AQUÍ ENCONTRARÁS, ARTÍCULOS FOTOS Y VÍDEOS SOBRE LA FE CATÓLICA APOSTÓLICA Y ROMANA, DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA, COMENTARIOS DE ENCÍCLICAS, PENSAMIENTOS Y TEXTOS DE SANTOS, DIGNIDAD HUMANA, DERECHOS HUMANOS, HISTORIA, EDUCACIÓN, VIDEOS MUSICALES CLÁSICOS Y DE TODAS LAS ÉPOCAS.

"Soy un hombre de armas, un guerrero, scout. Paradójicamente, al único de mi especie que admiro, empuñó solamente la palabra, su técnica fue la humildad, su táctica la paciencia y la estrategia que le dio su mayor victoria fue dejarse clavar en una cruz por aquellos que amaba".

“Espíritu Santo, inspírame lo que debo pensar, lo que debo decir, lo que debo callar, lo que debo escribir, lo que debo hacer, como debo obrar, para el bien de los hombres, de la iglesia y el triunfo de Jesucristo”.

Desde La Trinchera Del Buen Combate en Argentina. Un Abrazo en Dios y La Patria.

6 de noviembre de 2011

SOCIEDADES SECRETAS: MASONES Parte 3 de 7 - LA INICIACIÓN

4.- INICIACION A LA MASONERIA
La instrucción masónica no se recibe en el primer grado sino que se va dando poco a poco a medida que se pasa de un grado a otro. Para este tránsito es preciso permanecer algún tiempo en e grado inmediato inferior y distinguirse por la conducta masónica, de tal modo que inspire confianza suficiente para hacerle la revelación de los secretos masónicos. Precisamente los numerosos grados que constituye la jerarquía masónica tienen por objeto:
- Proceder a eliminaciones sucesivas, dejando en las filas inferiores a los adeptos de quienes no se deban esperar más que insignificantes servicios, y elevar, en cambio, a los grados superiores a los hombres inteligentes y resueltos capaces de acrecentar el poder de la masonería.
- Formar bien a los elegidos, escogidos por selecciones progresivas, para los papeles que estén llamados a desempeñar. Los masones de grados inferiores desconocen en realidad lo que es la masonería en todo su ser y sus secretos, constituyendo un principio fundamental de la masonería el de que nada puede revelarse a un profano, considerándose profano no sólo a quien no ha ingresado en la masonería, sino también al masón de grado inferior en relación con lo que pasa en el grado superior.
a.- Captación de candidatos. Proselitismo
Uno de los caracteres de la masonería es el proselitismo, es decir, poder captar cada vez más y más, los más cualificados y mejores candidatos de la sociedad a la masonería. Esta especie de apostolado de captación lo llevan con mucha exigencia y rigurosidad. No proponen a cualquiera ser masón. Estudian y observan muy bien al posible y probable candidato. Tienen preferencia por las personas cualificadas, profesores de universidad, ingenieros, médicos, políticos, abogados, economistas, jueces, fiscales, militares, personas de todas las profesiones liberales, técnicos cualificados, etc., pero todas ellas eminentes en su profesión y a ser posible con muy buena fama en el lugar donde viven y trabajan.
J. Truth, da una serie de reglas para la conquista de nuevos adeptos. Según estas reglas, el masón, cuando conozca que algún individuo es capaz de ser atraído y en especial se le une una estrecha amistad, debe de empezar hablándole de la masonería indirectamente, como por casualidad, como si hiciera un comentario simple, procurando insinuarse con suavidad, sondeando sus disposiciones y conociendo su criterio, empleando ciertos rodeos para desvanecer las ideas contrarias que pueda abrigar el posible candidato, aunque sin manifestar gran interés en corregirlas. Pasado un poco de tiempo le manifiesta que ha oído decir que la masonería es una institución muy benéfica y altruista, filosófica y progresista, que en ella desaparecen las diferencias de nacimiento, posición social, capacidad económica, diversidad de opiniones e incluso de creencias, viviendo todos los masones bajo un nivel de perfecta igualdad; que un masón encuentra en cualquier parte del mundo hermanos dispuestos a socorrerle y apoyarlo, etc, etc, y se termina proponiendo el ingreso en la masonería.
b.- Iniciación a la masonería. Grados
Si acepta la propuesta de ser masón, ésta se le formula de una manera muy discreta y totalmente secreta en la logia a la que pertenece y se somete su aprobación a votación libre de todos los individuos presentes; si hubiese un solo voto en contra, se suspende la iniciación por tres meses, al cabo de los cuales puede volverse a hacer la propuesta; una vez aprobada ésta, se hacen por tres individuos de la logia informaciones secretas acerca de la conducta del candidato, y en vista de ellas se vuelva a votar; si hubiere motivos para rechazar el ingreso se hace saber esto a todos los cuerpos masónicos, a fin de que el rechazado no pueda introducirse en ninguno de ellos.
