AQUÍ ENCONTRARÁS, ARTÍCULOS, FOTOS Y VÍDEOS SOBRE LA FE CATÓLICA APOSTÓLICA Y ROMANA, DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA, COMENTARIOS DE ENCÍCLICAS, PENSAMIENTOS Y TEXTOS DE SANTOS, DIGNIDAD HUMANA, DERECHOS HUMANOS, HISTORIA, EDUCACIÓN, VIDEOS MUSICALES CLÁSICOS Y DE TODAS LAS ÉPOCAS.

"Soy un hombre de armas, un soldado, scout. Paradójicamente, al único de mi especie que admiro, empuñó solamente la palabra, su técnica fue la humildad, su táctica la paciencia y la estrategia que le dio su mayor victoria fue dejarse clavar en una cruz por aquellos que amaba".

“Espíritu Santo, inspírame lo que debo pensar, lo que debo decir, lo que debo callar, lo que debo escribir, lo que debo hacer, como debo obrar, para el bien de los hombres, de la iglesia y el triunfo de Jesucristo”.

Desde La Trinchera Del Buen Combate en Argentina. Un Abrazo en Dios y La Patria.

24 de marzo de 2017

CÓMO LAS GÁRGOLAS SALVABAN A LAS ALMAS… Y A LOS TEJADOS.

Quimera, Viollet-le-Duc, s. XIX (Galerie des Chimières, Nôtre-Dame, París)
Gárgola es un ser imaginario, representado generalmente en piedra, que posee características a menudo grotescas. Su nombre puede derivar del francés gargouille (gargouiller, producir un ruido semejante al de un líquido en un tubo), y éste del latín gargărīzo, que a su vez deriva del griego hacer gárgaras.
Quimera
GÁRGOLA ARQUITECTURA
Una gárgola (del francés gargouille > gargouiller 'producir un ruido semejante al de un líquido en un tubo', latín gurgulio y griego γαργαρίζω 'hacer gárgaras') es la parte sobresaliente de un caño que sirve para evacuar el agua de lluvia de los tejados.
Quimera
EN LA ARQUITECTURA DE LA EDAD MEDIA, ESPECIALMENTE EN EL ARTE GÓTICO, SON MUY USADAS EN IGLESIAS Y CATEDRALES.
Suelen estar adornadas mediante figuras intencionadamente grotescas que representan hombres, animales, monstruos o demonios, (ver gárgola (mitología)). Probablemente, tenían la función simbólica de proteger el templo y asustar a los pecadores. Esto se mantuvo, aunque con menor desarrollo, en la arquitectura renacentista española o incluso en algunas iglesias barrocas.
En época más reciente, el arquitecto suizo-francés Le Corbusier ha empleado también gárgolas en la capilla de Notre Dame du Haut, en Ronchamp (Francia).
Gárgola
La palabra gárgola se emplea en muchas ocasiones para referirse a todo tipo de criaturas que decoran los muros de los edificios y que, al representar el mismo tipo de figuras que las gárgolas, se engloban dentro de la misma denominación. Estas representaciones que ornamentan los edificios no son gárgolas para desagüe sino imágenes decorativas, llamadas a veces quimeras como por ejemplo las de Viollet-le-Duc de Notre Dame de París.
SIGNIFICADO
Las gárgolas fueron introducidas por primera vez en las catedrales de estilo gótico, eran utilizadas para el desagüe de las catedrales, que despedían el agua por los orificios de la boca de la escultura.
Hay dos teorías de su significado:
  • Representan a un demonio huyendo de la iglesia.
  • Especie de espantapájaros para ahuyentar a los espíritus malignos.
También le dan un toque estético al edificio. Por lo general tienen figuras demoniacas aladas y de animales. Como curiosidad, no es infrecuente, en obras de restauración, sustituir las gárgolas desaparecidas con nuevas gárgolas modeladas con motivos actuales, para evidenciar la época de la pieza. En la Catedral de Palencia, por ejemplo, es posible ver una gárgola representando a un fotógrafo.
