AQUÍ ENCONTRARÁS, ARTÍCULOS FOTOS Y VÍDEOS SOBRE LA FE CATÓLICA APOSTÓLICA Y ROMANA, DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA, COMENTARIOS DE ENCÍCLICAS, PENSAMIENTOS Y TEXTOS DE SANTOS DIGNIDAD HUMANA, DERECHOS HUMANOS, HISTORIA, EDUCACIÓN VIDEOS MUSICALES CLÁSICOS Y DE TODAS LAS ÉPOCAS.

"Soy un hombre de armas, un guerrero, scout. Paradójicamente, al único de mi especie que admiro, empuñó solamente la palabra, su técnica fue la humildad, su táctica la paciencia y la estrategia que le dio su mayor victoria fue dejarse clavar en una cruz por aquellos que amaba".

“Espíritu Santo, inspírame lo que debo pensar, lo que debo decir, lo que debo callar, lo que debo escribir, lo que debo hacer, como debo obrar, para el bien de los hombres, de la iglesia y el triunfo de Jesucristo”.

Desde La Trinchera Del Buen Combate en Argentina. Un Abrazo en Dios y La Patria.

5 de octubre de 2016

EL ANILLO, UNA HISTORIA PARA REFLEXIONAR.

¿O no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo...? Habéis sido comprados mediante un gran precio. (1 Co 6)
-Vengo, maestro, porque me siento tan poca cosa que no tengo fuerzas para nada. Me dicen que no sirvo, que todo lo hago mal, que soy torpe... Todo esto es cierto, pero ¿cómo puedo mejorar?, ¿qué puedo hacer para que me valoren? Me encuentro hundido en el desánimo y, muchas veces, en la tristeza.

El maestro, sin apenas mirarlo, dijo:

—Cuánto lo siento, muchacho, no puedo ayudarte ahora, debo resolver primero un asunto propio. Quizá más tarde...

Y después de una pausa, agregó:

—Si quisieras ayudarme tú a mí, yo podría resolver este problema con más rapidez, y entonces tal vez te pueda atender.

—En... encantado, maestro –titubeó el joven; pero sintió en lo íntimo del alma que una vez más era poco valorado, y postergado.

—¡Bien! –asintió el maestro.
Tomó entonces un anillo que llevaba en un dedo y se lo dio al muchacho, mientras le decía:

—Llévate el caballo que está ahí afuera y cabalga hasta el mercado. Debo vender este anillo para satisfacer una deuda. Es necesario que obtengas por él la mayor suma posible, pero en ningún caso aceptes menos de una moneda de oro. Ve y regresa con esa moneda lo más rápido que puedas.

El joven tomó el anillo y partió enseguida.

Apenas llegó al mercado comenzó a ofrecer el anillo a los mercaderes. Estos lo miraban con cierto interés, hasta que el joven declaraba lo que pretendía por el anillo. Cuando mencionaba la moneda de oro, algunos reían, otros volvían la cara y solo un viejecito fue tan amable como para tomarse la molestia de explicarle que una moneda de oro era muy valiosa para cambiarla por aquel anillo.

Con afán de ayudar, alguien le ofreció una moneda de plata y un cacharro de cobre, pero el joven tenía instrucciones de no aceptar menos de una moneda de oro y rechazó la oferta, aunque estuvo tentado de aceptarla.

Después de ofrecer su joya a toda persona que se cruzaba en el mercado –más de cien personas–, y abatido por su fracaso, montó en su caballo y regresó.

—Maestro –le dijo al llegar–, lo siento, no pude alcanzar lo que me pediste. Quizá pudiera conseguir dos o tres monedas de plata, pero no creo que yo pueda engañar a nadie respecto al verdadero valor del anillo.
—¡Qué importante es lo que acabas de decir, joven amigo!, –contestó el maestro–. Debemos saber primero el verdadero valor del anillo. Vuelve, pues, a montar y vete al joyero. ¿Quién mejor que él para saberlo? Dile que quieres vender el anillo y pregúntale cuánto te da por él. Pero no importa lo que ofrezca, no se lo vendas. Esto es importante. Vuelve aquí con mi anillo.

El joyero examinó despacio el anillo a la luz del candil con su lupa, lo limpió bien, lo pesó y luego le dijo:

—Dile al maestro, muchacho, que si lo quiere vender YA, no puedo darle más que 58 monedas de oro por su anillo.

—¡58 monedas! –exclamó el joven.

—Sí, –replicó el joyero–, yo sé que con tiempo podríamos obtener por él 70 monedas o más. Es muy bueno. Pero no sé... si la venta es urgente...

El joven corrió emocionado a la casa del maestro, a contarle lo sucedido.

—Siéntate –dijo el maestro– y escucha con atención: Tú eres como este anillo: una joya muy bien trabajada, muy valiosa y única. Y como tal, solo puede evaluarte verdaderamente un experto. ¿Qué haces por la vida pretendiendo que cualquiera te señale tu verdadero valor?

Y diciendo esto, volvió a ponerse el anillo en el dedo.
BIEN SABEMOS QUE EL JOYERO ES DIOS, Y ÉL CONOCE LO QUE VALEMOS.
Cada uno somos una piedra preciosa de valor incalculable: ¡somos sus hijos! ¡Estamos llamados a participar de su misma Vida! 
  • De manera que ya no eres siervo, sino hijo; y como eres hijo, también heredero, por gracia de Dios (Ga 4). 
Somos hijos y herederos. Este es nuestro verdadero valor, nuestra dignidad. Fuimos rescatados a gran precio, el de la Sangre de Cristo.

Señor, te veo oculto ahí, en el sagrario. ¡Qué grandes nos has hecho! Solo Tú nos aprecias en lo que somos y valemos. No somos nada, pero junto a Ti somos joyas de un precio incalculable. A veces, una joya enterrada en barro, pero joya preciosa, al fin y al cabo, que puede brillar de nuevo.

Así hemos de valorarnos, así hemos de valorar a los demás. Si somos humildes también nosotros podemos decir, como la Virgen: 
  • Porque ha hecho en mí cosas grandes. 
Y lo podremos decir con verdad. Nada hay semejante en la Creación a un alma en gracia de Dios.
CUENTA SANTA TERESA
Que vio una vez la mano, solo la mano, glorificada de Nuestro Señor, y decía después la Santa que, junto a ella, 
  • «quinientos mil soles claros, reflejándose en el más limpio cristal, eran como noche triste y muy oscura». 
¿Cómo sería el rostro del Señor, su mirada...? Pues en nuestra alma en gracia se refleja el rostro de Cristo, y es templo vivo del Espíritu Santo. No tenemos motivo para el desánimo ni para valorarnos en poco. El precio que ha pagado Jesucristo por nosotros, por cada uno, ha sido inmenso. Y nos espera en el Cielo. ¿No es para estar muy contentos y muy agradecidos... y sentirnos muy apreciados?
Santa Teresa
Cfr. El día que cambió mi vida

Fuente:
http://www.hablarcondios.org/meditacionperiodica.asp

No hay comentarios.:

Publicar un comentario