AQUÍ ENCONTRARÁS, ARTÍCULOS FOTOS Y VÍDEOS SOBRE LA FE CATÓLICA APOSTÓLICA Y ROMANA, DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA, COMENTARIOS DE ENCÍCLICAS, PENSAMIENTOS Y TEXTOS DE SANTOS DIGNIDAD HUMANA, DERECHOS HUMANOS, HISTORIA, EDUCACIÓN VIDEOS MUSICALES CLÁSICOS Y DE TODAS LAS ÉPOCAS.

"Soy un hombre de armas, un guerrero, scout. Paradójicamente, al único de mi especie que admiro, empuñó solamente la palabra, su técnica fue la humildad, su táctica la paciencia y la estrategia que le dio su mayor victoria fue dejarse clavar en una cruz por aquellos que amaba".

“Espíritu Santo, inspírame lo que debo pensar, lo que debo decir, lo que debo callar, lo que debo escribir, lo que debo hacer, como debo obrar, para el bien de los hombres, de la iglesia y el triunfo de Jesucristo”.

Desde La Trinchera Del Buen Combate en Argentina. Un Abrazo en Dios y La Patria.

26 de febrero de 2014

CÓMO DAÑA LA PORNOGRAFÍA A UN ADOLESCENTE

Los adolescentes constituyen un grupo de riesgo, porque tienden a buscar sensaciones nuevas y son los que durante más tiempo se conectan a Internet
¿Te has preguntado alguna vez qué hacen tus hijos en Internet? ¿Sabes si están conectados con amigos o con desconocidos? ¿Conoces cuáles son las web que frecuentan o si los juegos que más utilizan son adecuados para su edad?
Con la llegada de la adolescencia la curiosidad de nuestros hijos sobre temas sexuales es muy grande. Si previamente no hemos sembrado confianza en casa para hablar sobre estos temas o si no nos hemos adelantado, lo más probable es que resuelvan sus dudas directamente con sus amigos o a través de la red.
Esta situación la aprovechan con frecuencia otras personas para hacer negocio con la pornografía, a costa de una etapa tan inestable como la adolescencia
Usuarios expertos, pero inmaduros
Los niños y adolescentes son especialmente vulnerables a la hora de abusar de las nuevas tecnologías; corren el riesgo añadido de acceder a contenidos inapropiados o contactar con desconocidos a través de Internet y las redes sociales. Los padres debemos seguir unas pautas que regulen su uso.
Pero no se trata de prohibiciones que con toda seguridad se saltarán cuando no estemos presentes, más bien debemos ayudarles a saber utilizar de forma responsable "los medios". Poco a poco ellos son los que deben ejercer ese autocontrol, tanto con el uso y el tiempo en internet, como en muchas otras facetas de su vida.
La psicóloga Alicia López de Fez
  • Considera que los adolescentes constituyen un grupo de riesgo, porque tienden a buscar sensaciones nuevas y son los que durante más tiempo se conectan a Internet, además de estar muy familiarizados con las nuevas tecnologías. Son usuarios expertos, pero inmaduros.
Ésta es una de las razones por las que se desaconseja que nuestros hijos tengan un ordenador o una videoconsola en el dormitorio, pues nos resultará más difícil controlar su uso. Por tanto, debemos colocarlos en un espacio común de la casa, donde "no tengan intimidad" para conectarse con quienes quieran y a cualquier hora del día.
  • La experta recomienda que se pacte el tiempo, los días de juego y de navegación por Internet, siempre desde el diálogo y con sentido común. Así, es mejor una hora durante siete días a la semana, que siete horas seguidas un solo día.
Además, no es aconsejable que puedan navegar a su aire ni jugar a cualquier juego. Los padres debemos supervisar los contenidos a los que éstos tienen acceso. No está de más emplear programas que bloqueen el acceso a ciertos contenidos o que dejen el historial de las páginas visitadas.
Adictos a las nuevas tecnologías
En este sentido, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que al menos el 25 por ciento de la población sufre un problema relacionado con el abuso de las nuevas tecnologías. Las adicciones a éstas son un problema grave que puede repercutir de manera negativa al descuidar sus obligaciones o relaciones sociales, según explica Fernando Díez, psicólogo experto en adicciones de Amalajer (Asociación Malagueña de Jugadores en Rehabilitación).
Un adicto a las nuevas tecnologías puede entrar en una espiral de aislamiento, gasto incontrolado, depresión y ansiedad. 
Estas adicciones reciben el nombre de: 
  • "no tóxicas"
  • "sin sustancia"
  •  o "no químicas"
y algunos expertos prefieren denominarlas como:
  • "problemas de abuso, mal uso o dependencia".
De éstas, las más adictivas son:
  • el móvil
  • las videoconsolas
  • e Internet