Quimera
LOS GUARDIANES DE LA NOCHE- GRIFOS, GÁRGOLAS, QUIMERAS…
Bestias mitológicas y legendarias que desde sus atalayas contemplan el paso de los siglos en perturbador silencio. Guardianes pétreos de antiquísimos templos, figuras grotescas y retorcidas, seres que aparecerán en las peores pesadillas de todos aquellos que intenten penetrar en su territorio defendido. Seres que en las noches más oscuras, cobran vida y sobrevuelan sus dominios hasta que, al alba, retornan a sus pedestales inmortales, a la espera de que los primeros rayos de sol, los vuelvan a convertir en piedra.
Gárgola
GÁRGOLAS
Gárgola (del francés gargouille > gargouiller ‘producir un ruido semejante al de un líquido en un tubo’, latín gargărīzo y griego γαργαρίζω ‘hacer gárgaras’), parte sobresaliente de un caño que sirve para evacuar el agua de lluvia de los tejados.
Quimera
HISTORIA
El origen de las gárgolas se remonta a la Edad Media y se relaciona con el auge de los bestiarios y los tormentos del infierno. Cierto es también que la imaginación de los artistas medievales estaba abonada por mitos aún más antiguos. De hecho, las primeras gárgolas fueron bautizadas con el nombre de 'grifos', o bien evidenciando así su raigambre clásica. No obstante, la iconografía gargólica no se limitaba a la mera representación de grifos, sino que plasmaba, además, otros seres fabulosos que podían tomar la forma de animales, seres humanos o una mezcla de ambos; pero siempre representados de manera más o menos monstruosa. En la época actual podemos encontrar la serie Gárgolas que representa los poderes supuestos mitológicos que estas rocas con forma monstruosa desempeñaban.
Gárgola en el Palau de la Generalitat de Cataluña , Barcelona, España
FUNCIÓN
Las gárgolas cumplían tres funciones básicas, a saber:
  • Decorar dichos desagües buscando, por tanto, una finalidad estética
  • Una tercera, apoyada en creencias populares y leyendas de que sirven para ahuyentar al demonio y otros espíritus del mal

Quimera

CÓMO LAS GÁRGOLAS SALVABAN A LAS ALMAS… Y A LOS TEJADOS
Daniel R. Esparza
Una simple distinción técnica puede ayudarnos a comprender mejor las maravillas de la arquitectura gótica
Gárgola
UNA GÁRGOLA
Es sencillamente la parte sobresaliente de una tubería que expulsa el agua acumulada en un tejado. No es en absoluto un invento medieval: egipcios, griegos y romanos las usaron en tiempos antiguos, para evitar que la humedad destruyera los tejados.
De hecho, la palabra francesa gargouille es un derivado del verbo gargouiller, que procede directamente del griego gargarizó: hacer gárgaras. Esta es precisamente su función como elemento arquitectónico. 
Gárgola con canalón
LA GÁRGOLA RECOGE Y EXPELE EL AGUA LEJOS DE LOS TEJADOS Y LAS PAREDES DEL EDIFICIO.
Por tanto, técnicamente hablando, las fantásticas tallas de piedra que no funcionan como desagües no son gárgolas, sino grotesques, aunque la imaginación popular los haya identificado, quizás por su monstruosa apariencia.

Quimera
¿POR QUÉ PONER MONSTRUOS EN LOS TEJADOS?
El famoso historiador y crítico de arte Jurgis Baltrusaitis, uno de los fundadores de la escuela de investigación artística comparada y autor del libro The Fantastic Middle Ages, es la autoridad que se cita constantemente cuando se trata de estudiar la presencia de monstruos en el arte medieval.
Jurgis Baltrusaitis explica que esas antiguas criaturas mitad humanas mitad animales nunca desaparecieron del todo en Europa. La presencia de las gárgolas, por tanto, puede explicarse como la supervivencia de esas representaciones griegas y romanas en el arte europeo posterior.
Gárgola 
OTRAS FUENTES ATRIBUYEN EL USO DE LAS GÁRGOLAS A UNA LEYENDA
Esta está vinculada a la vida de san Román, obispo de Rouen. Según la leyenda, san Román logró someter a un dragón – llamado Gargouille, “garganta”– sencillamente mostrándole la cruz.