Grado 1º. Aprendiz
Si la propuesta del nuevo candidato se acepta en la votación posterior a las informaciones se fija el día para la recepción del candidato, siendo en la fecha señalada conducido éste a la logia por una persona desconocida (nunca, en general, por la persona que le hizo la propuesta). La conducción hasta la logia se hará de la manera más secreta posible. Una vez en el local, se introduce al candidato en la cámara de las meditaciones, que está débilmente iluminada, revestida de negro, rodeada de despojos funerarios y con inscripciones tales como:
"Si das algún valor a las distinciones humanas, abandona este lugar porque en él son desconocidas". "Si vienes impulsado por una vana curiosidad, o por otro móvil aún peor, retírate, no trates de disimular, porque penetramos tus intenciones". "¿Siente tu alma terror? Pues, retírate, porque sólo un espíritu fuerte puede soportar las pruebas a que has de ser sometido". "¿Te hallas dispuesto a sacrificar hasta tu vida en aras del progreso humano?".
El candidato debe de otorgar en esta cámara secreta su testamento y contestar por escrito a varias preguntas en las que se sondean sus ideas religiosas, morales y políticas. En algunas logias hay varias cámaras que el candidato recorre sucesivamente. En tanto que medita y escribe, la logia se halla reunida. Llegado el momento de la iniciación, un masón, con el rostro cubierto, despoja al candidato de las armas y metales (monedas, alhajas, medallas, etc.) que lleva consigo. recoge su testamento y respuestas que se le han formulado y las lleva al Venerable, que las lee y abre discusión sobre ellas. Caso de encontrarse aceptables, el candidato es conducido con los ojos vendados a la puerta de la logia, haciéndose llamar a ella. 
Estableciéndose el siguiente diálogo ritual:
"Venerable", dice el primer celador: "llaman profanamente a la puerta del templo"
"Ved quién es", contesta el Venerable
El primer vigilante comunica esta orden al guarda interior, que la ejecuta, y al hermano que acompaña al neófito dice:
"Es un profano que desea ser iniciado en nuestros secretos"
Después que el neófito manifiesta su nombre, edad, naturaleza, estado, religión, profesión y domicilio, de modo conforme con la filiación que tiene el secretario, el venerable da orden para que sea introducido en el taller, a la cual el guarda interior abre las puertas, y el masón que acompaña al neófito, entra con éste y dice:
"Ahí os lo entrego, ya no responde de él", a cuyas palabras los dos expertos se apoderan del profano y le conducen cerca del Oriente, preguntándole el Venerable por qué ha ido allí, quién le ha conducido, quién le ha hablado de la masonería y si le han contado algo de lo que pasa en ella, así como le hace un examen de filosofía y moral, volviéndole a preguntar finalmente si persiste en la idea de hacerse masón, y en caso de contestar afirmativamente, los dos expertos le conducen a realizar los "tres viajes".
Terminada las pruebas, o contestadas satisfactoriamente las cuestiones, el neófito debe de prestar juramento, conforme a un modelo que lee el Secretario, de guardar el silencio más absoluto sobre todos los secretos de la francmasonería, no diciendo ni escribiendo nada de lo que viere u oyese, socorrer al masón en peligro o en la desgracia, conformarse con los estatutos generales de la Orden y con los reglamentos particulares de la Logia y ejecutar fielmente lo que sea prescrito.
Prestado el juramento, se conduce al profano entre las columnas, anunciándole el Venerable que le va a ser concedida la luz al tercer golpe de mallete, a partir del altar. Al sonar el tercer golpe se le quita la venda de los ojos y se encuentra rodeado de espadas o puñales, diciéndole entonces el Venerable, que aquellas armas que le amenazan el pecho son imagen del remordimiento que le desgarrará el alma si algún hace traición a la sociedad y a los masones. Después de esto el Venerable le abraza, instituyéndole "aprendiz - masón", esto se lo comunica por medio de los Hermanos 1º y 2º Vigilantes, las palabras, señales y toques del "grado de aprendiz", e invitándose a los concurrentes a que le reconozcan como masón e individuo de la Logia, pasando el neófito a sentarse en el grupo o columna del Norte, y dirigiéndole el orador un discurso en el cual le expone algunos principios generales de la masonería, inculcándole el desprecio a las supersticiones y al fanatismo religioso, y le explica algunos símbolos y atributos masónicos.
