AQUÍ ENCONTRARÁS, ARTÍCULOS, FOTOS Y VÍDEOS SOBRE LA FE CATÓLICA APOSTÓLICA Y ROMANA, DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA, COMENTARIOS DE ENCÍCLICAS, PENSAMIENTOS Y TEXTOS DE SANTOS, DIGNIDAD HUMANA, DERECHOS HUMANOS, HISTORIA, EDUCACIÓN, VIDEOS MUSICALES CLÁSICOS Y DE TODAS LAS ÉPOCAS.

"Soy un hombre de armas, un soldado, scout. Paradójicamente, al único de mi especie que admiro, empuñó solamente la palabra, su técnica fue la humildad, su táctica la paciencia y la estrategia que le dio su mayor victoria fue dejarse clavar en una cruz por aquellos que amaba".

“Espíritu Santo, inspírame lo que debo pensar, lo que debo decir, lo que debo callar, lo que debo escribir, lo que debo hacer, como debo obrar, para el bien de los hombres, de la iglesia y el triunfo de Jesucristo”.

Desde La Trinchera Del Buen Combate en Argentina. Un Abrazo en Dios y La Patria.

22 de septiembre de 2017

ORACIÓN DE LA GUERRA Y PLEGARIA DE UN SOLDADO. Teniente del Ejército de Colombia NELSON DARÍO BEDOYA ZULUAGA y Sargento del Ejército Argentino MARIO ANTONIO "PERRO" CISNEROS.

ORACIÓN DE LA GUERRA - TENIENTE DEL EJÉRCITO DE COLOMBIA NELSON DARÍO BEDOYA ZULUAGA.
Escribió en lo profundo de las selvas del Caguán frases inspiradas y a la vez premonitorias. Desde 1981 se pronuncian en el homenaje que las Fuerzas Militares de Colombia rinden al comienzo de todas las ceremonias, tributo a sus camaradas caídos en cumplimiento del deber.
Teniente Nelson Darío Bedoya Zuluaga, caído en acción, en cumplimiento del deber en las selvas del Cagúan, en el año de 1.981, escrito dos semanas antes de su sacrificio supremo. 
ORACIÓN DE LA GUERRA 

¡Oh Dios! Señor de los que nos dominan. 
Guía supremo, que tienes en tus manos 
Las riendas de la vida y de la muerte. 
Escucha mi oración de guerra. 

Haz que la sed, el hambre, el cansancio y la fatiga, 
No la sientan ni mi alma ni mi espíritu, 
Aunque la sientan mi carne y mis huesos. 

Haz que no rehúya ni con la imaginación siquiera, 
El primer puesto en el combate; 
La guardia más dura en la trinchera, 
La misión más difícil en el avance. 

Pon caridad en mi corazón, para que mi tiro sea sin odio 
Y destreza en mi vista, para que mi tiro sea certero. 

Haz que por mi fe, sea capaz de cumplir lo imposible; 
Que desee morir y vivir al mismo tiempo. 

Morir como tus santos apóstoles, 
Como tus antiguos guerreros; 
Vivir como tus arriesgados misioneros, 
Como tus antiguos cruzados. 

Luchar por ti, por la paz de Colombia, 
Por el bienestar de mis semejantes, 
Te lo pido Señor. Que la penitencia encarne en mí. 

Que sepa sufrir con la sonrisa en mis labios, 
Como sufrieron tus mártires, Señor. 

¡Concédeme! Oh Rey de las victorias, el perdón por mi soberbia. 
Yo quise ser el soldado más valiente de mi Ejército, 
El colombiano más amante de mi Patria. 

Te lo pido Señor. 
Por mi guardia constante en el amanecer de cada día; 
Por mis jornadas de hambre, de sed, de cansancio, de fatiga y de dolor. 

Si lo alcanzo Señor, ya mi sangre podrá correr con júbilo, 
Por los campos de mi Patria. 
Y mi alma podrá subir tranquila a gozar del templo de tu eternidad. 

Amén.
Dos semanas después, el teniente Nelson Darío Bedoya Zuluaga caía bajo el fuego enemigo en un rincón de las selvas del Caguán.
REFERENCIAS: AUDIO: Colombia Stereo - TEXTO: www.ejercito.mil.co
ESTA ORACIÓN SE ENCONTRÓ EN LA LIBRETA DEL SARGENTO MARIO ANTONIO "PERRO" CISNEROS. MUERTO EN COMBATE EL 9 DE JUNIO DE 1982 - MONTE "DOS HERMANAS", ISLAS MALVINAS.
Sargento del Ejército Argentino MARIO ANTONIO "PERRO" CISNEROS
PLEGARIA DE UN SOLDADO

"Oh Dios, Señor de los que dominan, Guía Supremo que tienes en tus manos las riendas de la vida y la muerte, escúchame: 

Haz, Señor, que mi alma no vacile en el combate, y mi cuerpo no sienta el temblor del miedo.

Haz que te sea fiel en la guerra, como lo fui en la paz.

Haz que el silbido agudo de los proyectiles alegren mi corazón. 

Haz que mi espíritu no sienta la sed, el hambre, el cansancio y la fatiga, aunque lo sientan mis carnes y mis huesos.

Haz que mi alma, Señor, esté siempre dispuesta al sacrificio y al dolor, que no rehúya, ni en la imaginación siquiera, el primer puesto de combate, la guardia mas dura en la trinchera, la misión más difícil en el ataque.

Pon destreza en mi mano para que el tiro sea certero, y caridad en mi corazón. Haz, por favor, que sea capaz de cumplir lo imposible, que desee morir y vivir al mismo tiempo.

Morir como tus Santos Apóstoles, como tus Viejos Profetas, para llegar a Ti. 
Señor te pido que mi cuerpo sepa morir con la sonrisa en los labios, como murieron tus mártires. 

Te ruego mantengas mi arma en vela y mi oído atento a los ruidos de la noche. 
Te pido por mi guardia constante en el amanecer de cada día y por mis jornadas de sed, hambre, fatiga y dolor.

Si llegara a cumplir estos anhelos, podrá entonces mi sangre correr con júbilo por los campos de mi Patria, y mi alma subir tranquila a gozarte en el tiempo sin tiempo de la eternidad. 

Señor, ayúdame a vivir, y de ser necesario, a morir como un soldado. 

Concédeme Oh! Rey de las Victorias, el perdón de la soberbia.

He querido ser el soldado mas valiente de mi Ejército y el Argentino más amante de mi Patria. Perdóname este orgullo, Señor. "
Sargento del Ejército Argentino MARIO ANTONIO "PERRO" CISNEROS
Fuente.
http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-2266488

No hay comentarios.:

Publicar un comentario