y como parte de este último
  • la dependencia a las redes sociales
  • al correo electrónico, a chatear
  • a la compra online
  • etcétera. 

Pero además, algunas están asociadas con otro tipo de patología: 

  • el uso abusivo de webs de pornografía.
Contenidos bajo control
La función más básica de un control parental debe ser filtrar los contenidos a los que puede acceder el menor vía el navegador web. Los más básicos utilizan simplemente listas blancas y negras de URLs, que deberemos completar y que, en general, resultan muy poco prácticas: si bloqueamos por defecto todo el tráfico salvo las direcciones de la lista blanca, tendremos que añadir manualmente cada página a mano cada vez que el pequeño nos lo pida.

Controlar los contenidos por los que se puede navegar definiéndolos mediante categorías es la solución más eficiente y cómoda, aunque no todos los controles parentales la incluyen.

Una variante de la anterior es la que permite filtrar por palabras clave (keywords). Así, el control parental analiza todo el tráfico y, tan pronto como detecta una determinada palabra en una URL, título o contenido de página web, bloquea el acceso a la misma. El problema fundamental es que es preciso cargar las palabras en diferentes idiomas y teniendo muy claro lo que queremos bloquear. Esto supone un gran esfuerzo y una eficacia limitada, pues algunas páginas «buenas» podrían contener alguna de las palabras bloqueadas, aunque en un contexto adecuado.
La implantación de una conexión a Internet en prácticamente todos los hogares ha provocado que aparezcan un sinfín de sistemas de control parentalencaminados a regular la actividad en la Red de los más jóvenes.
Aunque en este ámbito es muy frecuente que los servicios sean de pago, cabe tener en cuenta que existen excelentes opciones gratuitas. 
Entre ellas cabe destacar K9 Web Protection, un paquete que tras su instalación y configuración monitorizará y filtrará la actividad en el navegador que tengamos instalado, así como ZipZap Browser, que se ofrece directamente en forma de navegador.
El siguiente paso, y la solución más eficiente, pasa por utilizar un sistema de categorías. Es propio de productos dedicados o de primer nivel, y permiten seleccionar la temática de las webs que permitiremos visitar en base a una lista de categorías que tiene la aplicación. Así, las webs catalogadas en una categoría no autorizada o no catalogadas por la base de datos del fabricante, simplemente se bloquearán, y aquellas que estén dentro de las categorías autorizadas se podrán visitar sin problemas.
Ver pornografía distorsiona su visión de la realidad
Patrick F. Fagan, director del Family Research Council, ha analizado los efectos sociales y psicológicos de la pornografía en su estudio "The Effects of Pornography on Individuals, Marriage, Family and Community".
Patrick F. Fagan
En éste explica cómo los adolescentes que ven pornografía se desorientan durante la fase de desarrollo en la que están aprendiendo a afrontar su sexualidad, justo cuando son más vulnerables a la incertidumbre sobre sus creencias sexuales y sus valores morales.
Contrario al argumento de que la pornografía es un placer inofensivo, Fagan hace referencia a evidencias clínicas que muestran que ésta distorsiona de modo significativo las actitudes y percepciones sobre la naturaleza de la sexualidad.
Si son consumidores habituales de pornografía, los hombres tenderán a poseer una tolerancia mayor hacia los comportamientos sexuales anormales, además de ser un hábito muy adictivo, debido a la producción de hormonas que estimulan los centros de placer del cerebro. Poner límites a la actividad sexual ayuda a los adolescentes mientras maduran a orientar de forma correcta su sexualidad.
"Desgraciadamente el desarrollo de los modernos medios ha derribado estas barreras y ha incrementado la forma en que los creadores de pornografía pueden introducirse en la vida familiar", comenta Fagan.
Puede desembocar en enfermedad mental
De hecho, la pornografía lleva a percepciones distorsionadas de la realidad social: 

  • una percepción exagerada del nivel de actividad sexual de la población general
  • y una estimación que infla la probabilidad de actividad sexual premarital y extramarital
También lleva a una sobreestimación del predominio de perversiones como:

  • el sexo en grupo
  • la bestialidad
  • y la actividad sadomasoquista
"De este modo las creencias que se forman en la mente del espectador de pornografía están bastante lejos de la realidad. Un ejemplo es que la visión repetida de pornografía induce a enfermedad mental en materia sexual", afirma Fagan.
Entre las distorsiones creadas por la pornografía están tres creencias:

  • las relaciones sexuales en la naturaleza son algo recreacional
  • los hombres son en general sexualmente dominantes
  • las mujeres son objetos o mercancías sexuales
En consecuencia, Fagan describe cómo la pornografía fomenta la idea de que la degradación de las mujeres es algo aceptable. Además, puesto que los chicos utilizan la pornografía con mucha más frecuencia que las chicas, su predominio conduce a la idea de que las mujeres son objetos para el sexo o mercancías sexuales.
¿Por qué empiezan?
Aunque nos sorprenda, la edad media de exposición a la primera imagen pornográfica son los 11 años. Si preguntamos a un adolescente cuándo o por qué empezó a ver pornografía, con seguridad que muchos de ellos nos dirán que fue de manera accidental cuando buscaban información por internet, bajaron una película que resultó ser una versión porno de la original, con un videojuego que le compartieron o animado por sus amigos.
Dependiendo de cada uno la reacción a la pornografía será muy diferente, pero todos se ven en mayor o menor medida afectados por ella. Por esta razón es importante hablar a menudo con nuestros hijos y resolver falsas imágenes que puedan haberse creado.
Podemos estar atentos a algunas señales de alarma:

  • descuido en los deberes
  • falta de motivación para estudiar
  • inicio de la masturbación compulsiva
  • dificultades para relacionarse con el sexo opuesto
  • tendencia a formar dependencias difíciles de cambiar
Todo ello como consecuencia de estar expuestos a material pornográfico, creándoles sentimientos

  • de culpa
  • baja autoestima
  • retraimiento social
Además, entre las razones más frecuentes del inicio de los adolescentes en el consumo de pornografía se encuentra:

  • el deseo de experimentación
  • la búsqueda de identidad
  • la presión de los amigos
  • los mitos
  • y una educación sexual deficitaria desde casa
Así la pornografía les "educa" con una visión distorsionada y carente de valores, origen en ocasiones de los conflictos de:
  • sexo
  • de pareja
  • y de familia.
Cuatro etapas del consumidor de pornografía
Dr Víctor Cline - psicólogo clínico y experto en comportamiento de laUniversidad de Utah
El doctor Víctor Cline, de la Universidad de Utah, identifica cuatro etapas de quien consume pornografía:

  • Adicción: el deseo y la necesidad de mirar imágenes pornográficas
  • Escalada: la necesidad de imágenes más explícitas y fuertes para conseguir el mismo efecto
  • Desensibilización: el material que al comienzo era sorprendente y tabú se considera como normal
  • Actuar: tendencia a imitar los comportamientos vistos 
Aunque no todos son igual de vulnerables, el doctor Cline concluye que para algunas personas, la pornografía

  • "es la droga que inicia el camino hacia la adicción sexual".
Consecuencias de cara al comportamiento futuro
Jill. C. Manning
Jill. C. Manning, en su libro "¿Cuál es el gran negocio de la pornografía? Una guía para la generación de Internet", habla sobre los daños que la pornografía produce.

  1. Se trata de algo potencialmente adictivo. Como tal puede obstaculizar la capacidad de una persona para tomar decisiones claras.
  2. Puede distorsionar poderosamente la visión de una persona sobre cuerpos, relaciones y sexualidad.
  3. Lleva a la gente a cosificar a los demás, viéndolos como juguetes sexuales que existen sólo para su propia satisfacción.
  4. Debido a su influencia distorsionadora mina las oportunidades de los jóvenes de tener seguridad en sí mismos, ser felices y crear relaciones duraderas en el futuro.
  5. Afecta, por tanto, su capacidad de ver la vida de forma verdadera, provechosa y sana.
  6. Disminuye la sensibilidad hacia las mujeres, mostrando más agresiones, rudeza y falta de respeto.
  7. Disminuye el deseo de tener hijos y formar una familia.
  8. Aumenta el riesgo de tener dificultades en las relaciones íntimas.
  9. Aumenta el riesgo de abusar sexualmente de los demás.
  10. Aumenta el riesgo de recibir información incorrecta sobre la sexualidad humana.
  11. Aumenta el riesgo de insatisfacción sexual con el/la futuro/a esposo/a.
  12. Aumenta el riesgo de divorcio una vez casado
Aunque la pornografía es casi tan vieja como el mundo, las cuestiones relacionadas con ver material que contenga sexo explícito siguen conllevando verdaderos tabúes en nuestra sociedad. Y desde hace años, se plantea cómo afecta el porno el comportamiento de los individuos que ven películas, revistas u otro tipo de contenidos relacionados con la pornografía.
Templo de Lakshmana. Vista general
En India existen templos con decorados donde se muestra de manera explícita la cópula entre parejas, y en Grecia también se han encontrado jarrones o murales con dibujos eróticos.
¿Por qué entonces, si el sexo es una actividad natural, ver pornografía no está tan bien visto?
¿Es acaso un problema cultural y social, o por contra existen pruebas de cómo afecta el porno a nuestra salud, cerebro o comportamiento sexual?
Gert Martin Hald Profesor licenciado psicólogo y asistente en la Universidad de Copenhague . 
 Sus áreas de investigación son: Sexología, psicoterapia, psicología de la salud, social y psicología de la personalidad.
Un estudio realizado en Holanda entre adolescentes y jóvenes parece indicar lo contrario. Los resultados del trabajo del equipo de Gert Martin Hald y sus colaboradores resuelven varias de las dudas sobre cómo afecta el porno a nuestra mente. Y los resultados son, sin duda, curiosos.
El artículo, publicado en The Journal of Sexual Medicine, muestra la encuesta online realizada a más de 4 mil 600 jóvenes, con edades comprendidas entre los 15 y los 25 años.
Del número total de personas consultadas

  • El 88 por ciento de los varones y el 45 por ciento de las mujeres declararon haber visto material pornográfico en los últimos doce meses. Este contenido, según los adolescentes y los jóvenes, se encontraba a partir de películas, revistas, Internet u otro tipo de material multimedia.
Aunque los investigadores, al analizar cómo afecta el porno al comportamiento de las personas encuestadas, encontraron una relación directa entre ver material con contenido sexual explícito y el deseo de practicar sexo menos convencional, el número de individuos que mostraron esta asociación fue relativamente bajo. De forma más concreta, entre los encuestados, solo un porcentaje pequeño (entre el 0,3 y el 4 por ciento) pareció sentirse afectado en parte por ver pornografía.
Gert Martin Hald 
Ante resultados anteriores, que relacionaban el porno entre adolescentes y jóvenes con conductas sexuales con riesgo, este estudio se inclina a pensar que la práctica de sexo no convencional se asocia más a disposiciones personales previas que a la propia pornografía por sí misma.
Este estudio podría ser interesante a la hora de diseñar políticas de educación sexual entre los más jóvenes, al entender que el consumo de este tipo de contenidos no tiene tanta relevancia como se pensaba. En otras palabras, la gran duda sobre cómo afecta el porno podría estar resuelta: ni provoca problemas mentales ni conlleva a comportamientos sexuales de riesgo.
LOS EFECTOS DE LA PORNOGRAFÍA EN LAS PERSONAS, EL MATRIMONIO, LA FAMILIA Y LA COMUNIDAD
Patrick F. Fagan, Ph.D.
RESUMEN EJECUTIVO
La pornografía es una representación visual de la sexualidad que distorsiona el concepto de un individuo de la naturaleza de las relaciones conyugales. Esto, a su vez, altera las actitudes y comportamientos sexuales. Es una gran amenaza para el matrimonio, a la familia, a los niños y para la felicidad individual. En socavar el matrimonio es uno de los factores en socavar la estabilidad social.
Los científicos sociales, psicólogos clínicos y biólogos han comenzado a aclarar algunos de los efectos sociales y psicológicos, y neurólogos están comenzando a delinear los mecanismos biológicos a través del cual la pornografía produce sus potentes efectos negativos.
PRINCIPALES CONCLUSIONES SOBRE LOS EFECTOS DE LA PORNOGRAFÍA
LA FAMILIA Y LA PORNOGRAFÍA
  • Los hombres casados ​​que están involucrados en la pornografía se sienten menos satisfechos con sus relaciones conyugales y adjunto menos emocionalmente a sus esposas. Esposas notan y están molestos por la diferencia.
  • Uso de la pornografía es un camino a la infidelidad y el divorcio, y es con frecuencia un factor importante en estos desastres familiares.
  • Entre las parejas afectadas por la adicción de uno de los cónyuges, las dos terceras partes experimentan una pérdida de interés en las relaciones sexuales.
  • Ambos cónyuges perciben ver pornografía como equivalente a la infidelidad.
  • Ver pornografía conduce a una pérdida de interés en las buenas relaciones familiares.
EL INDIVIDUO Y LA PORNOGRAFÍA
  • La pornografía es adictiva, y los neurocientíficos están empezando a trazar el sustrato biológico de esta adicción.
  • Los usuarios tienden a ser insensibles al tipo de pornorgraphy que utilizan, se aburren con ella, y luego buscar las formas más perversas de la pornografía.
  • Los hombres que ven pornografía con regularidad tienen una mayor tolerancia a la sexualidad anormal, incluida la violación, la agresión sexual y la promiscuidad sexual.
  • El consumo prolongado de la pornografía por los hombres produce nociones más fuertes de las mujeres como mercancías o como "objetos sexuales".
  • La pornografía genera mayor permisividad sexual, que a su vez conduce a un mayor riesgo de nacimientos fuera del matrimonio y las ETS. Estos, a su vez, dan lugar a aún más las deficiencias y debilidades.
  • Los delincuentes sexuales infantiles son más propensos a ver pornografía con regularidad o de participar en su distribución.
OTROS EFECTOS DE LA PORNOGRAFÍA
  • Muchos adolescentes que ven pornografía se sienten inicialmente vergüenza, confianza en sí mismo disminuido, y la incertidumbre sexual, pero estos sentimientos cambian rápidamente para el disfrute puro con visión normal.
  • La presencia de empresas con orientación sexual perjudica significativamente la comunidad que la rodea, lo que lleva al aumento de la delincuencia y la disminución de los valores de propiedad.
  • Las principales defensas contra la pornografía están cerca la vida de familia, un buen matrimonio y las buenas relaciones entre padres e hijos, junto con la vigilancia de los padres deliberada de uso de Internet. Tradicionalmente, el gobierno ha mantenido un férreo control sobre el tráfico sexual y las empresas, pero en materia de pornografía que se ha desvanecido casi por completo, salvo que la pornografía infantil se refiere. Dado el, individuo masiva deletérea, civil, familia, y los efectos sociales de la pornografía, es hora de que los ciudadanos, las comunidades y el gobierno a reconsiderar su enfoque de laissez-faire.
Autor: Ana Aznar | Fuente: sontushijos.org
http://sontushijos.org/articulos.php?id=7&a=1300
http://fuentesfidedignas.com.mx/review/index.php/principlace/471-afecta-porno-780913#.Uwz2xON5N4Q
http://www.pcactual.com/articulo/laboratorio/especiales/12591/las_mejores_aplicaciones_control_parental.html

No hay comentarios.:

Publicar un comentario