A continuación se le dice que la masonería tiene a su cargo una gran obra para la que se necesita el concurso de todos los hermanos esparcidos por todo el globo, y como instrumentos apropiados para la ejecución de esta obra se le presentan una escuadra, un compás y una piedra tosca, diciéndole, que por lo pronto su obligación es desbastarla hasta convertirla en material apropiado para la construcción, todo ello con sentido simbólico. La iniciación obliga al pago de una determinada cantidad de dinero en concepto de derechos.
Grado 2º. Compañero
En el grado de compañero se pone a éste en las manos un martillo y un escoplo, se le explican los órdenes de la Arquitectura y se le excita a instruirse en las ciencias exactas para que en su día pueda instruir en ellas a los menos adelantados; también se le enseña a practicar la virtud.
Grado 3º. Maestro
Mayor importancia tiene el grado de maestro. En él, en Venerable le cuenta al recipiendario la leyenda o tradición de Hiram, en la cual se indica el origen de la masonería y de sus diferentes grados, así como algo que sirve de base para los grados siguientes. Esta leyenda de Hiram es un símbolo y un motivo para, explicándola, instruir al nuevo maestro en las doctrinas masónicas y sondear sus pensamientos e ideas. Para ello el Venerable explica la recipiendario que el pasado de Hiram era un misterio e Hiram un personaje no menos extraño que sublime, cuyo genio le colocaba por encima de todos los hombres, que se inclinaban ante su misteriosa influencia, y cuya despejada frente reflejaba al mismo tiempo el espíritu de luz y el genio de las tinieblas. Después interviene el Orador que sigue narrando la yenda de Hiram dentro de una complicada serie de datos y circunstancias. Acabada esta instrucción larga y complicada el Orador hace notar al recipiendario que la interpretación que le ha dado el Venerable es de tipo político, la intervención del Orador ha sido la primera parte de tipo científico y la segunda parte de tipo filosófico. Después se le invita para que reflexione acerca del grado que va a tomar (maestro) y en la próxima "tenida" (que se celebra dentro de un mes y a la que asisten masones de los más altos grados) manifieste sus impresiones y las enseñanzas que hay sacado de la leyenda de Hiram. De la manera como se exprese el nuevo maestro depende que llegue, o no, a los grados superiores de la masonería.
Grado 4º
Es una ampliación del grado 3º, en el que se enseña a despreciar las reprensiones de la conciencia, originadas por una educación cuya base fueron las preocupaciones y supersticiones, y se hacen algunas consideraciones sobre el honor, la virtud en general y la justicia entendida en el sentido masónico, que es opuesta a la que dan los profanos.
Grado 5º
Se enseña al aspirante que los verdaderos nombres de los asesinos de Hiram son los de Stequín, Ortefut y Abbibala, este último es el principal.
Grados del 6º al 8º
No tienen gran importancia, siendo una prolongación del 3º, hasta el 8º.
Grado 9º
Este grado 9º tiene mucha importancia, tanto por su simbolismo, como por las enseñanzas que se dan al iniciado. La descripción completa del ritual es muy larga y compleja, haciendo una síntesis apretada diremos lo siguiente: La Logia representa el Palacio de Salomón con colgaduras negras. En el estrado hay dos tronos y delante de ellos un altar cubierto con un tapiz rojo, sobre el que hay un puñal, un compás, un libro del Antiguo Testamento, abierto en el libro de la Sabiduría; un mallete (mazo de madera) y una cinta, o cordón. El Presidente (Muy Sabio o Muy Soberano) representa a Salomón y se sienta en el trono de la derecha. El Vicepresidente representa al rey de Tiro, ambos llevan corona y el segundo un puñal y un peto con la divisa "Vincere aut mori" (vencer o ser muerto). Entra en la "cámara de las reparaciones", en el que figura una máxima: "El crimen no puede dejar de ser castigado. La conciencia es un juez inflexible. Sin orden legítima, la venganza es criminal".
