AQUÍ ENCONTRARÁS, ARTÍCULOS, FOTOS Y VÍDEOS SOBRE LA FE CATÓLICA APOSTÓLICA Y ROMANA, DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA, COMENTARIOS DE ENCÍCLICAS, PENSAMIENTOS Y TEXTOS DE SANTOS, DIGNIDAD HUMANA, DERECHOS HUMANOS, HISTORIA, EDUCACIÓN, VIDEOS MUSICALES CLÁSICOS Y DE TODAS LAS ÉPOCAS.

"Soy un hombre de armas, un soldado, scout. Paradójicamente, al único de mi especie que admiro, empuñó solamente la palabra, su técnica fue la humildad, su táctica la paciencia y la estrategia que le dio su mayor victoria fue dejarse clavar en una cruz por aquellos que amaba".

“Espíritu Santo, inspírame lo que debo pensar, lo que debo decir, lo que debo callar, lo que debo escribir, lo que debo hacer, como debo obrar, para el bien de los hombres, de la iglesia y el triunfo de Jesucristo”.

Desde La Trinchera Del Buen Combate en Argentina. Un Abrazo en Dios y La Patria.

16 de julio de 2017

AGUA BENDITA, SU IMPORTANCIA Y COMO USARLA.

El agua bendita es un sacramental que tiene su eficacia a través de la bendición eclesial.
Y la fe que los fieles depositan en ella.

En muchas apariciones marianas la Virgen hace aparecer una fuente, quizás la más célebre sea la de Lourdes, e indica que tiene un poder sanador.

Todo parte de la sustancia más extendida en la tierra y en nuestros cuerpos.
QUE ES EL AGUA
El agua es la sustancia transparente, insípida que es necesaria para la vida. Compone el 71% del mundo y el 65% del cuerpo humano (75% en los niños).

El agua, con sus sorprendentes propiedades de disolución, es el medio perfecto para la transmisión de sustancias, tales como fosfatos o iones de calcio, dentro y fuera de una célula.

El agua superficial de la Tierra está siendo constantemente reciclada a través de la evaporación y la precipitación.
Incluso el agua que utilizamos de los pozos se recicla principalmente como parte de este proceso.
El agua es una sustancia tremendamente preciosa, pero sólo el 1% del agua del mundo está fácilmente disponible para el consumo humano, porque aproximadamente el 97% es demasiado salada y el 2% es hielo.
Una de cada nueve personas en el mundo no tienen acceso al agua potable y entre 6 a 8 millones de personas mueren anualmente por las consecuencias de enfermedades relacionadas con el agua.
Últimamente se ha descubierto algo espectacular. El Planeta Tierra parecería su propia agua desde cero en las profundidades del manto, según New Scientist, 27 de enero, 2017.
Por lo tanto, lejos que la Tierra tenga una cantidad limitada de agua fresca para su abundante población, puede haber una ilimitada cantidad por debajo de su manto.
Esta agua por debajo de la corteza de la Tierra excede la cantidad que se encuentra en todos los océanos del planeta.

La vitalidad del agua ha llevado a las religiones a darle importancia primordial.
.
Y a tratarla como vehículo para bendiciones o incluso una bendición en sí misma.


EL AGUA ENTRE LOS JUDÍOS

Los judíos no bendecían el agua, considerándola, a diferencia de otros pueblos, una criatura bendita por sí misma, y le daban un uso religioso como elemento de purificación.

Una ablución total es prescrita antes de la unción sacerdotal de Aaron y de sus hijos (Ex 29:4).
Y después de la época de cautividad, el agua se empleaba en Israel como un bautismo de conversión y purificación, semejante al de Juan el Bautista.
Los que se convertían, confesaban sus pecados, y mientras oraban, recibían del bautizador el agua purificadora (Mc 1:4-8; Mt 3:6-11; Lc 3:3,16,21).
En Babilonia, en Grecia, en Roma, también se practicaban ritos de purificación mediante el agua.
Tertuliano (+220) describe los ritos de purificación de personas, objetos y lugares mediante el agua, que eran usuales entre los romanos (De baptismo V).
El libro de los Números habla de “un agua de expiación”, que era ritualmente preparada y empleada (19,7-9).
El libro de los Salmos refleja este uso:
“Rocíame con el hisopo, y quedaré limpio; lávame: quedaré más blanco que la nieve” (Sal 50:9).
Y el Señor promete:
“Derramaré sobre vosotros un agua pura que os purificará; de todas vuestras inmundicias e idolatrías os he de purificar” (Ez 36:25).
En la tradición bíblica de Israel son muchas las indicaciones de veneración por el agua.
El Espíritu divino planea sobre las aguas primordiales, dando vida por ellas a todas las criaturas (Gén 1:2).
Son las aguas en el diluvio universal las que dan muerte al pecado de la humanidad, y vida a los supervivientes, que “se salvaron por el agua”, como dice San Pedro.
Ella es una figura del bautismo en Cristo (1 Pe 3:18-21).
Las aguas del Mar Rojo, a las que Moisés dedica un himno, dan muerte a los egipcios y vida a los israelitas, anticipando así también el bautismo cristiano (1Cor 10:2).
El agua del Jordán, donde Jesús es bautizado, es el comienzo del bautismo cristiano.
Es el agua, como dice San Cirilo de Alejandría (+444), “el principio del Evangelio”, como antes fue “el principio del mundo”.
Se sirve Dios del agua para sanar a los enfermos (Jn 5:1-9).
Y enseña Jesús a Nicodemo que los hombres nuevos han de nacer de nuevo “del agua y del Espíritu” (Jn 3:5).

EL AGUA EN EL CRISTIANISMO

Los cristianos desde el principio veneran el agua, viendo en ese elemento el inicio de la primera creación y el comienzo de la creación nueva.

Esta transformación del mundo por la gracia de Cristo es anunciada en Caná, donde el Nuevo Adán convierte el agua en vino (Jn 2:1-11).

En el pozo de Jacob Jesús se manifiesta a la samaritana (Jn 4: 6) como fuente inagotable de una agua que da la vida eterna: “si alguno tiene sed, venga a mí y beba” (7:37-39).

San Cirilo de Alejandría considera el agua, en el orden de la naturaleza, como “el más hermoso de los cuatro elementos” que constituyen el mundo.

Y en el orden de la gracia, sabemos que Dios elige el agua no sólo como medio de salvación en el Bautismo, sino también como materia imprescindible de la Eucaristía.

A mediados del siglo II, San Justino, al describir la celebración de la Eucaristía, testimonia que se realiza con “pan, vino y agua”.

Tertuliano (+220) refiere el lavatorio de manos en la celebración del sacrificio eucarístico.

No obstante la gran devoción de los cristianos hacia agua, la Iglesia en un principio se mostró reacia a establecer el sacramental del agua bendita.

Porque eran muchos los ritos paganos –egipcios, romanos, griegos, casi todos los pueblos antiguos, también la India– que usaban el agua lustral profusamente en sus ritos sagrados.

En esos ritos era antiquísimo el uso de la sal y de otros elementos que se mezclaban con el agua.

Al principio del siglo II se halla ya, sin embargo, en la Iglesia la primera fórmula conocida de bendición del agua, mezclada con la sal, y está prescrita por el papa San Alejandro (105-115) para aspersión de las habitaciones.

El agua bendita es, pues, uno de los muchos casos en que la Iglesia, cristianiza –asume, purifica y eleva– antiguos ritos paganos, que también usaban el agua y la sal.

Posteriormente, esta tradición se expresa con relativa plenitud en las Constituciones Apostólicas (380), en las que hallamos preciosas fórmulas de bendición del agua bautismal y también del agua y el aceite.

Es el obispo el que bendice el agua o el aceite.

Pero si él se encuentra ausente, que lo haga el presbítero, asistido por el diácono.

Pero si el obispo se encuentra allí, que el presbítero y el diácono lo asistan.

Y que diga así:
“Señor del universo, Dios que todo lo puedes, Creador de las aguas y dador del aceite, misericordioso y amigo de los hombres, tú, que das el agua que sirve como bebida y para las purificaciones y “el aceite que alegra el rostro” para nuestro gozo y alegría, tú mismo, ahora, por Cristo, santifica esta agua y este aceite, en nombre de aquel (o aquella) que los ha traído, y concédeles la fuerza de dar salud, de evitar las enfermedades, de alejar los demonios, de proteger la casa, de apartar de cualquier asechanza.

Por Cristo, “nuestra esperanza”, por quien te sean dados gloria, honor y veneración, en el Espíritu Santo, por los siglos. Amén”.
EL USO DEL AGUA BENDITA EN LA IGLESIA

El agua bendita es un sacramental, que usada con fe y devoción, purifica al cristiano de sus faltas veniales.

El agua bendita es constituida por la bendición del sacerdote o del diácono.

Y como todos los sacramentales, su objetivo principal es glorificar a Dios por sus dones, impetrar sus beneficios y alejar del mundo el poder del maligno.

Es el deseo ferviente de la Iglesia que los fieles hagan uso piadoso y ferviente del agua bendita como un medio de gracia.

Si nosotros la utilizamos con devoción y fe, podemos esperar con confianza que Dios nos hará compartir precisamente en aquellos efectos que serán más beneficiosos para nuestro bienestar corporal y espiritual.

Todos los domingos, excepto los domingos Pascua y Pentecostés en aquellas iglesias donde fue bendecida agua bautismal el día anterior, el sacerdote o diacono bendice el agua y la mantiene en un recipiente adaptado especialmente para este propósito, lo que llamamos una pila.

A partir de ahí el fiel puede y debe llevarla a sus hogares.

O puede llevar su propio bidón de agua para que el sacerdote o diácono la bendiga y después llevárselo.

El Ritual Romano exhorta a los fieles a tomar un poco de agua bendita y esparcir sobre los enfermos, las casas y los emprendimientos.

También, que debe ser conservada en sus habitaciones.
DENTRO DE LA IGLESIA

Al rociarse con agua bendita al entrar en la iglesia, se pone en la presencia de Dios con un corazón puro.

Entonces la mente puede purificar el corazón de pensamientos mundanos, que lo perturban y quedar más apto para el recogimiento en la oración.
Al salir de la iglesia también se debe hacer la aspersión de agua bendita con una oración a Dios.
Para que le guarde con buenos pensamientos y fortalezca las buenas resoluciones conformadas durante los oficios divinos.

EN LAS VIVIENDAS
Los fieles deben utilizarla a menudo en sus viviendas.


En cada familia debe haber un frasco de agua bendita bien lleno, y cada miembro de la familia debe disfrutar de la oportunidad que le ofrece.

Es una hermosa y loable costumbre rociarse con agua bendita al levantarse por la mañana y al retirarse por la noche.
El cristiano, aunque esté en estado de gracia santificante, tiene mucho que perder si no se cuida.
Por lo que es una medida de la prudencia usar todos los medios a su alcance para evitar cualquier pérdida de este valioso tesoro.
El agua bendita es precisamente una salvaguardia especial contra todos los peligros.
¿Si con una gota de agua bendita con que uno se hace la señal de la cruz sobre su frente, puede desterrar al león rugiente, al enemigo diabólico, no vale la pena utilizar el agua bendita en el momento de la tentación?
¿Y qué mejor pueden hacer los padres que están preocupados por el bienestar de sus hijos encomendarlos a la protección de Dios, rociándolos o dándoles un poco para su uso?
También es una forma de aprendizaje que se inicia compartiendo las oraciones y las prácticas de la Iglesia.
ESPECIALMENTE PROTECCIÓN CONTRA EL MALIGNO
Por la noche, y sobre todo por la noche, los planes del diablo arruinan al alma del hombre.

Cuando el cristiano piadoso está a punto de ponerse a descansar, con unas gotas de agua bendita se marca en la frente, los labios y el corazón.

Y así que puede pedir seriamente a Dios que lo proteja contra los engaños del diablo.
Con el mismo criterio uno tomará agua bendita hora de la tarde para limpiar el alma de los pecados veniales del día que pasa.

PARA LOS ENFERMOS
También el agua bendita es un remedio saludable para los enfermos.

Al rociar a los enfermo con agua bendita, siendo conscientes de las oraciones de la Iglesia, el agua bendita puede poseer el poder de ahuyentar la enfermedad.

Cuando la lucha es acerca de la muerte y el demonio redobla sus esfuerzos, es importante que el paciente sea rociado con frecuencia con el agua bendita, teniendo en cuenta que la Santa Iglesia pide en sus oraciones y bendiciones contra los ataques del diablo.
Como madre, la Iglesia da agua bendita para sus miembros fallecidos.
Por lo tanto, es una verdadera costumbre católica rociar el cuerpo de un moribundo o muertocon agua bendita.
Y también para llevar a cabo el mismo acto piadoso cuando se visita un cementerio; espolvorear la tumba con agua bendita.
Tampoco debe al mismo tiempo orar por las almas que sufren; por ejemplo,
“concédeles el descanso eterno, Señor, y deja que la luz perpetua brille sobre ellos. Que descansen en paz. Amén”
Por lo tanto el agua bendita se convierte en una especie de rocío celestial que refresca las almas en el purgatorio y alivia sus sufrimientos.
EN LOS EMPRENDIMIENTOS

Es el deseo de la Santa Iglesia que los fieles rocíen agua bendita en sus casas, campos, empresas para alejar las influencias perjudiciales y para interceder por la fecundidad de sus emprendimientos.

Para estos efectos tiene la Iglesia en sus bendiciones implorar de este modo:
“Que las casas o en lugares que salpiquen esta agua, puedan liberarse de toda impureza y librarse del dolor.
No dejes que la explosión de la peste, ni la enfermedad permanezca allí”.
Dentro de este rubro también hay fieles que cocinan con agua bendita.

Fuente:
http://forosdelavirgen.org/66246/los-catolicos-no-dan-importancia-al-agua-bendita-como-le-daban-antes-14-07-03/

No hay comentarios.:

Publicar un comentario