AQUÍ ENCONTRARÁS, ARTÍCULOS, FOTOS Y VÍDEOS SOBRE LA FE CATÓLICA APOSTÓLICA Y ROMANA, DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA, COMENTARIOS DE ENCÍCLICAS, PENSAMIENTOS Y TEXTOS DE SANTOS, DIGNIDAD HUMANA, DERECHOS HUMANOS, HISTORIA, EDUCACIÓN, VIDEOS MUSICALES CLÁSICOS Y DE TODAS LAS ÉPOCAS.

"Soy un hombre de armas, un soldado, scout. Paradójicamente, al único de mi especie que admiro, empuñó solamente la palabra, su técnica fue la humildad, su táctica la paciencia y la estrategia que le dio su mayor victoria fue dejarse clavar en una cruz por aquellos que amaba".

“Espíritu Santo, inspírame lo que debo pensar, lo que debo decir, lo que debo callar, lo que debo escribir, lo que debo hacer, como debo obrar, para el bien de los hombres, de la iglesia y el triunfo de Jesucristo”.

Desde La Trinchera Del Buen Combate en Argentina. Un Abrazo en Dios y La Patria.

4 de enero de 2017

NUESTRA SEÑORA DE LA MERCED PATRONA Y GENERALA DEL EJÉRCITO ARGENTINO O MARÍA MADRE DE DIOS DE LA MERCED - NUESTRA SEÑORA DE LAS MERCED (O DE LAS MERCEDES), su historia. Fiesta 24 de Septiembre.

Virgen de La Merced
Tucumán, fue fundada por don Diego de Villarroel en 1565, pero el día de Nuestra Señora de las Mercedes de 1685 fue trasladada al sitio actual.
Virgen de La Merced
IMAGEN QUE SE ENCUENTRA EN EL ORATORIO DEL ESTADO MAYOR DEL EJÉRCITO ARGENTINO
Virgen de La Merced
Por los muchos favores que la Virgen de las Mercedes dispensó a los tucumanos, el Cabildo en 1687 la nombró Patrona y Abogada de la ciudad.
El General Belgrano le entrega su bastón de mando a la Virgen de la Merced
A ella le acreditan la victoria argentina en la batalla de Tucumán del 24 de septiembre de 1812. En ella se decidió la suerte de las Provincias Unidas del Río de la Plata. Los españoles eran unos tres mil y los argentinos apenas mil ochocientos.
Virgen de La Merced
Belgrano, el general argentino, puso su confianza en Dios y en Nuestra Señora de las Mercedes, a quien eligió por Patrona de su Ejército. En la mañana del 24 de septiembre de 1812, día del combate, el general Belgrano estuvo orando largo rato ante el altar de la Virgen. El ejército argentino obtuvo la victoria. En el parte que transmitió al Gobierno, Belgrano hizo resaltar que la victoria se obtuvo el día de Nuestra Señora de las Mercedes, bajo cuya protección se habían puesto las tropas.
Nuestra Señora de la Merced. Imagen original
El parte dice textualmente:
. 'La patria puede gloriarse de la completa victoria que han tenido sus armas el día 24 del corriente, día de Nuestra Señora de las Mercedes bajo cuya protección nos pusimos ". 
El general Belgrano puso en manos de la imagen de la Virgen su bastón de mando. La entrega se efectuó durante una solemne procesión con todo el ejército, que terminó en el Campo de las Carreras, donde se había librado la batalla.
Virgen de La Merced
Belgrano se dirigió hacia las andas en que era conducida la Virgen las Mercedes, y haciéndola bajar hasta ponerla a nivel, le entregó el bastón que llevaba, poniéndolo en las manos de la Virgen y proclamó a la Virgen de la Merced como Generala del Ejército.
Virgen de La Merced
Las religiosas de Buenos Aires, al tener conocimiento de estos actos de devoción, remitieron a Belgrano cuatro mil escapularios de la Virgen de la Merced para que los distribuyera a las tropas. Antes de partir rumbo a Salta, el batallón de Tucumán se congregó frente al atrio del templo de Merced, donde fueron entregados los escapularios, Tanto los jefes como oficiales y tropas los colocaron sobre sus uniformes. 
Virgen de La Merced
El 20 de febrero de 1813 los argentinos que buscaban su independencia se enfrentaron nuevamente con los españoles en Salta. Antes de entrar en combate, Belgrano recordó a sus tropas el poder y valimiento de María Santísima y les exhortó a poner en Ella su confianza. Formuló también el voto de ofrendarle los trofeos de la victoria si por su intercesión la obtenía.
Con la ayuda de la Madre de Dios vencieron nuevamente a los españoles, y de las cinco banderas que cayeron en poder de Belgrano, una la destinó a la Virgen de las Mercedes de Tucumán, dos a la Virgen de Luján y dos a la Catedral de Buenos Aires.
Virgen de La Merced llevada por Soldados Argentinos
A partir del año 1812, el culto a Nuestra Señora de las Mercedes adquiere una gran solemnidad y popularidad. En 1813, el Cabildo de Tucumán pide al gobierno eclesiástico la declaración del vicepatronato de Ntra. Sra. de las Mercedes "que se venera en la Iglesia de su religión" y ordena de su parte que los poderes públicos celebren anualmente su fiesta el 24 de septiembre . El 4 de septiembre de 1813 la Autoridad Eclesiástica, por Decreto especial, declara festivo en homenaje de la Virgen el 24 de septiembre.
Después del 31 de agosto de 1843, es declarada oficialmente Vice Patrona, jurando su día por festivo y disponiendo se celebre cada año una Misa solemne con asistencia del Magistrado y que por la tarde se saque la imagen de la Santísima Virgen en procesión, como prueba de gratitud por los beneficios dispensados. La imagen de Nuestra Señora de las Mercedes de Tucumán fue coronada solemnemente, en nombre del Papa San Pio X, en 1912, al cumplirse el centenario de la batalla y victoria de Tucumán.
San Pío X
Papa de la Iglesia católica
4 de agosto de 1903-20 de agosto de 1914
PieX pape 1 7x10 300.jpg
Estampita de San Pío X para la devoción popular.
Ordenación18 de septiembre de 1858
por Giovanni Antonio Farina
Consagración episcopal10 de noviembre de 1884
por León XIII
Proclamación cardenalicia12 de junio de 1893
por León XIII
PredecesorLeón XIII
SucesorBenedicto XV
Cardenales creadosVéase categoría
Información personal
Nombre secularGiuseppe Melchiorre Sarto
Nacimiento2 de junio de 1835
TrevisoFlag of Kingdom of Lombardy-Venetia.gif Reino de Lombardía-Venecia
Fallecimiento20 de agosto de 1914
Roma Flag of Italy (1861-1946) crowned.svg Reino de Italia(79 años)
Santidad
Beatificación3 de junio de 1951
por Pío XII
Canonización3 de septiembre de 1954
por Pío XII
Festividad3 de septiembre Vetus Ordo
21 de agosto Novus Ordo