Sigue un ritual muy largo y complejo, en la que el iniciado avanza hasta el trono con nueve pasos (tres de aprendiz, tres de compañero y tres de maestro), llegado a él pone la rodilla derecha en tierra, la mano derecha sobre la Biblia y la mano izquierda sobre el compás y el mallete. Salomón le coloca el puñal en la frente y el Hermano Intimo la espada en la espalda, haciéndole notar el primero que si los engaña le espera el rigor del suplicio, y ordenándole que repita el "juramento de maestro elegido de los nueve", que el Muy Soberano le dicta, en el cual el aspirante jura por su honor no revelar jamás los nuevos secretos, cumplir escrupulosamente sus obligaciones a costa de su sangre en cualquier parte que sea, y matar a los hermanos traidores y que, de lo contrario, sea la muerte más afrentosa la expiación de su perjurio, sus ojos privados de la luz con el hierro candente, su cuerpo presa de los buitres y su memoria execrada por los hijos de la viuda en toda la Tierra.
Sigue el ritual, lleno de símbolos y de actos rituales en el que el Hermano Intimo guía al aspirante, bebe un vaso de agua de la fuente, toma una lámpara, y armado con un puñal da algunas puñaladas a un muñeco en posición dormido, coge la cabeza del muñeco por los cabellos y con ella y el puñal levantado vuelve a la "cámara del consejo", colocando la cabeza y el puñal encima del altar y queda arrodillado. Salomón le reprende por haber matado, pero los asistentes, rodilla en tierra, piden perdón para él diciendo que lo hacho obligado por su celo. Salomón le concede el perdón, y ordenando al aspirante que se levante (lo que hacen también los allí presentes), le dice que todo lo que acaba de hacer es una imagen de las obligaciones que desde entonces contrae con la masonería. En recompensa de su celo le entrega el mandil del grado 9º (que representa el luto de los elegidos por la muerte de Hiram) y un par de guantes blancos (representativo de que sólo la inocencia tiene tristezas sin remordimientos), comunicándole las señales, toques y palabras del grado 9º, con las que el aspirante se da a conocer a los presentes, declarándosele acto seguido como maestro elegido de los nueve (Grado 9º), entregándosele el puñal y el cordón del grado, diciéndole que el puñal se le confía para castigar la traición, defender a sus hermanos masones y vengar el crimen.
Finalmente tiene lugar un diálogo entre el rey de Tiro y el Hermano Intimo, explicando y enseñando que: "la traición no debe de quedar impune; la venganza es un acto de virtud cuando es mandada por un poder legítimo (el poder masón); la conciencia de un masón es inflexible, y el Gran Arquitecto de Universo su único Juez"; que al lugar de la venganza se llega por caminos obscuros, por sendas desconocidas y a favor de las sombras de la noche; que el castigo del traidor no se ha de hacer a la luz del día, y sí de una manera discreta, sin que los ejecutores de la venganza se conozcan unos a otros.
Grado 10º
La iniciación en el Grado 10º tiene lugar en capítulo de los "Elegidos de los Quince", cuyo presidente continúa representando a Salomón. La principal ceremonia consiste en atravesar el aspirante, de una puñalada, a una figurada cabeza cortada que representa la de un traidor. La enseñanza estriba en ampliar la leyenda de Hiram.
Grado 11º
Es recapitulación de los dos grados precedentes. El presidente del capítulo, que continúa representado a Salomón, escoge 12 masones, a quienes confía simbólicamente el gobierno de las 12 tribus de Israel; la consagración en este grado es recibida entre tres cabezas empaladas.
Grado 12º
El capítulo sigue presidido por Salomón, y la instrucción que se da al nuevo Maestro Arquitecto es relativa a la organización administrativa de las 12 tribus de Israel y a los medios para proporcionar recursos económicos a la masonería. También se le instruye acerca del Gnosticismo, presentando a la Gnosa como encarnadora de la ciencia y el progreso en oposición a la fe, y como la filosofía propia de la masonería, ya que, según ella, existen dos principios divinos (dualismo maniqueo), siendo Dios un ser sobrenatural e invisible que se manifiesta por vía de emanaciones , una de las cuales es el "Demiurgo" o Arquitecto del Universo que organiza la Tierra con el concurso de otra emanación divina, hostil al principio del bien, añadiendo el Gran Maestro de la Logia que, según los expertos doctores del gnosticismo, existió una doctrina secreta, que uno de los Apóstoles transmitió a un pequeño número de iniciados, con arreglo al cual debe de interpretarse el Antiguo Testamento, que los Apóstoles del Cristianismo no comprendieron a su Maestro, y sus discípulos han alterado los textos que les dejaron.
Grado 13º
Este grado versa sobre el encuentro del "Nombre Indecible", que es el verdadero nombre del Ser Supremo, y que Enoch escondió debajo de nueve arcos grabado en un delta, o triángulo equilátero de ágata, y dos columnas, una de mármol y otra de bronce; en la primera de las cuales estaba explicada la pronunciación de la palabra indecible. Los recipiendarios de este grado deben de descender de tres en tres a un subterráneo figurado donde han de hallar el delta y la columna de bronce con el Nombre Indecible (mas no su pronunciación), el que, después de varias ceremonias, resulta ser el nombre de Jehová, o Dios de Israel.
Grado 14º
El rey Salomón continúa presidiendo el capítulo. En el Norte de la Logia se coloca una mesa con 12 panes, que representan a los panes de la proposición, y a la izquierda de la entrada, un arca que figura ser la de la Alianza del Antiguo Testamento. La enseñanza de este grado 14º es la pronunciación del Nombre Indecible, que se perdió al perderse la columna de mármol en la cataclismo del Diluvio universal, pero que Dios reveló a Moisés y éste grabó en una medalla de oro que depositó en el Arca de la Alianza. Tal pronunciación, según los masones, es HIHHOH (con las haches muy aspiradas).
Grado 15º
En este grado se cuenta la liberación de los judíos en la cautividad de Babilonia, tal como se narra en la leyenda de Hiram.
Grado 16º
Se continúa la enseñanza del anterior grado y se representa a los israelitas luchando en vano para vencer a los samaritanos. La enseñanza que se desprende de este grado es la de que la igualdad humana produce la libertad e independencia de la naciones, como fruto de reuniones históricas o territoriales, y como consecuencia inmediata, que los derechos e intereses generales de la humanidad no pueden ser limitados por las fronteras.
Grado 17º
Tiene un marcado carácter gnóstico. En él se declara que a consecuencia de la toma de Jerusalén por los romanos (año 70 d. Cristo), los israelitas dejaron Judea para ir en busca de un lugar donde se respetasen los derechos del hombre; mas no encontrándolo, fundaron las sociedades secretas de los Terapeutas, Escoceses, y los Juanistas. Estos últimos eran los verdaderos discípulos de Juan de Pathmos y fieles a la Gnosa (Caballeros de Oriente), los cuales mantenían en toda su pureza el culto al Gran Arquitecto, y que cuando los Cruzados cristianos (Caballeros de Occidente) llegaron a Palestina (antigua Judea) comunicaron a algunos de éstos sus misterios, constituyendo entre la Orden del Temple, a la que se presenta perseguida y calumniada por la tiranía, deduciéndose como consecuencia de esta enseñanza la importancia del derecho de reunión en orden a la fraternidad.
Esto explica el nombre de Caballeros de Oriente y Caballeros de Occidente que llevan los admitidos a este grado.
Grado 18º
Es uno de los más importantes y en este grado algunos pretenden ver al tránsito de masonería judía a la masonería cristiana (aunque no hay tal masonería cristiana, en el sentido auténtico de la palabra, esto lo veremos al final de la exposición).
El presidente del capítulo representa a Herodes. El recipiendario jura sobre una espada acostumbrar su brazo a defender a sus hermanos. El Orador (Caballero de la Elocuencia) y el Presidente del capítulo pronuncian discursos de sabor materialista y panteísta, y el segundo explica el sentido de la palabra "INRI" diciendo que no puede aceptarse el sentido de "Jesús Nazareno, rey de los Judíos", ya que Jesús no fue tal Rey (más se le presenta a Jesús, como un judío ordinario, conducido a Jerusalén por Rafael), sino que INRI quiere decir: "Igne Natura Renovatur Integra", (por el fuego, la naturaleza es renovada íntegramente). Después de la iniciación y precedida de diversas ceremonias, tiene lugar una imitación de la institución de la Eucaristía. En ella el Muy Sabio o Presidente hace la señal del índice, que es la del grado 18º, sobre el pan y el vino, después de invocar al Gran Arquitecto del Universo para que el pan sirva de fuerza y salud, y el vino como símbolo de la inteligencia para elevar el espíritu. Entrega el pan repartido en dos trozos, de los que gusta, al Caballero de la Elocuencia uno, y al Maestro de Despachos el otro, diciéndoles: "Tomad y comed, dad de comer al que tiene hambre". Hace otro tanto con el vino, en dos copas, gustando de ellas y diciendo: "Tomas y bebed, dad de beber al que tiene sed". Circúlese el pan y el vino entre todos los presentes colocados alrededor de una mesa, dando cada uno un bocado en el pan y pasándolo al vecino, lo mismo hacen con la copa de vino. Lo que queda del pan y del vino es recibido por el Gran Maestro de Ceremonias, quien lo echa en unos braseros colocados en la parte occidental de la mesa, diciendo: "Todo está consumado".
Finalmente, circula entre todos la palabra sagrada y el toque misterioso, y enlazándose unos a otros forman la "cadena de unión" (cuerpo contra cuerpo y pasando el brazo de uno por la cintura del vecino), dándose un beso fraternal. Según algunos autores especialistas en masonería, los estatutos de los Caballeros Rosa-Cruz prescriben que se celebre durante la noche del Jueves al Viernes santo una cena ritual, en la que la asistencia es obligatoria para todos los miembros del capítulo residentes en la población donde éste se halle establecido y en 25 kms a la redonda. En esta cena se observa el ritual de la pascua judía. El Muy Sabio sirve a los Caballeros un cordero, cuya cabeza y patas arroja al fuego, así como los restos de lo que de él queden. La mesa debe de estar dispuesta en forma de cruz cristiana y el cordero puesto en su centro, vuelto de espaldas y separadas las patas delanteras. A continuación tiene lugar el banquete, del que todos participan, los restos son quemados.
Grado 19º
Es el primer grado de los filosóficos, la reunión y las logias toman el nombre de "Areópagos", o, "Consejos". En este grado se habla al aspirante de la conquista de la Jerusalén celeste para aplastar a la mentira, a la bajeza y a la intolerancia, a fin de que no surta efectos de prohibición impuesta por Adonai a nuestros primeros padres, de comer de la fruta del árbol del bien y del mal.
Grado 20º
El Areópago está presidido simbólicamente por el Rey Asuero y el candidato vuelve a representar a Zorobabel y a disertar sobre la necesidad de dar libertad al pueblo hebreo.
Grado 21º
Cuando llevaba el título de Patriarca Noaquita, el jefe de la logia representaba un descendiente de Phaley, arquitecto de la torre de Babel. (Después viene una leyenda difícil y compleja). Parece ser que la significación de este acto es conmemorar y declarar injusta la confiscación de bienes de que fueron objeto los judíos a través de la historia.
Grado 22º
El jefe de la logia vuelve a representar a Salomón, aplaudiéndose la conducta de aquellos que abandonan los principios opuestos a la masonería, abrazando los principios de ésta, como los que pusieron en mano de los compañeros del maestro Hiram a los asesinos de éste.
Grado 23º
El presidente representa a Aarón con el título de Gran Santificador, llevando el traje que usaban los pontífices israelitas. Los demás miembros reciben el nombre de levitas. El recipiendario representa al hijo de Hiram, quien pide venganza por la muerte de su padre; el ceremonial es semejante al empleado por los sacerdotes hebreos para el ceremonial de los sacrificios que se verificaban en el Templo de Jerusalén, incensándose el triángulo donde se ha inscrito el nombre de Jehová. El Orador en su discurso habla de Moloch y del culto de los tirios y dice al hijo de Hiram que su es preciso sacrificar hombres para vengar la muerte de su padre, no serán sacrificados los esclavos ni los prisioneros de guerra, sino los traidores, hipócritas y viciosos.
Grado 24º
El graduado debe asegurar que no ha tenido parte en el asesinato de Hiram; que ha trabajado en la construcción del templo y que desea hacer progresos. Según los rituales modernos, en este grado se explica el gran símbolo que representa el doble triángulo de Salomón, en el que se ven a los dos ancianos de la cábala, al macro-prosopio y el micro-prosopio, el dios de la luz y el de los reflejos, el misericordioso y el cruel, el Jehová blanco y el negro.
Grado 25º
Está dedicado a conmemorar la serpiente de bronce que curó a los israelitas de la peste que padecieron en el desierto por su rebeldía. En la logia se representa el Monte Sinaí, y el delta con el nombre de Jehová en medio de una zarza ardiendo, apareciendo la serpiente simbólica sobre la cima del monte enroscada en una cruz. El Orador manifiesta que este grado 25º fue establecido por unos Caballeros que en la Cruzada de Palestina dieron libertad a varios israelitas cautivos, y en agradecimiento de lo cual éstos les enseñaron la tradición de la serpiente de bronce, en virtud de lo cual aquellos Cruzados abandonaron sus errores y se convirtieron al culto del verdadero Dios. La enseñanza que de esto se desprende es que hay que dar al pueblo la libertad, como los Cruzados se la dieron a los israelitas, para lo cual hay que romper las cadenas del despotismo.
Grado 26º
Insiste en la necesidad de libertar al pueblo oprimido, para lo cual es preciso elevarse sobre las preocupaciones, supersticiones y falsas doctrinas, a fin de dominar en las tres regiones celestes de la inteligencia, la conciencia y de la razón, correspondientes a las necesidades políticas, sociales y materiales de la humanidad. En este grado 26º se hace sufrir al aspirante varias pruebas pesadas, en compensación de las cuales se le aparece una mujer que representa la Verdad sin velos.
Grado 27º
Es una reproducción de las ceremonias secretas que precedían a la admisión de los Caballeros Templarios, en la época de la claudicación de esta Orden de Caballería, y destinado a conmemorar la sentencia que los condenó.
Grado 28º
Es una continuación del anterior grado con una serie de exigencias para más ligarle a los planes de la masonería.
Grado 29º
Consiste en una serie de ceremonias por las que fueron acusados los Templarios. El graduado es introducido inmediatamente sin ceremonia. El Orador acúsale de ser templario, y el Patriarca (título del presidente de la logia), le amenaza con entregarle a la venganza mortal de los Grandes Escoceses de San Andrés; el recipiendario debe, a pesar de ello, declararse afecto a la Orden del Temple y dispuesto a defender su memoria, en vista de lo cual se le confía la bandera de dicha Orden, la que finge defender de tres enmascarados que se la quieren robar. El neófito debe de jurar después defender hasta la muerte cualquier puesto que le sea confiado y luchar sin tregua ni descanso contra toda usurpación de poder, ya sea civil, militar, o religioso. A continuación el Orador exhibe el ídolo "Baphomet", explicando la significación de sus atributos en la forma que ya hemos indicado, siendo después dicho ídolo paseado procesionalmente por la sala y los pasillos de la logia, como símbolo sagrado de la Naturaleza, debiendo el graduado inclinar ante él la Bandera del Temple, y lanzándose finalmente anatema contra todo el que se atreva a condenar a sus adoradores.
Grado 30º, o de Caballero de Kadosch (santo)
Tiene por objeto recordar la muerte de los Templarios. El Consejo ha de contar con 12 miembros. Para la iniciación debe el aspirante, cuyos ojos están vendados, dar muerte a un cordero que se le dice ser un masón traidor a la masonería. Además, en una de las salas se figura un sepulcro rodeado de guardias, en el que se tiende uno de los Caballeros de Kadosch, quien, en el momento de entrar el recipiendario, debe de incorporarse protestando, de que se turbe su reposo, y dejando la habitación a obscuras, salir de ella sin que el graduando lo note, para que, viniendo el presidente del Consejo provisto de una nueva luz, levante el sudario que se oculta dentro del sepulcro, exclamando: ¡Vacío!.
Según los rituales masónicos este sepulcro representa el sepulcro de Jacob Molay, el último Gran Maestre de los Templarios. Se dice, también, que el neófito debe de herir a puñaladas una cabeza coronada con una tiara, prosternarse ante el triángulo, quemar incienso sobre el altar y rezar la oración a Lucifer. Otros autores cambian de ritual, dicen que debe escupirse y pisotear un crucifijo, recitando una oración a Lucifer. Terminado este ritual el recipiendario recibe un puñal como arma de la justicia y de la verdad y debe prestar juramento irrevocable de sostener, cueste lo que cueste, los principios de la Orden, etc.
Grado 31º
Desde el grado 30 en adelante cesa el simbolismo, debiendo interpretarse las enseñanzas en sentido literal. Según se advierte al que recibe el Grado 31. Los masones pertenecientes a este grado son los Inspectores e Inquisidores de la masonería, y a ellos corresponde, constituidos en tribunal, fallar los procesos masónicos, en los que hoy es como máximo la pena de deshonor perpetuo, especie de persecución continua que dura lo que dura la vida de la víctima.
Grado 32º
En este grado se revela el secreto real. En el centro de la sala del Gran Consejo, alumbrada con 81 luces, aparece el campamento de los Príncipes del Real Secreto, que tiene la forma de una cruz de cinco brazos, rodeada por un círculo inscrito en un triángulo equilátero, el que lo está a su vez en un pentágono, éste en un heptágono y éste en un polígono de nueve lados, suponiéndose que este ejército espera el momento de dar un asalto definitivo para apoderarse de Jerusalén y reedificar el Templo de Salomón, esperando sólo para ello la concentración definitiva. El presidente del Consistorio (llamado Soberano de los Soberanos) dice al recipiendario que ya se han realizado tres de éstas: la primera con la rebelión de Lutero, la segunda con la proclamación de la soberanía del pueblo en la América del Norte y la tercera con la proclamación de los derechos del hombre en la Revolución Francesa. La cuarta y la quinta no se han realizado todavía.
Grado 33º
Grado último, y más alto de la masonería. El presidente del Supremo Consejo representa, como en los anteriores a Federico de Prusia. En el centro del dosel, encima del sillón del presidente, campea el triángulo con la palabra Jehová en hebreo. Al pie de la escalera, que conduce al estrado presidencial y algo separado de ella, se coloca el altar de los juramentos, pedestal cuadrangular cubierto con un paño rojo (carmesí), sobre el cual se coloca la Biblia del Antiguo Testamento, abierto por el Libro de la Sabiduría, y una espada colocada en la línea horizontal.
El aspirante, después de algunas fórmulas, debe prestar el siguiente juramento:
"Yo, Nombre y apellidos ............................ Caballero de Kadosch, Príncipe de Real Secreto, empeño solemnemente mi palabra de honor y sagrada, juro y prometo sinceramente sobre este libro que considero verdaderamente "como la palabra sagrada del Ser Supremo Eterno" que es el Muy Poderoso y Arquitecto del Universo, juro, aquí en su misteriosa presencia, y en presencia del Supremo Consejo del Grado 33, que no revelaré jamás, ni directa ni indirectamente, los secretos y misterios del grado sublime que estoy dispuesto a recibir, ni ninguno de los que ya he recibido, excepto a un igual Soberano Gran Inspector General que lo hubiese recibido legalmente. Además, juro seguir estricta y religiosamente los Estatutos particulares, Constituciones y Reglamentos secretos del Grado 33, y cumplir todos los deberes de Gran Inquisidor General, diligente y fielmente, sin parcialidad, favor o afección. Juro que adoraré al solo verdadero Dios vivo, quien nos protege del modo y en la forma que creo, según mi conciencia, serle agradable, y arreglar mi conducta según sus mandamientos. Juro, y prometo todas esas cosas sin equívoco ni reserva mental, ni aún con la esperanza de ser en el porvenir dispensado o relevado por un poder cualquiera que sea, bajo las siguientes penas que me impongo a mí mismo: ser deshonrado entre los hombres, exponer mi nombre con letras rojas en los Areópagos, capítulos y logias extendidas en el globo; e invoco, aquí, solemnemente al grande y eterno Dios que derrame sus maldiciones sobre esta cabeza execrable (aquí el graduando pone la mano derecha sobre la cabeza), de dejarme languidecer en la miseria y la desgracia, y finalmente, de atormentar mi alma hasta la extinción perfecta, si algún día faltase a este juramento libremente prestado. Que nuestro Dios Todopoderoso me conceda la fuerza suficiente para cumplirlo en todas su partes, para mayor gloria de su santo nombre. ¡Amén! ¡Amén! ¡Amén!".
Las enseñanzas que recibe el Grado 33, se refieren a los medios que han de emplearse para apresurar el momento de las dos últimas concentraciones. 
Los principales consisten en sustituir la ley, la propiedad y la religión, tal como hoy se entienden y que son enemigos del hombre, por la religión, la ley y la propiedad masónicas, y trabajar en la formación de nuevos núcleos de hermanos influyentes convertidos y activos, para esparcir más las doctrinas masónicas, sobre todo entre las clases directoras de la sociedad.
Agradecemos al P. Ignacio Garro, S.J. por su colaboración.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario