderoso: Su Hijo, Jesucristo. Es El quien la constituye Reina y Señora de todo lo creado, de los hombres y aún de los ángeles.
MARÍA REINA. Fiesta 22 de Agosto
JUAN PABLO II SOBRE MARÍA REINA
San Juan Pablo II
Papa de la Iglesia católica
16 de octubre de 1978-2 de abril de 2005

Juan Pablo II en Roma, en 1980
Ordenación1 de noviembre de 1946
por Adam Stefan Sapieha
Consagración episcopal28 de septiembre de 1958
por Eugeniusz Baziak
Proclamación cardenalicia26 de junio de 1967
por Pablo VI
SecretarioStanisław Dziwisz
PredecesorJuan Pablo I
SucesorBenedicto XVI
Cardenales creadosVéase categoría
Información personal
Nombre secularKarol Józef Wojtyła
NacimientoBandera de Polonia WadowicePolonia
18 de mayo de 1920
FallecimientoFlag of the Vatican City.svg Ciudad del Vaticano
2 de abril de 2005
(84 años)
PadresKarol Wojtyła
Emilia Kaczorowska
Santidad
Beatificación1 de mayo de 2011
por Benedicto XVI
Canonización27 de abril de 2014
por Francisco
Festividad22 de octubre
PatronazgoJornada Mundial de la Juventud,1 familias,2

FirmaFirma de San Juan Pablo II
John paul 2 coa.svg
Totus tuus, Maria, ego sum
Ficha en catholic-hierarchy.org
El Greco (1541–1614): La coronación de la Virgen.
Juan Pablo II, el 23 de julio del 1997, habló sobre la Virgen como Reina del universo. Recordó que: 
"a partir del siglo V, casi en el mismo período en que el Concilio de Efeso proclama a la Virgen 'Madre de Dios', se comienza a atribuir a María el título de Reina. El pueblo cristiano, con este ulterior reconocimiento de su dignidad excelsa, quiere situarla por encima de todas las criaturas, exaltando su papel y su importancia en la vida de cada persona y del mundo entero".
MARÍA REINA. Fiesta 22 de Agosto

a partir del siglo V, casi en el mismo período en que el Concilio de Éfeso proclama a la Virgen ‘Madre de Dios’, se comienza a atribuir a María el título de Reina.

MARÍA REINA. Fiesta 22 de Agosto
El pueblo cristiano, con este ulterior reconocimiento de su dignidad excelsa, quiere situarla por encima de todas las criaturas, exaltando su papel y su importancia en la vida de cada persona y del mundo entero.
MARÍA REINA. Fiesta 22 de Agosto
El Santo Padre explicó que: 
"el título de Reina no sustituye al de Madre: su realeza sigue siendo un corolario de su peculiar misión materna, y expresa simplemente el poder que le ha sido conferido para llevar a cabo esta misión. (...) Los cristianos miran con confianza a María Reina, y esto aumenta su abandono filial en Aquella que es madre en el orden de la gracia".
MARÍA REINA. Fiesta 22 de Agosto
"La Asunción favorece la plena comunión de María no sólo con Cristo, sino con cada uno de nosotros. Ella está junto a nosotros porque su estado glorioso le permite seguirnos en nuestro cotidiano itinerario terreno. (...). Ella conoce todo lo que sucede en nuestra existencia y nos sostiene con amor materno en las pruebas de la vida".
MARÍA REINA. Fiesta 22 de Agosto
AL CONCLUIR LA CATEQUESIS “MARÍA REINA DEL UNIVERSO” (23-7-1997), ENSEÑABA.
Se puede concluir que la Asunción no sólo favorece la plena comunión de María con Cristo, sino también con cada uno de nosotros: está junto a nosotros, porque su estado glorioso le permite seguirnos en nuestro itinerario terreno diario.
MARÍA REINA. Fiesta 22 de Agosto
Por tanto, en vez de crear distancia entre nosotros y ella, el estado glorioso de María suscita una cercanía continua y solícita. Ella conoce todo lo que sucede en nuestra existencia, y nos sostiene con amor materno en las pruebas de la vida.
Elevada a la gloria celestial, María se dedica totalmente a la obra de la salvación, para comunicar a todo hombre la felicidad que le fue concedida.

Es una Reina que da todo lo que posee, compartiendo, sobre todo, la vida y el amor de Cristo.

MARÍA REINA. Fiesta 22 de Agosto
PABLO VI Y GRIGNIÓN DE MONFORT
En su Carta Apostólica Marialis cultus Pablo VI subrayaba elvínculo profundo que existe entre la Asunción y la Coronación de la Virgen, con estas palabras:

La solemnidad de la Asunción se prolonga jubilosamente en la celebración de la fiesta de la Realeza de María, que tiene lugar ocho días después y en la que se contempla a Aquella que, sentada junto al Rey de los siglos, resplandece como Reina e intercede como Madre. (Marialis cultus, 6)

María reina, s. XVII escuela cuzqueña, actualmente Museo de América en Madrid.
En el Tratado de la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen, San Luis María Grignion de Montfort escribió:

María es la Reina del cielo y de la tierra, por gracia, como Cristo es su Rey por naturaleza y por conquista.

MARÍA REINA. Fiesta 22 de Agosto
Ahora bien, así como el reino de Jesucristo consiste principalmente en el corazón o interior del hombre, según estas palabras: “El reino de Dios está en medio de ustedes”, del mismo modo, el reino de la Virgen María está principalmente en el interior del hombre, es decir, en su alma.
Coronación de la Virgen María por la Santísima Trinidad Capilla de San José. Sevilla. Foto: Rafael Márquez
Ella es glorificada sobre todo en las almas juntamente con su Hijo más que en todas las creaturas visibles, de modo que podemos llamarla con los Santos: Reina de los corazones…. (punto 38)

Pidamos al Espíritu Santo, por mediación de María, nos conceda a cada uno de los fieles laicos un impulso creciente en la obra catequética.

MARÍA REINA. Fiesta 22 de Agosto
NATURALEZA DEL REINO DE MARIA
El reino de Santa María, a semejanza y en perfecta coincidencia con el reino de Jesucristo, no es un reino temporal y terreno, sino más bien un reino eterno y universal: -"Reino de verdad y de vida, de santidad, de gracia, de amor y de paz" (cfr. Prefacio de la Misa de Cristo Rey).
Coronación de la Virgen: Iglesia de San Buenaventura
a) Es un reino eterno porque existirá siempre y no tendrá fin (cfr. Lc. 1,33) y, es universal porque se extiende al Cielo, a la tierra y a los abismos (cfr. Fil. 2,10-11).
b) Es un reino de verdad y de vida. Para esto vino Jesús al mundo, para dar testimonio de la verdad (cfr. Jn. 18,37) y para dar la vida sobrenatural a los hombres.
c) Es un reino de santidad y justicia porque María, la llena de gracia, nos alcanza las gracias de su Hijo para que seamos santos (cfr. Jn. 1,12-14); y de justicia porque premia las buenas obras de todos (cfr. Rom. 2,5-6).
d) Es un reino de amor porque de su eximia caridad nos ama con corazón maternal como hijos suyos y hermanos de su Hijo (cfr. 1 Cor. 13,8).
e) Es un reino de paz, nunca de odios y rencores; de la paz con que se llenan los corazones que reciben las gracias de Dios (cfr. Is. 9,6). Santa María como Reina y Madre del Rey es coronada en sus imágenes -según costumbre de la Iglesia- para simbo­lizar por este modo el dominio y poder que tiene sobre todos los súbditos de su reino.
MARÍA REINA. Fiesta 22 de Agosto
HIMNO A MARÍA
Reina y Madre, Virgen pura, que sol y cielo pisáis, a vos sola no alcanzó la triste herencia de Adán. ¿Cómo en vos, Reina de todos, si llena de gracia estáis, pudo caber igual parte de la culpa original? De toda mancha estáis libre: ¿y quién pudo imaginar que vino a faltar la gracia en donde la gracia está? Si los hijos de sus padres Toman el fuero en que están, ¿cómo pudo ser cautiva quien dio a luz la libertad? Amén.
MARÍA REINA. Fiesta 22 de Agosto
ORACIÓN A MARÍA REINA
Dios todopoderoso, que nos has dado como Madre y como Reina a la Madre de tu Unigénito, concédenos que, protegidos por su intercesión, alcancemos la gloria de tus hijos en el reino de los cielos. Reina dignísima del mundo, María Virgen perpetua, intercede por nuestra paz y salud, tú que engendraste a Cristo Señor, Salvador de todos. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén.
https://www.youtube.com/watch?v=GxBhGpXh5zQ
MARÍA REINA. Fiesta 22 de Agosto

MARÍA REINA. Fiesta 22 de Agosto
† Meditación diaria
SANTA MARÍA VIRGEN REINA* - Memoria
I. — Santa María, Reina de cielos y tierra.
II.— Títulos de la realeza de Nuestra Señora.
III.— El reinado de María se ejerce en el Cielo, en la tierra y en el Purgatorio.

I. — Santa María, Reina de cielos y tierra.
 “La Madre de Cristo es glorificada como Reina universal. La que en la anunciación se definió como esclava del Señor fue durante toda su vida terrena fiel a lo que este nombre expresa, confirmando así que era una verdadera “discípula” de Cristo, el cual subrayaba intensamente el carácter de servicio de su propia misión: el Hijo del hombre no ha venido a ser servido, sino a servir y a dar su vida como rescate por muchos (Mt 20, 28). Por esto María ha sido la primera entre aquellos que, “sirviendo a Cristo también en los demás, conducen en humildad y paciencia a sus hermanos al Rey, cuyo servicio equivale a reinar” (Const. Lumen gentium, 36), y ha conseguido plenamente aquel “estado de libertad real”, propio de los discípulos de Cristo: ¡servir quiere decir reinar! (...). La gloria de servirno cesa de ser su exaltación real; asunta a los cielos, ella no termina aquel servicio suyo salvífico...”1.

El dogma de la Asunción, que celebramos la pasada semana, nos lleva de modo natural a la fiesta que hoy celebramos, la Realeza de María. Nuestra Señora subió al Cielo en cuerpo y alma para ser coronada por la Santísima Trinidad como Reina y Señora de la Creación: “terminado el decurso de su vida terrena, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria y fue ensalzada por el Señor como Reina universal con el fin de que se asemejase de forma más plena a su Hijo, Señor de señores (cfr. Apoc 19, 16) y vencedor del pecado y de la muerte”2. Esta verdad ha sido afirmada desde tiempos antiquísimos por la piedad de los fieles y enseñada por el Magisterio de la Iglesia3. San Efrén pone en labios de María estas bellísimas palabras: “El Cielo me sostenga con sus brazos, porque soy más honrada que él mismo. Pues el Cielo fue tan solo tu trono, no tu madre. Ahora bien, ¡cuánto más digna de honor y veneración es la Madre del rey que no su trono!”4.

Fue muy frecuente expresar este título de María mediante la costumbre de coronar las imágenes de la Santísima Virgen de forma canónica, por concesión expresa de los Papas5. El arte cristiano, desde los primeros siglos, ha venido representando a María como Reina y Emperatriz, sentada en trono real, con las insignias de la realeza y rodeada de ángeles. En ocasiones se la representa en el momento de ser coronada por su Hijo. Y los fieles han recurrido a Ella con esas oraciones: Salve Regina, Ave Regina caelorum, Regina coeli laetare..., tantas veces repetidas.

En muchas ocasiones hemos acudido a Ella recordándole este hermoso título de su realeza, y lo hemos considerado en el quinto misterio glorioso del Santo Rosario. Hoy, en nuestra oración y a lo largo del día, lo hacemos de una manera especial. “Eres toda hermosa, y no hay en ti mancha. Huerto cerrado eres, hermana mía, Esposa, huerto cerrado, fuente sellada. Veni: coronaberis. Ven: serás coronada (Cant 4, 7, 12 y 8).

“Si tú y yo hubiéramos tenido poder, la hubiéramos hecho también Reina y Señora de todo lo creado.

“Una gran señal apareció en el cielo: una mujer con corona de doce estrellas sobre su cabeza. Vestido de sol. La luna a sus pies (Apoc 12, 1) (...). El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo la coronan como Emperatriz que es del Universo.

“Y le rinden pleitesía de vasallos los Ángeles..., y los patriarcas y los profetas y los Apóstoles..., y los mártires y los confesores y las vírgenes y todos los santos... y todos los pecadores y tú y yo”6.

II.— Títulos de la realeza de Nuestra Señora.
Concebirás en tu seno y darás a luz a un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande y será llamado Hijo del Altísimo; el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará eternamente sobre la casa de Jacob, y su Reino no tendrá fin7, leemos en el Evangelio de la Misa.

La realeza de María está íntimamente relacionada con la de su Hijo. Jesucristo es Rey porque le compete una plena y completa potestad, tanto en el orden natural como en el sobrenatural; esta realeza, además de ser plena, es propia y absoluta. La realeza de María es plena y participada de la de su Hijo. Los términos Reina y Señora aplicados a la Virgen no son una metáfora; con ellos designamos una verdadera preeminencia y una auténtica dignidad y potestad en los cielos y en la tierra. María, por ser Madre del Rey, es verdadera y propiamente Reina, encontrándose en la cima de la creación y siendo efectivamente la primera persona humana del universo. Ella, “bellísima y perfectísima, tiene tal plenitud de inocencia y santidad que no se puede concebir otra mayor después de Dios, y que fuera de Dios nadie podrá jamás comprender”8.

Los títulos de la realeza de María son su unión con Cristo como Madre como le fue anunciado por el Ángel y la asociación con su Hijo Rey en la obra redentora del mundo. Por el primer título, María es Madre Reina de un Rey que es Dios, lo cual la enaltece sobre las demás criaturas humanas; por el segundo, María Reina es dispensadora de los tesoros y bienes del Reino de Dios, en razón de su corredención.

En la institución de esta fiesta, Pío XII invitaba a todos los cristianos a acercarse a este “trono de gracia y de misericordia de nuestra Reina y Madre para pedirle socorro en las adversidades, luz en las tinieblas, alivio en los dolores y penas”, y alentaba a todos a pedir gracias al Espíritu Santo y a esforzarse por aborrecer el pecado, a librarse de su esclavitud, “para poder rendir un vasallaje constante, perfumado con la devoción de hijos”, a quien es Reina y tan gran Madre9. Adeamus ergo cum fiducia ad thronum gratiae, ut misericordiam consequamur... Acerquémonos, por tanto, confiadamente al trono de la gracia, a fin de que alcancemos misericordia y encontremos la gracia que nos ayude en el momento oportuno10. Este trono, símbolo de la autoridad, es el de Cristo, pero ha querido que sea en su Madre trono de gracia donde más fácilmente alcanzamos la misericordia, pues nos fue dada “como abogada de la gracia y Reina del universo”11.

En el día de hoy contemplamos la gran fiesta del Cielo en la que la Trinidad Beatísima sale al encuentro de Nuestra Madre, asunta ya a los Cielos por toda la eternidad. “Es justo que el Padre y el Hijo y el Espíritu Santo coronen a la Virgen como Reina y Señora de todo lo creado.

“-¡Aprovéchate de ese poder! y, con atrevimiento filial, únete a esa fiesta del Cielo. -Yo, a la Madre de Dios y Madre mía, la corono con mis miserias purificadas, porque no tengo piedras preciosas ni virtudes.

“-¡Anímate!”12. Ella nos espera; quiere que nos unamos a la alegría de los santos y de los ángeles. Y tenemos derecho a participar en una fiesta tan grande, pues es nuestra Madre.

III.— El reinado de María se ejerce en el Cielo, en la tierra y en el Purgatorio. 
Apareció en el cielo una señal grande, una mujer vestida de sol, con la luna debajo de sus pies y sobre su cabeza una corona de doce estrellas...13. Esta mujer, además de representar a la Iglesia, simboliza a María14, la Madre de Jesús, quien en el Calvario la confió a Juan, a la que él cuidó con tanto esmero y contempló tantas veces. Cuando, ya anciano, escribía estas visiones, María ejercía su realeza desde el Cielo. Los tres rasgos con que el Apocalipsis describe a María son símbolo de esta dignidad: vestida de sol, resplandeciente de gracia por ser Madre de Dios; la luna bajo sus piesindica la soberanía sobre todo lo creado; la corona de doce estrellas es la expresión de su corona real, de su reinado sobre los ángeles y los santos todos15. En las letanías del Santo Rosario recordamos cada día que es reina de los ángeles, de los patriarcas, de los profetas, de los apóstoles, de los mártires, de las vírgenes, de todos los santos... Es también nuestra Reina y Señora.

El reinado de María se ejerce diariamente en toda la tierra, distribuyendo a manos llenas la gracia y la misericordia del Señor. A Ella acudimos en cada jornada, pidiendo su protección; muchos cristianos los sábados, y cuando visitan alguno de sus innumerables santuarios, le cantan o le rezan con devoción esa antiquísima oración: Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura, esperanza nuestra... Este reinado se ejerce en el Cielo sobre los ángeles y sobre todos los bienaventurados, quienes aumentan su gloria accidental “por las luces que María les comunica, por la alegría que experimentan ante su presencia, por todo cuanto hace por la salvación de las almas. Manifiesta a los santos y a los ángeles la voluntad de Cristo en orden a la extensión de su Reino”16.

El reinado de María se ejerce también en el Purgatorio. “Salve Regina, cantaban las almas que vi sentadas sobre el verde y entre las flores que desde fuera del valle no se veían”, declara el poeta italiano17. Nuestra Madre nos induce constantemente a pedir y a ofrecer sufragios por quienes todavía se purifican y esperan para entrar en el Cielo; presenta a Dios nuestras oraciones, lo que hace que aumenten su valor. Aplica en el nombre de su Hijo a estas almas el fruto de los méritos que Él nos alcanzó y el de sus propios méritos. Nuestra Madre es una buena aliada para ayudar a las almas del Purgatorio y, si la tratamos mucho, Ella nos moverá a purificar nuestras faltas y pecados ya en esta vida y nos concederá poderla contemplar inmediatamente después de nuestra muerte, sin tener que pasar por ese lugar de espera y de purificación, porque ya habremos limpiado aquí nuestra alma de sus errores y flaquezas.

Dios todopoderoso, que nos has dado como Madre y como Reina a la Madre de tu Unigénito, concédenos que, protegidos por su intercesión, alcancemos la gloria de tus hijos en el reino de los cielos18.

1 Juan Pablo II, Redemptoris Mater, 25-III-1987, n. 41. — 2 Conc. Vat. II, Const. Lumen gentium, 59. — 3 Cfr Pío XII, Enc. Ad caeli Reginam, 11-X-1954. — 4 San Efrén, Himno sobre la Bienaventurada Virgen María. — 5 J. Ibáñez-F. Mendoza, La Madre del Redentor, Palabra, 2.ª ed., Madrid 1988, p. 293. — 6 San Josemaría Escrivá, Santo Rosario, quinto misterio de gloria. — 7 Lc 1, 31-33. — 8 Pío IX, Bula Ineffabilis Deus, 8-XII-1854. — 9 Pío XII, loc. cit. — 10 Heb 4, 16. — 11 Misal Romano, Prefacio de la Misa de esta fiesta. — 12 San Josemaría Escrivá, Forja, n. 285. — 13 Apoc 12, 1. — 14San Pío X, Enc. Ad diem ilum, 2-II-1904. — 15 Cfr. L. Castán, Las Bienaventuranzas de María, BAC, Madrid 1971, p. 320 — 16 R. Garrigou-Lagrange, La Madre del Salvador, Rialp, Madrid 1976, p. 323. — 17 Dante Alighieri, La divina comedia, “El purgatorio”, 7, 82-84. — 18 Misal Romano, Oración colecta de la Misa.
* Esta fiesta de la Virgen fue instituida por Pío XII en 1954, respondiendo a la creencia unánime de toda la Tradición que ha reconocido desde siempre su dignidad de Reina, por ser Madre del Rey de reyes y Señor de señores. Santa María es una Reina sumamente accesible, pues todas las gracias nos vienen a través de su mediación maternal. La coronación de María como Reina de todo lo creado que contemplamos en el quinto misterio glorioso del Santo Rosario está íntimamente unida a su Asunción al Cielo en cuerpo y alma.
Fuente:
http://www.es.catholic.net/op/articulos/34667/mara-reina-santa.html
https://www.aciprensa.com/santos/santo.php?id=251
http://forosdelavirgen.org/224/coronacion-de-la-virgen-maria-como-reina-de-todo-lo-creado-universal-22-de-agosto/
http://www.hablarcondios.org/meditaciondiaria.aspx

1 comentario:

  1. Un maravilloso tributo a Nuestra Madre y Reina, la Virgen Inmaculada : MaRIA

    ResponderEliminar