El santo ató una cuerda alrededor del cuello del dragón y le llevó al centro de la ciudad, donde la bestia fue muerta y quemada. Sin embargo, la cabeza y el cuello del monstruo no fueron consumidos por las llamas, así que san Román decidió colocarlos en uno de los muros de la catedral, como una advertencia: el mal acecha, y sólo puede ser vencido con la cruz. Por supuesto, es sólo una leyenda.
Gárgola. (Catedral de Burgos).
OTROS HISTORIADORES SEÑALAN QUE EL USO DE GÁRGOLAS Y GROTESQUES EN LAS CATEDRALES TIENE UNA FUNCIÓN PEDAGÓGICA.
Estas bestias fantásticas reforzaban la noción de que el mal queda fuera de la iglesia, de manera metafórica y literal, y que el mal huye de los lugares sagrados: “sobre esta piedra edificaré mi iglesia, y el poder del infierno no la derrotará”. Era una forma de representar lo que está escrito en la Escritura, en tiempos en los que pocos sabían leer y escribir.
Gárgola 
LAS GÁRGOLAS - Dolores Herrero
QUÉ SON GÁRGOLAS
Iniciamos un viaje por el prodigioso mundo de las gárgolas, esas criaturas fascinantes que nos observan desde lo alto de los edificios a través de los siglos. 
No obstante, en esta primera entrada empezaremos por el principio. Es decir, explicando qué son gárgolas.
A la hora de emprender un estudio o investigación sobre gárgolas, es esencial definir esta palabra ya que, aunque parece algo obvio, el vocablo gárgolas se emplea en muchas ocasiones para referirse a todo tipo de criaturas que decoran los muros de los edificios y que, al representar el mismo tipo de figuras que las gárgolas, se engloban dentro de la misma denominación.
Gárgola 
DEFINICIÓN DEL DICCIONARIO
El diccionario define gárgola como 
“parte final, por lo común vistosamente adornada, del caño o canal por donde se vierte el agua de los tejados o de las fuentes”. 
Esta definición explica claramente qué son gárgolas, por tanto, cualquier figura de monstruo, animal, demonio, etc. que decora un muro, no es una gárgola si no dispone de un canalón para desaguar. Estas representaciones que ornamentan los edificios no son gárgolas para desagüe sino imágenes decorativas, llamadas a veces quimeras como por ejemplo las de Viollet-le-Duc de Notre Dame de París.
Gárgola
GÁRGOLAS PARA DESAGÜE
Sobre su etimología, en latín aparece como gargŭla (garganta) o también como gargărīzo que proviene del griego γαργαρίζω (hacer gárgaras). En francés, gárgola se dice gargouille, y el verbo gargouiller significa producir un ruido semejante al de un líquido en un tubo, gorgotear.
Gárgola
La aparición de las gárgolas supuso un gran avance como solución al difícil problema de la evacuación de las aguas, ya que permitió que el agua cayese por la boca de éstas a través de chorros estrechos, evitando así que bajara por el muro y que el contacto con el agua deteriorase la piedra.
Simón García describe la gárgola 
“para que el agua no aga (sic) daño” 
Gárgola de la lonja de la seda de valencia
(S. García, Compendio de architectura y simetría de los templos (1681), Universidad de Salamanca, 1941).
Según Viollet-le-Duc, las gárgolas aparecen en los edificios medievales hacia 1220 en la Catedral de Laon (Francia), y hacia 1240 ya son empleadas de manera sistemática en París. Es durante el siglo XIII cuando se convierten en el método preferido de canalización. No obstante, sabemos que se emplearon gárgolas desde la Antigüedad.
Monasterio de San Juan de los Reyes. Toledo.
Gracias a las gárgolas para desagüe, en la época del Gótico se pudieron proyectar grandes edificios -como las catedrales- siguiendo un complejo y perfecto sistema de canalización que se puede observar accediendo a los tejados, donde se ven los canales que conducen el agua hasta las gárgolas. En las catedrales podemos ver también los magníficos arbotantes canalizando el agua que es expulsada por las bocas de las gárgolas.