FirmaFirma de San Pío X
Pius X COA.svg
Instaurare omnia in Christo
El 22 de junio de 1943, el Presidente de la República, General Pedro P. Ramirez, por decreto aprobado el día anterior con sus ministros, dispuso por el artículo 1ro:
Virgen de La Merced 
. "Quedan reconocidas con el grado de Generala del Ejército Argentino: la Santísima Virgen María, bajo la advocación de Nuestra Señora de las Mercedes, y la Santísima Virgen María , bajo la advocación de Nuestra Señora del Carmen".
Pedro Pablo Ramírez
PRamirez.jpg
Pedro Pablo Ramírez con la Banda Presidencial

Coat of arms of Argentina.svg
Presidente de la Nación Argentina
de facto
7 de junio de 1943-25 de febrero de 1944
Vicepresidente  Sabá H. Sueyro(1943)
Edelmiro Farrell(1943-1944)
PredecesorArturo Rawson
(de facto)
SucesorEdelmiro Farrell
(de facto)

Datos personales
Nacimiento30 de enero de 1884
La Paz (Entre RíosBandera de Argentina Argentina
La Paz
Fallecimiento11 de junio de 1962 (78 años)
Buenos AiresBandera de Argentina Argentina
Buenos Aires
ProfesiónMilitar
OcupaciónSoldado
Alma máterColegio Militar de la Nación
Fir-ramirez.gif
Firma de Pedro Pablo Ramírez
En 1945, el Gobierno Nacional designó a la Santísima Virgen de las Mercedes Patrona Principal de la Aeronáutica Militar.
Los artículos 2,3 y 5 se refieren a la imposición de la banda y faja que corresponde a los generales de la nación. El gobierno Argentino proclama así, solemnemente, ante el mundo, su religiosidad. 
General Manuel Belgrano entregando el bastón de mando a la Virgen dela Merced
En Santa Fe la imagen se venera en el templo del Milagro, Paraná se venera en la catedral, en Córdoba, en la Iglesia de los Padres Mercedarios, y así en muchos otros lugares.
Virgen de la Merced Comendadora, en el Museo de Bellas Artes de Sevilla.

ORACIÓN A LA NUESTRA SEÑORA DE LA MERCED - GENERALA DEL EJÉRCITO ARGENTINO


A ti recurrimos, oh Virgen Generala de nuestros Ejércitos, para implorar tu maternal protección sobre esta Patria Argentina.

Te recordamos que aquí se alzó el altar donde se glorificó a Jesús Eucarístico ante el mundo entero; que nuestra bandera se izó en la presencia augusta de tu divino Hijo; que los colores nacionales cruzan sobre tu pecho cual blasón de Generala del Ejército Argentino

Por todo esto te pedimos que protejas a nuestra Patria erigida según los designios divinos y que del uno al otro confín sepan los pueblos honrarla y que al postrarnos ante tu imagen de Virgen Generala resuene esta unánime aclamación:

¡Tu eres la gloria de nuestra Patria. Tú eres la honra de nuestro pueblo! ¡Tu la Generala de nuestro Ejército!.
HISTORIA DE LA VIRGEN DE LAS MERCEDES O VIRGEN DE LA MERCED
En castellano se le ha llamado en plural, Virgen de las Mercedes, que no corresponde con el sentido originario de la advocación. El significado del título "Merced" es ante todo "misericordia". La Virgen es misericordiosa y también lo deben ser sus hijos. Esto significa que recurrimos a ella ante todo con el deseo de asemejarnos a Jesús misericordioso.
Nuestra Señora de la Merced. Imagen original. 
EL TÍTULO MARIANO LA MERCED
Se remonta a la fundación de la Orden religiosa de los mercedarios el 10 de agosto de 1218, en Barcelona, España.En esa época muchos eran cautivos de los moros y en su desesperación y abandono estaban en peligro de perder lo mas preciado: la fe católica.
Nuestra bendita Madre del Cielo, dándose a conocer como La Merced, quiso manifestar su misericordia hacia ellos por medio de dicha orden dedicada a atenderlos y liberarlos.
Desde el siglo XIII es patrona de Barcelona y el 25 de septiembre de 1687 se proclamo oficialmente patrona de la ciudad. Es además patrona de los cautivos (presos) y de muchos países de Latinoamerica.
La talla de la imagen de la Merced que se venera en la basílica de la Merced de Barcelona es del siglo XIV, de estilo sedente, como las románicas. En catalán "Mare de Deu de la Mercé", Madre de Dios de la Merced.
La talla gòtica de la Mare de Déu de la Mercè, atribuïda a Pere Moragues
En el año 1696, el papa Inocencio XII extendió la fiesta de la Virgen de la Merced a toda la Iglesia, y fijó su fecha el 24 de septiembre. Pero a raíz de la reforma litúrgica del concilio Vaticano II, en el año 1969 la fiesta se suprimió del calendario universal.
Inocencio XII
Papa de la Iglesia católica
12 de julio de 1691-27 de septiembre de 1700
Pope Innocent XII.PNG
PredecesorAlejandro VIII
SucesorClemente XI
Cardenales creadosVéase categoría
Información personal
Nombre secularAntonio Pignatelli
NacimientoNápolesItalia13 de marzode 1615
FallecimientoRomaItalia27 de septiembrede 1700
C o a Innocenzo XII.svg
Escudo de Inocencio XII
San Pedro Nolasco, inspirado por la Ssma. Virgen, funda una orden dedicada a la merced (obras de misericordia). Su misión particular era la misericordia para con los cristianos cautivos en manos de los musulmanes. Muchos miembros de la orden canjearon sus vidas por la de presos y esclavos. San Pedro fue apoyado en tan extraordinaria empresa por el Rey Jaime I de Aragón.
Además de la veneración y el culto a María de la Merced, Pedro Nolasco y sus frailes hemos sentido una especial predilección por la iglesias en que se tributa culto a María, bien sea porque la Orden las construyó o se las encargaron. El primero y más notable santuario mariano en la Orden es el de Santa María de El Puig, Valencia (s. XIII). A continuación en este caminar mariano y redentor en cada lugar donde hay presencia mercedaria se han levantado santuarios muy importantes en las diversas naciones donde estamos presentes.
San Pedro Nolasco
Visión de San Pedro Nolasco.jpg
Visión de San Pedro NolascoFrancisco de Zurbarán,Museo del PradoMadrid.
Nacimientoca. 1180
Barcelona
Fallecimiento6 de mayo de 1245
Barcelona
Venerado enIglesia católica
Canonización1628
ÓrdenesMercedario Emblem mercedarians.png
Festividad
AtributosCadenas, estandarte, rama de olivo
San Pedro Nolasco y sus frailes eran muy devotos de la Virgen María, tomándola como patrona y guía. Su espiritualidad se fundamenta en Jesús el liberador de la humanidad y en la Ssma. Virgen, la Madre liberadora e ideal de la persona libre. Los mercedarios querían ser caballeros de la Virgen María al servicio de su obra redentora. Por eso la honran como Madre de la Merced o Virgen Redentora.
En el capítulo general de 1272, tras la muerte del fundador, los frailes oficialmente toman el nombre de La Orden de Santa María de la Merced, de la redención de los cautivos, pero son mas conocidos como mercedarios. El Padre Antonio Quexal, siendo general de la Merced en 1406, dice: "María es fundamento y cabeza de nuestra orden".
El Padre Gaver, en el 1400, relata como La Virgen llama a S. Pedro Nolasco en el año 1218 y le revela su deseo de ser liberadora a través de una orden dedicada a la liberación.
Nolasco pide a Dios ayuda y, como signo de la misericordia divina, le responde La Virgen María diciéndole que funde una orden liberadora.
Nolasco:
. ¿Quién eres tú, que a mí, un indigno siervo, pides que realice obra tan difícil, de tan gran caridad, que es grata Dios y meritoria para mi?
María: 
. Yo soy María, aquella en cuyo vientre asumió la carne el Hijo de Dios, tomándola de mi sangre purísima, para reconciliación del género humano. Soy aquella a la que dijo Simeón. cuando ofrecí mi Hijo en el templo: "Mira que éste ha sido puesto para ruina y resurrección de muchos en Israel; ha sido puesto como signo de contradicción: y a ti misma una espada vendrá a atravesarte por el alma".
Nolasco: 
. ¡Oh Virgen María, madre de gracia, madre de misericordia! ¿Quién podrá creer (que tú me mandas)?
María: 
. No dudes en nada, porque es voluntad de Dios que se funde una orden de ese tipo en honor mío; será una orden cuyos hermanos y profesos, a imitación de mi hijo Jesucristo, estarán puestos para ruina y redención de muchos en Israel (es decir, entre los cristianos) y serán signo de contradicción para muchos."
ACTUALIDAD DEL CARISMA
El carisma mercedario de liberar a los cautivos sigue siendo tan necesario como siempre.
Imatge de bronze de la M. de Déu de la Mercè sobre la cúpula de la basílica de Barcelona, obra dels germans Miquel i Llucià Oslé, del 1959.
María ofreció todo su ser para que viva el Hijo de Dios encarnado. En el cántico del Magnificat (Lucas 1, 46-55), María expresa la liberación de Dios. El Papa Juan Pablo II enseña que
.  "María es la imagen mas perfecta de la libertad y de la liberación de la humanidad".
La Virgen continúa velando desde el cielo por sus hijos cautivos de Satanás (Cf. LG 62) y nos pide nuestra cooperación. Nosotros debemos dar nuestra vida para que su Hijo viva en nosotros y así pueda liberar a nuestros hermanos. Ella nos enseñará como hacerlo.
Dios es Padre de Misericordia, María es Madre de Misericordia. Ella refleja la misericordia de Dios, sufriéndolo todo por sus hijos. Los cristianos debemos también reflejar la misericordia de Dios sufriéndolo todo por amor.

. "Mirad la hondura o cavidad del lago de donde habéis sido tomados, esto es, la piadosísimas entrañas de la madre de Dios" -De las constituciones de los mercedarios.

Un ejemplo del carisma mercedario en acción:
La Fundación de Mare de Déu de la Merce (Madre de Dios de la Merced) continúa las obras de misericordia que la Virgen pidió. Estas incluyen: Visita, acompañamiento y ayuda para los que salen de la cárcel.
AMÉRICA

Los frailes mercedarios llevaron al continente americano su amor a la Virgen de la Merced, que se propagó ampliamente. En República Dominicana, Perú, Ecuador, Argentina y muchos otros países, la Virgen de la Merced es muy conocida y amada.
NUESTRA SEÑORA DE LAS MERCEDES O VIRGEN DE LA MISERICORDIA

La Virgen de la Merced o Nuestra Señora de las Mercedes es una de las advocaciones marianas de la Bienaventurada Virgen María. Es equivalente también el nombre de Virgen de la Misericordia.
Se la llama también Generala de los Ejércitos Celestiales, la Mujer Vestida de Sol y la Reina de la Paz.
En su conmemoración se ha establecido la fiesta de la Merced o de las Mercedes, el día 24 de septiembre.
Nuestra Señora de las Mercedes
MercedesSFdo.jpg
Virgen Redentora
Venerada enIglesia Católica
TemploBasílica de la Merced
Festividad24 de septiembre
Patrona deBandera de la República Dominicana República Dominicana
diversas ciudades (Véase patronazgos)
Bandera del Perú Alcaldesa perpetua de Paita-Perú
Bandera de España Archidiócesis de Barcelona(España)
HISTORIA DEL CULTO

Se dice que el 1 de agosto de 1218, fiesta del santo fundador Pedro Nolasco tuvo una visita de la Santísima Virgen, dándose a conocer como La Merced, que lo exhortaba a fundar una Orden religiosa con el fin principal de redimir a aquellos cristianos cautivos.
En ese momento, la península Ibérica estaba dominada por los musulmanes, y los piratas sarracenos asolaban las costas del Mediterráneo, haciendo miles de cautivos a quienes llevaban al norte de África.
Pedro Nolasco impulsó la creación de la Real y Militar Orden de la Merced, que fue fundada en la Catedral de Barcelona, con el apoyo del rey Jaime I el conquistador, en 1218.
En las primeras Constituciones de la Orden, en 1272, la Orden recibe ya el título de "Orden de la Virgen de la Merced de la Redención de los cristianos cautivos de Santa Eulalia de Barcelona".
En el año 1265 aparecieron las primeras monjas (comendadoras) de la Merced.
Se calcula que fueron alrededor de trescientos mil los redimidos por los frailes mercedarios del cautiverio de los musulmanes.
Los seguidores de la Orden de la Merced estuvieron entre los primeros misioneros de América, en la isla de La Española o República Dominicana
DEVOCIÓN

La devoción a la Virgen de la Merced se difundió muy pronto por Cataluña y por toda España, por Francia y por Italia, a partir del siglo XIII con la labor de redención de estos religiosos y sus cofrades. Con la Evangelización de América, en la que la Orden de la Merced participó desde sus mismos inicios, la devoción se extendió y arraigó profundamente en todo el territorio americano.
Perú es actualmente el país que reúne a la mayor cantidad de fieles de toda América y que cada 24 de septiembre celebran esta fiesta en honor a la Bienaventurada Virgen María.
La devoción a la Virgen de la Merced se difundió en Bolivia, en el departamento de La Paz, donde hoy se le rinde veneración, al año se le cambia 3 veces sus vestiduras, la primera vez que se le cambia es la fecha del 3 de agosto recordando la primera vez que derramó lágrimas, la segunda vez el 24 de septiembre recordando su fiesta y la tercera y última vez en Navidad como regalo a su devoción, el 24 de septiembre en la Iglesia de la Merced se celebra cada 24 de septiembre una eucaristía de fiesta, nueve días antes se le reza la novena y al finalizar existe una gran procesión en su honor.
En Potosí, se celebra una solemne y lucida fiesta en su honor, organizada por la Archicofradía de Nuestra Señora de La Merced, institución fundada en 1730 y que llegó a cobijar en el siglo XVIII a 10.000 cofrades.
ICONOGRAFÍA
La iconografía usada para representar a la Virgen de la Merced queda definida a partir del siglo XVI, consistiendo fundamentalmente en el hábito mercedario: túnica, escapulario y capa, todo en color blanco, con en el escudo mercedario en el pecho. Otros elementos recurrentes son las cadenas y el grillete, símbolos también del cautiverio. Normalmente, además del escapulario del hábito, lleva otro pequeño en la mano que ofrece a los fieles.
Suele aparecer tocada con corona de reina, y también con el cetro en la mano derecha. En muchas ocasiones sostiene en la izquierda al Niño Jesús, que también puede llevar un escapulario en las manos.
En ocasiones cobija bajo su capa a un grupo de presos cautivos, pero también a santos, o personas de todas las clases sociales.
Otro modelo iconográfico es el de la Comendadora, sedente en el coro, sin niño ni cetro, con las constituciones de la Orden en una mano.
ESCUDO MERCEDARIO
A lo largo de la historia el escudo mercedario ha sido presentado en mil formas y expresiones. Los hay clásicos, modernos, vanguardistas; todos expresan el hondo compromiso mercedario con la libertad. “No hay mayor caridad que dar la vida por los hermanos”; por eso cuando veas un escudo en un religioso, religiosa o laico, estarás viendo a un comprometido con la liberación y entusiasta devoto de Nuestra Madre, María de la Merced.
El escudo de la Merced es, sin duda, el elemento más identitario de la Orden. Por donde hayan pasado los mercedarios aparece, de una u otra forma, el escudo como signo de su presencia.
LA CRUZ.
Es blanca PLATA, símbolo de inocencia y pureza, sobre fondo rojo SANGRE. Ocupa la parte superior del escudo. En ella va impresa la decisión entusiasta de la Iglesia de apoyar la labor redentora de Pedro Nolasco en el momento de su fundación. Es la cruz de la catedral de Barcelona que el obispo de entonces, Berenguer de Palou, regala a la Orden como expresión de su apoyo a la obra redentora de Pedro Nolasco y de su familia religiosa.
LAS BARRAS.
Son rojas SANGRE, símbolo de amor y caridad y amarillas ORO, símbolo de benignidad y nobleza. Ocupan la parte inferior del escudo. Son las barras de la corona de Aragón. El Rey Jaime I, entusiasta colaborador de la Orden de la Merced, presente en su fundación en la catedral de Barcelona el día 10 de agosto de 1218, regala a la Orden su escudo como expresión de su apoyo a la obra redentora. El escudo se convierte así en pasaporte real más allá de las fronteras a la hora de ir a las redenciones y mostrar credenciales de autoridad. Por eso se verá muchas veces el escudo coronado con la corona real.
LAS 4 BARRAS COLOR SANGRE
En el escudo de la corona de Aragón tienen su origen, según la tradición, en el hecho de que Wilfredo el Velloso, fundador de la dinastía de los Condes de Barcelona, cayó gravemente herido luchando contra los normandos al servicio de Carlos el Calvo, emperador de los franceses entre los años 875-877. Para premiar su valor, Carlos el Calvo le concedió en su lecho de campaña las armas heráldicas a él y a sus descendientes, con ese fin, mojó los cuatro dedos de su mano derecha en la sangre que manaba de la herida y los imprimió sobre el escudo del Conde dejándole marcadas cuatro barras rojas.
NUESTRA SEÑORA DE LA MERCED
PATRONA DE BARCELONA Y DE LOS PRESOS Y TRABAJADORES DE LAS PRISIONES
En los últimos siglos de la Edad Media, los árabes tenían en su poder al sur y el levante español y su vidas en vilo. Los turcos y sarracenos habían infestado el Mediterráneo, y atacaban a los barcos que desembarcaban en las costas llevándose cautivos; a muchos. 
Un alma caritativa, suscitada por Dios, a favor de los cautivos, fue San Pedro Nolasco, de Barcelona, llamado el Cónsul de la Libertad. Se preguntaba cómo poner remedio a tan triste situación y le rogaba insistentemente a la Virgen María. 
Pronto empezó a actuar en la compra y rescate de cautivos, vendiendo cuanto tenía. La noche del 1 de agosto de 1218, Nolasco estando en oración, se le apareció la Virgen María, le animó en sus intentos y le transmitió el mandato de fundar la Orden Religiosa de la Merced para redención de cautivos. Pocos días después, Nolasco cumplía el mandato. Los mercedarios se comprometían con un cuarto voto: liberar a otros más cebiles en la fe quedando como rehenes, si fuera necesario. 
Su misión era la misericordia para con los cristianos cautivos en manos de los musulmanes. Muchos de los miembros de la orden canjeaban sus vidas por la de presos y esclavos. Fue apoyado por el rey Jaime el Conquistador y aconsejado por San Raimundo de Peñafort. 
De este modo, a través de los miembros de la Nueva Orden, la Virgen María, Madre y Corredentora, Medianera de todas las gracias, aliviaría a sus hijos cautivos y a todos los que suspiraban a ella, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. A todos daría la merced de su favor. 
La Virgen María tendrá desde ahora la advocación de la Merced, o más bello todavía en plural: Nuestra Señora de las Mercedes, indicando así la abundancia incontable de sus gracias. ¡Hermosa advocación y hermoso nombre el de Mercedes! 
Nuestra Señora de las Mercedes concedería a sus hijos la merced de la liberación. Alfonso X el Sabio decía que "sacar a los hombres de cautivo es cosa que place mucho a Dios, porque es obra de la Merced". 
Bajo la protección de Nuestra Señora de la Merced, los frailes mercedarios realizaron una labor ingente. Como ingentes fueron los sufrimientos de San Pedro Nolasco, San Ramón Nonato y San Pedro Armengol. Y no faltaron mártires como San Serapio, San Pedro Pascual y otros muchos. El Padre Antonio Quexal en 1406, siendo general de la Merced, dice: "María es fundamento y cabeza de nuestra orden". 
Esta comunidad religiosa se ha dedicado por siglos a ayudar a los prisioneros y ha tenido mártires y santos. Sus religiosos rescataron muchísimos cautivos que estaban presos en manos de los feroces sarracenos. 
El Padre Gaver, en 1400, relata como La Virgen llama a San Pedro Nolasco y le revela su deseo de ser liberadora a través de una orden dedicada a la liberación. 
El culto a Nuestra Señora de la Merced se extendió muy pronto por Cataluña y por toda España, por Francia y por Italia, a partir del siglo XIII. El año 1265 aparecieron las primeras monjas mercedarias. Los mercedarios estuvieron entre los primeros misioneros de América. En La Española o República Dominicana, por ejemplo, misionó Fray Gabriel Téllez (Tirso de Molina). 
Barcelona se gloría de haber sido escogida por Nuestra Señora de la Merced como lugar de su aparición y la tiene por patrona. ‘‘ ¡Princesa de Barcelona, protegiu nostra ciutat!" 
En el museo de Valencia hay un cuadro de Vicente López en el que varias figuras vuelven su rostro hacia la Virgen de la Merced, como implorándole, mientras la Virgen abre sus brazos y extiende su manto, cubriéndolos a todos con amor, reflejando así su título de Santa María de la Merced.
Desde el año 1259 los Padres Mercedarios empezaron a difundir la devoción a Nuestra Señora de la Merced (o de las Mercedes) la cual está muy extendida por el mundo.
Recordemos que a quienes ayudan a los presos les dirá Cristo en el día del Juicio: "Estuve preso y me ayudaste. Todo el bien que le hiciste a los demás, aunque sea a los más humildes, a Mí me lo hiciste" (Mt. 25, 40).
NUESTRA SEÑORA DE LAS MERCEDES DE TUCUMÁN PATRONA Y GENERALA DEL EJÉRCITO ARGENTINO
Tucumán (Argentina), fue fundada por don Diego de Villarroel en 1565, pero el día de Nuestra Señora de las Mercedes de 1685 fue trasladada al sitio actual.
Fundación de Tucumán
Por los muchos favores que la Virgen de las Mercedes dispensó a los tucumanos, el Cabildo en 1687 la nombró Patrona y Abogada de la ciudad.
A ella le acreditan la victoria argentina en la batalla de Tucumán del 24 de septiembre de 1812. En ella se decidió la suerte de las Provincias Unidas del Río de la Plata. Los españoles eran unos tres mil y los argentinos apenas mil ochocientos. Belgrano, el general argentino, puso su confianza en Dios y en Nuestra Señora de las Mercedes, a quien eligió por Patrona de su Ejército.
En la mañana del 24 de septiembre de 1812, día del combate, el general Belgrano estuvo orando largo rato ante el altar de la Virgen. El ejército argentino obtuvo la victoria. En el parte que transmitió al Gobierno, Belgrano hizo resaltar que la victoria se obtuvo el día de Nuestra Señora de las Mercedes, bajo cuya protección se habían puesto las tropas.
IMAGEN QUE SE ENCUENTRA EN EL ORATORIO DEL ESTADO MAYOR DEL EJÉRCITO ARGENTINO
El parte dice textualmente:
'La patria puede gloriarse de la completa victoria que han tenido sus armas el día 24 del corriente, día de Nuestra Señora de las Mercedes bajo cuya protección nos pusimos ".
El general Belgrano puso en manos de la imagen de la Virgen su bastón de mando. La entrega se efectuó durante una solemne procesión con todo el ejército, que terminó en el Campo de las Carreras, donde se había librado la batalla.
Belgrano se dirigió hacia las andas en que era conducida la Virgen las Mercedes, y haciéndola bajar hasta ponerla a nivel, le entregó el bastón que llevaba, poniéndolo en las manos de la Virgen y proclamó a la Virgen de la Merced como Generala del Ejército.
Las religiosas de Buenos Aires, al tener conocimiento de estos actos de devoción, remitieron a Belgrano cuatro mil escapularios de la Virgen de la Merced para que los distribuyera a las tropas. Antes de partir rumbo a Salta, el batallón de Tucumán se congregó frente al atrio del templo de Merced, donde fueron entregados los escapularios, Tanto los jefes como oficiales y tropas los colocaron sobre sus uniformes.
El 20 de febrero de 1813 los argentinos que buscaban su independencia se enfrentaron nuevamente con los españoles en Salta. Antes de entrar en combate, Belgrano recordó a sus tropas el poder y valimiento de María Santísima y les exhortó a poner en Ella su confianza. Formuló también el voto de ofrendarle los trofeos de la victoria si por su intercesión la obtenía.
Con la ayuda de la Madre de Dios vencieron nuevamente a los españoles, y de las cinco banderas que cayeron en poder de Belgrano, una la destinó a la Virgen de las Mercedes de Tucumán, dos a la Virgen de Luján y dos a la Catedral de Buenos Aires.

A partir del año 1812, el culto a Nuestra Señora de las Mercedes adquiere una gran solemnidad y popularidad. En 1813, el Cabildo de Tucumán pide al gobierno eclesiástico la declaración del vicepatronato de Ntra. Sra. de las Mercedes "que se venera en la Iglesia de su religión" y ordena de su parte que los poderes públicos celebren anualmente su fiesta el 24 de septiembre . El 4 de septiembre de 1813 la Autoridad Eclesiástica, por Decreto especial, declara festivo en homenaje de la Virgen el 24 de septiembre.
Después del 31 de agosto de 1843, es declarada oficialmente Vice Patrona, jurando su día por festivo y disponiendo se celebre cada año una Misa solemne con asistencia del Magistrado y que por la tarde se saque la imagen de la Santísima Virgen en procesión, como prueba de gratitud por los beneficios dispensados.
La imagen de Nuestra Señora de las Mercedes de Tucumán fue coronada solemnemente, en nombre del Papa San Pio X, en 1912, al cumplirse el centenario de la batalla y victoria de Tucumán.
El 22 de junio de 1943, el Presidente de la República, General Pedro P. Ramirez, por decreto aprobado el día anterior con sus ministros, dispuso por el artículo 1ro.:
  • "Quedan reconocidas con el grado de Generala del Ejército Argentino: la Santísima Virgen María, bajo la advocación de Nuestra Señora de las Mercedes, y la Santísima Virgen María , bajo la advocación de Nuestra Señora del Carmen".
Los artículos 2,3 y 5 se refieren a la imposición de la banda y faja que corresponde a los generales de la nación. El gobierno Argentino proclama así, solemnemente, ante el mundo, su religiosidad.
El General San Martín también proclamó a Nuestra Señora del Carmen Patrona y Generala del Ejército de los Andes.
En 1945, el Gobierno Nacional designó a la Santísima Virgen de las Mercedes Patrona Principal de la Aeronáutica Militar.
En Santa Fe la imagen se venera en el templo del Milagro, Paraná se venera en la catedral, en Córdoba, en la Iglesia de los Padres Mercedarios, y así en muchos otros lugares.

Oración a la Nuestra Señora de la Merced


Generala del Ejército Argentino
A ti recurrimos, oh Virgen Generala de nuestros Ejércitos, para implorar tu maternal protección sobre esta Patria Argentina.

Te recordamos que aquí se alzó el altar donde se glorificó a Jesús Eucarístico ante el mundo entero; que nuestra bandera se izó en la presencia augusta de tu divino Hijo; que los colores nacionales cruzan sobre tu pecho cual blasón de Generala del Ejército Argentino

Por todo esto te pedimos que protejas a nuestra Patria erigida según los designios divinos y que del uno al otro confín sepan los pueblos honrarla y que al postrarnos ante tu imagen de Virgen Generala resuene esta unánime aclamación:

¡Tu eres la gloria de nuestra Patria. Tú eres la honra de nuestro pueblo! ¡Tu la Generala de nuestro Ejército!.
Tucumán, fue fundada por don Diego de Villarroel en 1565. Pero en realidad se considera que fue el día 1685 en que fue trasladada Nuestra Señora de las Mercedes al sitio actual.

Por los muchos favores que la Virgen de las Mercedes dispensó a los tucumanos, el Cabildo en 1687 la nombró Patrona y Abogada de la ciudad.
.
A ella le acreditan la victoria argentina en la batalla de Tucumán del 24 de septiembre de 1812.

En ella se decidió la suerte de las Provincias Unidas del Río de la Plata.
Los españoles eran unos tres mil y los argentinos apenas mil ochocientos. Belgrano, el general argentino, puso su confianza en Dios y en Nuestra Señora de las Mercedes, a quien eligió por Patrona de su Ejército.

A CONSECUENCIA DE LA BATALLA DE TUCUMÁN

En la mañana del 24 de septiembre de 1812, día del combate, el general Belgrano estuvo orando largo rato ante el altar de la Virgen. El ejército argentino obtuvo la victoria.
En el parte que transmitió al Gobierno, Belgrano hizo resaltar que la victoria se obtuvo el día de Nuestra Señora de las Mercedes, bajo cuya protección se habían puesto las tropas.
El parte dice textualmente: “La patria puede gloriarse de la completa victoria que han tenido sus armas el día 24 del corriente, día de Nuestra Señora de las Mercedes bajo cuya protección nos pusimos “.

El general Belgrano puso en manos de la imagen de la Virgen su bastón de mando.
La entrega se efectuó durante una solemne procesión con todo el ejército, que terminó en el Campo de las Carreras, donde se había librado la batalla.
Belgrano se dirigió hacia las andas en que era conducida la Virgen las Mercedes, y haciéndola bajar hasta ponerla a nivel, le entregó el bastón que llevaba.
.
Poniéndolo en las manos de la Virgen y proclamó a la Virgen de la Merced como Generala del Ejército.
Gral. Belgrano entrega su bastón de mando a la Virgen de la Merced de Tucumán
Las religiosas de Buenos Aires, al tener conocimiento de estos actos de devoción, remitieron a Belgrano cuatro mil escapularios de la Virgen de la Merced para que los distribuyera a las tropas.
Antes de partir rumbo a Salta, el batallón de Tucumán se congregó frente al atrio del templo de Merced, donde fueron entregados los escapularios.
Tanto los jefes como oficiales y tropas los colocaron sobre sus uniformes.
El 20 de febrero de 1813 los argentinos que buscaban su independencia se enfrentaron nuevamente con los españoles en Salta.

Antes de entrar en combate, Belgrano recordó a sus tropas el poder y valimiento de María Santísima y les exhortó a poner en Ella su confianza.
Formuló también el voto de ofrendarle los trofeos de la victoria si por su intercesión la obtenía.
Con la ayuda de la Madre de Dios vencieron nuevamente a los españoles, y de las cinco banderas que cayeron en poder de Belgrano, una la destinó a la Virgen de las Mercedes de Tucumán, dos a la Virgen de Luján y dos a la Catedral de Buenos Aires.

EL CULTO Y LOS HOMENAJES

A partir del año 1812, el culto a Nuestra Señora de las Mercedes adquiere una gran solemnidad y popularidad.
En 1813, el Cabildo de Tucumán pide al gobierno eclesiástico la declaración del vicepatronato de Ntra. Sra. de las Mercedes “que se venera en la Iglesia de su religión” y ordena de su parte que los poderes públicos celebren anualmente su fiesta el 24 de septiembre.
El 4 de septiembre de 1813 la Autoridad Eclesiástica, por Decreto especial, declara festivo en homenaje de la Virgen el 24 de septiembre.

Después del 31 de agosto de 1843, es declarada oficialmente Vice Patrona, jurando su día por festivo y disponiendo se celebre cada año una Misa solemne con asistencia del Magistrado.
Y que por la tarde se saque la imagen de la Santísima Virgen en procesión, como prueba de gratitud por los beneficios dispensados.
La imagen de Nuestra Señora de las Mercedes de Tucumán fue coronada solemnemente, en nombre del Papa San Pio X, en 1912, al cumplirse el centenario de la batalla y victoria de Tucumán.
El 22 de junio de 1943, el Presidente de la República, General Pedro P. Ramirez, por decreto aprobado el día anterior con sus ministros, dispuso por el artículo 1ro:

“Quedan reconocidas con el grado de Generala del Ejército Argentino: la Santísima Virgen María, bajo la advocación de Nuestra Señora de las Mercedes, y la Santísima Virgen María, bajo la advocación de Nuestra Señora del Carmen”.

Los artículos 2,3 y 5 se refieren a la imposición de la banda y faja que corresponde a los generales de la nación. El gobierno Argentino proclama así, solemnemente, ante el mundo, su religiosidad.
El General San Martín también proclamó a Nuestra Señora del Carmen Patrona y Generala del Ejército de los Andes.
En 1945, el Gobierno Nacional designó a la Santísima Virgen de las Mercedes Patrona Principal de la Aeronáutica Militar.

EL HISTÓRICO SANTUARIO DE LA MERCED

En 1950 es inagurado el actual templo de Ntra. Sra. de la Merced, con su estructura monumental, de tres naves, y diseño “Neo Colonial”.

La nave central tiene 10,40 mts. De ancho y las laterales 4,90 mts.. El largo total del edificio-incluidas sacristía y otras dependencias- es de 81 metros.
El templo luce una decoración interior realizada por el pintor italiano Giuseppe “Pippo” Bercetti ( 1912 – 1973 ). A la izquierda están representados los preparativos de la batalla del 24 de Setiembre de 1812.

Se puede apreciar la figura del ilustre prócer General Dn. Manuel Belgrano rodeado por un conjunto de personajes donde el artista buscó represento al mundo social de Tucumán de aquellos tiempos, vecinos pudientes, a pie o a caballo, campesinos con sus familias, soldados, etc.

Llena el friso y tienen como fondo, hacia la salida del templo, el estilo de casas de la época, considerado el sector artísticamente más logrado, por su adecuada distribución espacial, con sus estudios de luces y sombra y armónicos nivel de profundidad.

Hacia el lado derecho se reconstruye el célebre momento donde el Gral. Belgrano, se acerca para entregar la ofrenda de su bastón de mando a la Imagen de la Merced, hecho que se realizo en el mismo campo “de las Carreras” en días posteriores.

Se observa que la Imagen, conducida por tucumanos de distinta extracción social, esta acompañada por el vecindario y eclesiásticos.

Completa ésta bellísima escena detalles de la tropa protagonistas: soldados de infantería y jinetes que regresan al campo de la acción, donde tambien hay heridos.

Todo ello enmarcado en un pasaje convencional, de campo abierto y nubes geométricas, proporcionan el fonde de la escena.

LOS VITRALES

Los vitrales del templo contribuyen, significativamente a proporcionar el ambiente místico adecuado.
Los bocetos fueron realizados por el pintor religioso español Antonio Estruch logrando en cada escena religiosa una delicada armonía convencional, y la combinación de los motivos iconográficos con los ornamentales geométricos.
La técnica utilizada para la construcción y el material de primera calidad que se utilizó, vino a obtener un efecto visual realmente espectacular.

El Santuario de la Merced -sede de la parroquia de la Victoria- fue declarado el 6 de Setiembre de 1928 Monumento Histórico Nacional por el Poder Ejecutivo, Decreto nº 687, siendo presidente el Dr. Federico Alvear y Ministro del Interior José Tamboríni.

Al ser reconstruido totalmente por la generosa contribución de sus Benefactores D. Alfredo Guzmán y su Sra. esposa Guillermina Lestón, pero conservando su antiguo emplazamiento.
La inaguración del templo y Consagración se realizó el 24 de Setiembre de 1950.

El Camarín de la Virgen es Monumento Histórico Nacional por Decreto nº 9.059 dado en Buenos Aires el 5 de Agosto de 1957 por el entonces presidente el General Pedro Eugenio Aramburu.
“La Comisión nacional de museos y de monumentos y lugares históricos convendrá con las respectiva autoridad eclesiástica el modo de asegurar su conservación“ (reza el art. 2º)
Baston de Mando del General Belgrano dado a la Virgen de la Merced de Tucuman.

EX VOTOS DE LOS FIELES E INSTITUCIONES

El Santuario Mariano,conserva ex votos de las luchas por la Independencia Nacional y de los fieles, que expresan la divina intercesión de la Madre de Dios a nuestro pueblo.

En los laterales del Crucero del Santuario, se puede apreciar cientos de ex votos que datan desde la época de las luchas por la Independencia hasta nuestros días.
El valor afectivo y de piedad, como el histórico, realzan la veneración hacia la Divina madre que como patrona acompañó a su pueblo a lo largo varias generaciones.
Bandera Realista del Ejército Español que el Propio Belgrano solicitó al Cabildo de Buenos Aires que se depositara luego de la Batalla de Salta en 1813.
Bandera del Ejército Realista tomada en la Batalla en el Pueblo de Humahuaca 1817 Pcia. de Jujuy ofrenda a la Virgen por el Cabildo de Buenos Aires.

Primera Bandera Nacional de Guerra perteneciente al Histórico ex Regimiento 19 de Infantería ofrendada a la Virgen Generala el 24 de Setiembre de 1957 en un acto que se llevo a cabo al llegar la procesión frente a la Iglesia Matriz.
El emotivo acontecimiento puso de manifiesto en testimonio de gratitud por los Ciudadanos que pasaron por sus Filas entre 31 de Enero de 1907 a 20 de Junio de 1957.

20 de Junio de 1957: El pueblo tucumano obsequió a la Unidad Militar una Nueva Bandera,(por cumplir sus bodas de Oro de la creación) que presidio sus actividades hasta su desactivación en el año 1993.
La Bandera fue Bendecida el por el Obispo Diocesano Monseñor Juan Carlos Aramburu, luego del oficio Religioso de la Santa Misa de Campaña.
Por Primera vez en la historia del juramento de fidelidad a la Patria por los Soldados concriptos, estuvo presente la Venerada Imagen de la Merced que presidio la formación en una tocante ceremonia.

LA IMAGEN HISTÓRICA DE LA VIRGEN GENERALA Y PATRONA DE TUCUMÁN.

El patrimonio actual del templo, tiene como principal exponente, la Imagen de la Advocación, Ntra. Sra. de La Merced, por el valor religioso e histórico, que ella conlleva.
Según la tradición que ha recogido la parroquia, señala que su veneración data desde la fundación de San Miguel de Tucumán de Ibatín (1565 – 1585), y que acompañó a los habitantes de entonces a su actual emplazamiento de la capital de la Provincia.

La Sagrada Imagen que hoy se venera en el Santuario, sede de la Parroquia de la Victoria, es la misma, según el Pdre. Larrouy, que trajeron los Mercedarios cuando se asentaron en Tucumán- fundada la ciudad en los campos Ibatín el 31 de Mayo de 1565.
El traslado, a su actual asentamiento, al márgenes del Río Salí se lleva adelante un 24 de Setiembre 1685, en tiempo del Gobernador D. Fernando Mendoza Mate de Luna y es ella la que preside la gigantesca empresa de movilizar al vecindario que hacía 120 años moraba en las laderas del Aconquija, sobre el río Monteros.

La Imagen en sí, es de las llamadas de vestir de candeleros, netamente colonial y española.
.
O sea está constituida con medio cuerpo, de tamaño más bien pequeño (0.53 x 0.30) y con solo las manos y la cara tallada y pulimentadas.
.
Actualmente está asentada en trípode que le otorga una altura total de 1,45 mts. y un ancho de base de 0,80 cm.

La cara y las manos están trabajadas con la técnica del “encarnado”, de tradición castellana, es decir, con un acabado brillante, que se asemeja a la porcelana.
Tiene ojos de vidrio, pelo y pestañas naturales.
Adornaba su cabeza una delicada Corona, realizada en plata Peruana con 12 estrellas del mismo metal que bordean la parte superior.
Preciosa pieza de orfebrería que atestigua la antigüedad de la Imagen de Mercedes y que lucía en el año 1812 y que hasta 1994 conservaba.

VESTIMENTA DE LA IMAGEN

Se ha documentado a lo largo de diversas épocas confecciones nuevas de su indumentaria.
El vestido de la coronación (1912), es un manto bordado en oro finísimo de relieve en piel de pura seda extra blanco, con dibujo preparado en el Colegio de las Hermanas Esclavas.
Lleva bordado en seda, oro y plata en la caída al fondo el Escudo Nacional; en la izquierda el Escudo de la ciudad de Tucumán.

Atrás, sobre la espalda, bordado en oro el Escudo pontificio y en la inferior, colocado en un medallón el episodio histórico de la entrega del bastón de mando por el General Manuel Belgrano (en la actualidad se lo expone en una lugar destacado del camarín de la Virgen)
Para éste noble fin de se constituyo una Comisión de Damas presidida por la Sra. Mercedes Mañán de Rougés.

Con el transcurrir del tiempo, produjo serios deterioros en el manto que lucía la Imagen desde 1912.
El Cura Párroco de entonces, Pbro. Fernando Fernández Ruiz(1984-1993) encomendó a un grupo de laicos de la Cofradía Mariana, realizar todas las gestiones para confeccionar un nuevo ornamento, que reemplazó al de la Coronación Pontificia y que lo luce en los días de la novena y festividad. Esta réplica fue bendecida el 24 de Setiembre de 1989.

La Prenda es una replica del original y fue realizada en la Comunidad de las Hermanas adoratrices en la Localidad de Liniers, Pcia de Buenos Aires.

El manto está bordado en hilo de oro español a cuyos costados delanteros están pintados en óleo el escudo argentino y el de Tucumán, detrás el emblema del Vaticano y en la parte inferior la histórica escena de la entrega del bastón de mando a la Virgen por el General Belgrano.
Lo complementa una estola blanca de seda natural, con el escudo mercedario enmarcado en palmas de laureles y una túnica de igual material y bordado con delicados motivos en hilos áureos.

ORACIÓN A NUESTRA SEÑORA DE LA MERCED GENERALA DEL EJÉRCITO ARGENTINO.

A ti recurrimos, oh Virgen Generala de nuestros Ejércitos, para implorar tu maternal protección sobre esta Patria Argentina.
Te recordamos que aquí se alzó el altar donde se glorificó a Jesús Eucarístico ante el mundo entero; que nuestra bandera se hizó en la presencia augusta de tu divino Hijo; que los colores nacionales cruzan sobre tu pecho cual blasón de Generala del Ejército Argentino.
Por todo esto te pedimos que protejas a nuestra Patria erigida según los designios divinos y que del uno al otro confín sepan los pueblos honrarla y que al postrarnos ante tu imagen de Virgen Generala resuene esta unánime aclamación:
¡Tu eres la gloria de nuestra Patria. Tú eres la honra de nuestro pueblo! ¡Tu la Generala de nuestro Ejército!.

HISTORIA DE LA VIRGEN GENERALA
HISTORIA DE UNA DEVOCIÓN Parte I

HISTORIA DE UNA DEVOCIÓN Parte II

VISITA DEL PAPA JUAN PABLO II A TUCUMÁN ARGENTINA AÑO 1987.
Fuente:
http://www.corazones.org/maria/mercedes_tucuman.htm
http://www.ordenmerced.org/index.php/es/la-merced/origen
http://www.corazones.org/maria/mercedes_tucuman.htm
http://forosdelavirgen.org/288/nuestra-senora-de-la-merced-tucuman-argentina-24-de-septiembre/

No hay comentarios.:

Publicar un comentario