Gárgola
¿POR QUÉ LOS ARQUITECTOS PONÍAN GÁRGOLAS EN LAS CATEDRALES? - JESÚS GARCÍA BARCALA
Seres monstruosos de piedra; caras con colmillos amenazantes al final de largos cuellos, garras afiladas que se extienden hacia el cielo como advertencia en contra de comportamientos no adecuados. Son las gárgolas. Leones, dragones, serpientes y otras criaturas cuelgan de los frisos de decenas de iglesias, catedrales y edificios a lo ancho de Europa, y algo menos en el resto del mundo, dándole un toque maléfico a lo que, en mi opinión, deberían de ser monumentos a la esperanza y el júbilo.
Gárgola
Hace ya mucho que, como experimentado turista, vengo fijándome en la gran variedad de gárgolas que adornan la arquitectura del continente, especialmente del último milenio, y también hace ya tiempo que un guía me explicó su curioso origen, muy obvio para los expertos, pero no tanto para los legos en eso de la construcción.
Gárgolas de antiguo
A decir verdad las gárgolas no son un invento reciente, ni siquiera de la Edad Media. Egipcios, griegos y romanos ya las incluían en sus majestuosas construcciones, por lo general en forma de animales conocidos, leones, perros, águilas, etc. Sólo hasta mediados del Medievo aparecen las figuras de seres mitológicos o imaginados.
Gárgola
En las civilizaciones antiguas, los arquitectos las utilizaban como un aditamento práctico, pero con el tiempo algún listillo pensó que podían aprovecharse para enviar un mensaje al pueblo. En Egipto las esculpían en forma de león, para que su fiereza protegiera las construcciones del Dios Seth y sus castigos en forma de tormentas, y precisamente en ese detalle podemos encontrar su origen.
Gárgola egipcia 
¿PARA QUE SIRVEN LAS GÁRGOLAS?
Para responder al título de esta entrada, 
las gárgolas no son más que un sistema para canalizar el agua de lluvia y expulsarla a cierta distancia del edificio para que no dañara la piedra, o el mortero con que se unían los bloques nada más prosaico. 
Lo normal es que en la espalda de la gárgola se tallase un canal por el que el agua llegase a la boca, y desde ahí al suelo a la mayor distancia posible, y por eso lo de los largos cuellos.
Gárgolas 
En Egipto los canales se tallaban en las piernas y el agua fluía por un desagüe justo por debajo de la cabeza, pero con el mismo resultado. Con el tiempo, e imagino que debido a los intento de los arquitectos por embellecer sus edificios, las gárgolas se hicieron cada vez más elaboradas, hasta que se convirtieron en símbolos del miedo.
Gárgola 
MEDIOEVO
Por lo visto fue durante la Edad Media, una época en la que la mayoría de los ciudadanos no tenía acceso a la educación, cuando las gárgolas fueron aprovechadas para enviar un mensaje visual. Los patrocinadores de las grandes catedrales querían que la gente creyera que las figuras amenazantes las protegían de los malos espíritus, esto es, que la Catedral era un lugar seguro y debían acudir a ella lo más frecuentemente posible.
Gárgola 
No a todos los curas les gustaba la idea de colocar criaturas inexistentes en las iglesias, pero a juzgar por la expansión del catolicismo y su poder en la Europa medieval, a la mayoría no les molestaba. Como suele suceder en estos casos, las gárgolas tienen una leyenda y hay una en Francia que “explica” su origen, o al menos el de su nombre. Se supone que una especia de dragón, con sus alas y fuego por la boca, aterrorizaba a los viajeros que transitaban por un camino.
Gárgola 
Un tal San Romano, a la sazón arzobispo de la ciudad, persiguió al monstruo, llamado Gargouille (que proviene del latín gargula, garganta), lo capturó y lo llevó de vuelta a Rouen para quemarlo. Como el cuello y la garganta del tremebundo ser estaban templados por el fuego, no pudo ser quemado, así que San Romano decidió colgarlo de una de las esquinas de la catedral, como advertencia a los malos, muy malos espíritus. Ahora bien, no todas las figuras que vemos en las catedrales son gárgolas propiamente dichas. Si son sólo ornamentos y no desagües, se les llama quimeras o grotescas, y en este caso sólo servían para atemorizar.
Una de las dos quimeras gemelas que coronan la cubierta de la estación de Atocha. Madrid. 1892.
PASAN DE MODA
Al final, la tecnología dio al traste con el arte de las gárgolas. Hacia principios del siglo XVIII, la invención del canalón sustituyó a las gárgolas, y no tanto porque fueran aterradoras, sino porque representaban un peligro para la población cuando se rompían debido a su peso y forma y caían sobre los indefensos transeúntes. 
Gárgola de Canalón
A partir de entonces, pocas serían construidas, y las que quedaron, que son muchas, han servido para inspirar cuentos fantasiosos como el Jorobado de Notre Dame y películas de Disney. Aterradoras o prácticas, las gárgolas están ahí, y son historia.
Gárgola de Canalón
GRIFOS, GÁRGOLAS, QUIMERAS…
Refiere la tradición oral francesa la existencia de un dragón llamado La Gargouille, descrito como un ser con cuello largo y reptilíneo, hocico delgado con potentes mandíbulas, cejas fuertes y alas membranosas, que vivía en una cueva próxima al río Sena.
Torso de una quimera
La Gargouille se caracterizaba por sus malos modales: tragaba barcos, destruía todo aquello que se interponía en la trayectoria de su fiero aliento, y escupía demasiada agua, tanta que ocasionaba todo tipo de inundaciones.
Los habitantes del cercano Rouen intentaban aplacar sus accesos de mal humor con una ofrenda humana anual consistente en un criminal que pagaba así sus culpas, si bien el dragón prefería doncellas.
Gárgola dragón en piedra artificial, realizada artesanalmente
EN EL AÑO 600 EL SACERDOTE CRISTIANO ROMANUS LLEGÓ A ROUEN
Dispuesto a pactar con el dragón si los ciudadanos de esta localidad aceptaban ser bautizados y construían una iglesia dedicada al culto católico.
Equipado con el convicto anual y los atributos necesarios para un exorcismo –campana, libro, vela y cruz–, Romanus dominó al dragón con la sola señal de la cruz, transformándolo en una bestia dócil que consintió ser trasladada a la ciudad, atado con una simple cuerda.
Quimera, Águila comiendo uvas
La Gargouille fue quemado en la hoguera, excepción hecha de su boca y cuello que, acostumbrados al tórrido aliento de la fiera, se resistían a arder, en vista de lo cual, se decidió montarlos sobre el ayuntamiento, como recordatorio de los malos momentos que había hecho pasar a los habitantes del lugar.
Gárgola
SUMIDEROS SAGRADOS
Esta curiosa leyenda, más encantadora que real, viene a explicar el origen de la palabra gárgola como sinónimo de escupir agua con facilidad, intención primigenia de las esculturas ubicadas en las cornisas de iglesias y catedrales medievales.
Quimeras de Notre Dame
El concepto de una proyección decorativa a través de la cual el agua se expulsase del edificio era conocido desde la antigüedad, siendo utilizado por egipcios, griegos, etruscos y romanos.
Gárgola
Mientras que los griegos tenían especial querencia por las cabezas de león, fueron los romanos los que utilizaron estos canalones decorativos con abundancia, tal y como lo demuestran los ejemplares de la ciudad de Pompeya, conservados intactos hasta la actualidad merced a la capa de lava que los cubrió durante la erupción del Vesubio, en el primer siglo de Nuestra Era.
Gárgolas de aspecto humano de una iglesia de París
DURANTE LA EDAD MEDIA
Las gárgolas se utilizaron como desagües y sumideros a través de los cuales se expulsaba el agua de la lluvia, evitando que cayera por las paredes y erosionase la piedra. Es esta la utilidad a la que se refieren todos los idiomas europeos, cuando idearon palabras para designar estos apéndices arquitectónicos: el italiano gronda sporgente, frase muy precisa, arquitectónicamente hablando, que significa “canalón saliente”; el alemán wasserspeider, que describe lo que una gárgola puede hacer, esto es, escupir agua; el español gárgola y el francés gargouille, que derivan del latín gargula, garganta; o el inglés gargoyle, derivado de los dos anteriores.
Las gárgolas con vistas alclaustro de la iglesia de St. Severin en París
Las primeras gárgolas aparecen a comienzos del siglo XII. Es en la época del gótico, concretamente durante el siglo XIII, cuando se transforman en el sistema predilecto de drenaje, si bien no todas ellas tenían esta utilidad.
Parece que los primeros ejemplos góticos de gárgolas son las que se pueden observar en la Catedral de Lyon, seguidas de las que pueblan Notre-Dame de París.
UN ARTE TERRORÍFICO
Es raro encontrar una gárgola sola. Generalmente suelen estar agrupadas en hileras, sobre los altos de iglesias y catedrales, a modo de una sociedad de gente de piedra.
Las gárgolas del primer gótico apenas si estaban elaboradas, pero según fueron proliferando, el diseño se fue haciendo cada vez más elaborado, transformándose en auténticas obras de arte. El rasgo distintivo de sus expresiones es que nunca eran bellas sino intencionadamente horribles, grotescas o irónicas.
Gárgola en Port Grimaud
En general, el gótico se caracteriza por ser más realista que el románico, con la excepción de las gárgolas, que parecen perpetuar la fascinación, típicamente románica, por las criaturas grotescas y monstruosas.
Desde finales del siglo XIII las gárgolas se hicieron más complicadas, abandonándose la representación de animales, que fueron reemplazados por figuras humanas. Aumentaron su tamaño y se transformaron en figuras más exageradas y caricaturizadas.
El hombre con vistas a un león, quizá Samson y el león, gárgola de la Virgen de la Espina , tarde xv siglo.
Las connotaciones demoníacas se abandonaron en el siglo XV, cuando se extremaron las poses y expresiones faciales, perdiendo sus significados religiosos y haciéndose más cómicas.
Las gárgolas eran algo más que una decoración funcional, si bien su significado profundo permanece aún sin determinar. Entre las numerosas que pueblan los edificios medievales no se han podido encontrar dos iguales, demostración de la extraordinaria imaginación de sus constructores.
Borracho, gárgola de la Virgen de la columna vertebral , final xv siglo.
La documentación contemporánea a su elaboración ofrece muy poca ayuda en la resolución del enigma sobre su significado derivado, en gran medida, de la costumbre medieval por crear ambigüedad, lo que provoca y permite múltiples sentidos.
La gran variedad, tanto en formas como en significados, va en contra del uso típicamente medieval, esto es, educativo; si se quería enseñar es evidente que debía entenderse el mensaje transmitido a través de las gárgolas. Es por ello que encontramos gárgolas no sólo en iglesias y catedrales, sino también en edificios seculares y casas privadas.
Quasimodo y las gárgolas, por ejemplo Luc-Olivier Merson para la edición 1882 de la novela de Notre Dame de París por Victor Hugo .
GUARDIANES DE LA FE
Son muchas las explicaciones que se han intentado buscar, a lo largo de los siglos, para explicar el significado oculto de las gárgolas. Se han visto como símbolos de lo impredecible de la vida, pues nunca representan especies animales conocidas.
En otros casos, se ha dicho que son las almas condenadas por sus pecados, a las que se impide la entrada en la casa de Dios. Esta podría ser una interpretación apropiada, especialmente, para las gárgolas más visibles y terroríficas, que pueden servir como ejemplo moralista de lo que puede ocurrirle a los pecadores.
Quimera, Viollet-le-Duc, s. XIX (Galerie des Chimières, Nôtre-Dame, París).

De todas las explicaciones posibles, la más aceptada es aquella que nos habla de ellas como guardianes de la Iglesia, signos mágicos que mantienen alejado al diablo. Esta interpretación puede explicar el porqué de tan diabólicos y espantosos aspectos y su ubicación fuera del recinto sagrado.
Gárgola Abadía de Paisley en Escocia
Esta línea argumental es la seguida por Richard de Fournival, Obispo de Amiens en el siglo XIII, y autor de Roman d’Ablandane, donde cuenta cómo el maestro cantero Flocars hizo dos gárgolas de cobre, que situó en la puerta de entrada a la ciudad de Amiens, con la intención de que evaluaran las pretensiones de todo aquel que quisiera entrar en ella.
Gárgola Abadía de Paisley en Escocia
Si el individuo era malévolo, las gárgolas escupían un veneno sobre él que lo mataba; por el contrario, si era una buena persona, los guardianes se encargaban de escupir oro y plata.
Gárgola 
SEÑALES DEMONÍACAS
Entre las posibles interpretaciones que se han atribuido a las gárgolas destacan aquellas que las asimilan a representaciones del demonio, tan presente en el imaginario colectivo medieval, que recuerda al cristiano la necesidad de seguir los preceptos religiosos si quiere escapar del infierno.
Gárgola de la La catedral de Nuestra Señora (en francés, Cathédrale Notre Dame) es una catedral de culto católico, sede de la archidiócesis de París, la capital de Francia.
Así, muchas de las llamadas gárgolas grotescas parecen representar a dragones, diablos y demonios, símbolos del mal para el cristiano de la Edad Media.
El dragón fue el animal fantástico más reproducido por el arte medieval. La palabra dragón deriva del sánscrito dric, que significa “mirar”, en referencia a la capacidad de este animal para destruir con sus ojos.
Vista desde Notre Dame - Una de las famosas esculturas de gárgolas de la catedral de Notre Dame.
Mientras que otros, como el león, podían alternar su carácter maléfico y benéfico, según la representación que se considerase, el dragón siempre ha significado, dentro del arte occidental, maldad y destrucción. De esta forma, muchas veces se ha representado al diablo como un dragón.
Una de las famosas esculturas de gárgolas de la catedral de Notre Dame.
Aunque el arte medieval no predeterminó una representación fija del dragón, sí puede observarse en todos ellos la existencia de alas semejantes a las de un murciélago, animal asociado a la oscuridad y el caos. Alas que, probablemente, indican el origen angélico del demonio.
Catedral de Nuestra Señora de París
Cathédrale Notre Dame
Logo monument historique Clasificado MH (1862)
 Patrimonio de la Humanidad (incluido en el ámbito de «Riberas del Sena en París», n.º ref. 660 , en la 15.ª sesión) (1991)
Notre Dame de Paris DSC 0846w.jpg
Vista de la fachada occidental
Localización
PaísFlag of France.svg Francia
DivisiónFlag of Île-de-France.svg Isla de Francia
Municipio(s)París
Como es de sobra conocido, antes que Lucifer se revelase y fuera expulsado del paraíso, era el más bello de todos los ángeles. Pero cuando cayó, toda su belleza se transformó en fealdad, cambiando su nombre por el de Satán, que significa “adversario u oponente”. Si uno es el diablo, Satán, muchos son los demonios, espíritus maléficos servidores del ángel caído. Su representación en la iconografía medieval recoge todo lo que de repugnante y desagradable tenía la naturaleza: si Dios era el Creador de todas las cosas bellas, su oponente, Satán, sólo podía representar lo feo, sórdido y despreciable.
Gárgolas de la catedral de Notre Dame de París.
Ciertas gárgolas muestran estas características, sólo atribuibles al demonio y sus servidores. Si bien la apariencia externa es humana, hay numerosos signos demoníacos: los cuernos, las orejas animales puntiagudas, los colmillos, las barbas, las alas membranosas, la cola, los pies en forma de patas hendidas y desgarradoras, los cuerpos desprovistos de vello y el semblante amenazador…
Gárgola
Una gárgola con alguna de estas características, sino todas, era inmediatamente asociada al mal, por parte de sus espectadores medievales.
La fisionomía polimórfica de estas gárgolas diabólicas era la expresión perfecta de la habilidad del demonio para transformarse, para presentarse ante el cristiano desprevenido bajo diversos disfraces.
Gárgola
GRIFO
El grifo (griego: γρυφος, gryphos; persa: شیردال‌ shirdal, ‘león-águila, reptil’) es una criatura mitológica, cuya parte superior es la de un águila gigante, con plumas doradas, afilado pico y poderosas garras. La parte inferior es la de un león, con pelaje amarillo, musculosas patas, cola larga de un reptil.
Grifo en Rostock (Alemania)
DESCRIPCIÓN
Algunos grifos se representan con orejas puntiagudas en la cabeza o plumas en la cola. De acuerdo con los mitos, es ocho veces más grande y fuerte que un león común y no es raro que se lleve a un jinete con su caballo, o a un par de bueyes, que entran en sus patas. Con sus garras se fabrican copas para beber, y con sus costillas arcos para tirar flechas.
Grifo en París - Francia
Parece tener su origen en Oriente Próximo, pues aparece en las pinturas y esculturas de los antiguos babilonios, asirios y persas. También se encuentran representaciones de grifos en la pintura minoica, como en el famoso sarcófago de Hagia Triada.
Grifo
Rostock Fünfgiebelhaus 3.jpg
Grifo en Rostock (Alemania)
Datos
MitologíaUniversal
GrupoCríptido
SubgrupoCriaturas aladas
PaísOriente Próximo
Primer reporteEdad de bronce
Ultimo reporteIndeterminado
Criaturas similaresHipogrifo
Una leyenda griega relata que el dios Apolo había ido a buscar grifos y había regresado a Grecia cabalgando uno de ellos. Los grifos estaban consagrados a Apolo y vigilaban sus tesoros para protegerlos de los Arimaspos. También custodiaban las cráteras de vino de Dioniso.
Grifo 
Un mito más reciente cuenta que se encargaban de velar por el oro que había en los desiertos del norte de la India. La razón de esta vigilancia podía deberse al deseo de proteger sus crías, puesto que ponían sus nidos en las montañas de las cuales se extraía el preciado metal.
Grifo 
Los antiguos romanos lo usaban simplemente con propósitos decorativos en frisos y en patas de mesa, altares y candelabros. El motivo del grifo se utilizó en los primeros tiempos del cristianismo en los bestiarios (o alegorías de animales) de san Basilio y san Ambrosio. Réplicas de piedra sirven con frecuencia como gárgolas en la arquitectura gótica de la baja Edad Media.
El grifo es también un emblema en la heráldica, como el unicornio, el león, el hipogrifo y otros. Al igual que éstos, aparece varias veces en escudos de familia y estandartes. Representa convencionalmente la fuerza, el valor y la vigilancia.
El grifo representa para las culturas hinduistas lo que el dragón es a los chinos.
Grifo
ORIGEN
Una hipótesis plantea que el origen real del grifo como criatura mitológica se encuentra en los numerosos restos fósiles de dinosaurios pertenecientes a la familia Ceratopsidae, que se pueden encontrar en gran número en los desiertos de Asia central, especialmente Mongolia.
Olimpia, placa de bronce amartillada y recortada. Grifo amamantando a su cría. Taller peloponeso, 630-620 a. C. Las orejas de caballo están claramente visibles.
Para algunas culturas antiguas, el grifo tenía el poder de controlar los cuatro elementos, (cinco para los hindúes),(Según algunos relatos hindúes, arrojaban fuego por un orificio junto a su nariz, y aire helado de sus pulmones salía por su boca, incluso se decía que al batir sus alas podían generar maremotos y que al rugir, hacían temblar)
Quimeras de Notre dame. Imagenes: enfocado.com
Los esqueletos aplastados de estos dinosaurios, de boca en forma de pico ganchudo, amplios huesos escapulares, cola larga y patas con pezuñas de varios dedos pueden haber dado lugar a una reinterpretación de los dueños de esos esqueletos convirtiéndose en criaturas mitológicas a falta de un referente real.
Catedral de Köln. Conojosdecristal
QUIMERA
Utilizada para describir un elemento arquitectónico, una quimera significa una figura (a menudo de una bestia) fantástica, mítica o grotesca utilizada con fines decorativos. Las quimeras son a menudo descritas como gárgolas. Utilizado correctamente, el término "gárgola" remite específicamente a toda figura tallada extraña como las terminaciones de los canalones que transportan agua lejos de los lados de edificios.
Estirga burlona - Quimera de Notre dame
Fuente:
http://es.aleteia.org/2017/03/22/como-las-gargolas-salvaban-a-las-almas-y-a-los-tejados/
https://es.wikipedia.org/wiki/G%C3%A1rgola_(mitolog%C3%ADa)
http://talisman-mitosyleyendas.blogspot.com.ar/2010/02/grifos-gargolas-quimeras.html
https://www.elpensante.com/seres-mitologicos-gargolas-y-quimeras/
https://es.wikipedia.org/wiki/Grifo
http://www.cienciahistorica.com/2015/05/09/los-arquitectos-ponian-gargolas/
https://es.wikipedia.org/wiki/G%C3%A1rgola_(arquitectura)

1 comentario: