AQUÍ ENCONTRARÁS, ARTÍCULOS FOTOS Y VÍDEOS SOBRE LA FE CATÓLICA APOSTÓLICA Y ROMANA, DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA, COMENTARIOS DE ENCÍCLICAS, PENSAMIENTOS Y TEXTOS DE SANTOS DIGNIDAD HUMANA, DERECHOS HUMANOS, HISTORIA, EDUCACIÓN VIDEOS MUSICALES CLÁSICOS Y DE TODAS LAS ÉPOCAS.

"Soy un hombre de armas, un guerrero, scout. Paradójicamente, al único de mi especie que admiro, empuñó solamente la palabra, su técnica fue la humildad, su táctica la paciencia y la estrategia que le dio su mayor victoria fue dejarse clavar en una cruz por aquellos que amaba".

“Espíritu Santo, inspírame lo que debo pensar, lo que debo decir, lo que debo callar, lo que debo escribir, lo que debo hacer, como debo obrar, para el bien de los hombres, de la iglesia y el triunfo de Jesucristo”.

Desde La Trinchera Del Buen Combate en Argentina. Un Abrazo en Dios y La Patria.

15 de septiembre de 2016

AÑO NUEVO JUDIO 15 de Septiembre. LA HISTORIA DE SAN JUAN PABLO II Y LOS JUDÍOS «NUESTROS HERMANOS MAYORES».

San Juan Pablo II Saluda al Gran Rabino Elio Toaff al llegar a la sinagoga de Roma - (13 de abril de 1986, festividad de San Hermenegildo Mártir)
REPÚBLICA ARGENTINA​ - 15 de Septiembre. Por ley 24.571 del Ministerio del Interior, los días de Año Nuevo Judío se declaran no laborables para quienes profesen esta religión.
 San Juan Pablo II y elGran Rabino Elio Toaff al llegar a la sinagoga de Roma - (13 de abril de 1986, festividad de San Hermenegildo Mártir)
SAN JUAN PABLO II Y LOS JUDÍOS «NUESTROS HERMANOS MAYORES»
(RV).- Con la visita del Papa Francisco a la Sinagoga de Roma, resuenan las palabras de Juan Pablo II, el primer Sucesor de Pedro que visitó el Templo Mayor de la capital italiana, el 13 de abril de 1986, y que unos años antes, el 7 de junio de 1979, había sido también el primer Pontífice que visitó «como peregrino» - como dijo él mismo - el campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau, que definió como «Gólgota del mundo moderno».
San Juan Pablo II y elGran Rabino Elio Toaff al llegar a la sinagoga de Roma 
 (13 de abril de 1986, festividad de San Hermenegildo Mártir)
EN LA HISTÓRICA CELEBRACIÓN EN LA SINAGOGA ROMANA
El Papa polaco reiteró su profunda execración por el genocidio perpetrado contra el pueblo judío, que llevó al holocausto de millones de víctimas inocentes. 
Juan Pablo II en Auschwitz
Y contó que se había detenido en oración por las numerosas víctimas de diversas naciones, en particular ante una lápida, con una inscripción en lengua hebraica:
  • «Esta inscripción suscita el recuerdo el pueblo, cuyos hijos e hijas estaban destinados al exterminio total. Este pueblo tiene su origen en Abrahán, que es padre de nuestra fe, como dijo Pablo de Tarso. Precisamente este pueblo que recibió de Dios el mandamiento ‘no matar’, sufrió sobre sí mismo en medida particular lo que significa matar. Ante esta lápida no le es lícito a nadie pasar con indiferencia».
San Juan Pablo II y elGran Rabino Elio Toaff al llegar a la sinagoga de Roma 
 (13 de abril de 1986, festividad de San Hermenegildo Mártir)
Tras hacer hincapié en que su visita al Templo Mayor de Roma anhelaba consolidar las buenas relaciones entre cristianos y judíos y recordando la declaración conciliar Nostra Aetate, destacó algunos de sus puntos relevantes.
San Juan Pablo II y elGran Rabino Elio Toaff al llegar a la sinagoga de Roma 
 (13 de abril de 1986, festividad de San Hermenegildo Mártir)
Y PRONUNCIÓ ESAS CÉLEBRES PALABRAS DIRIGIDAS A NUESTROS «HERMANOS PREDILECTOS» Y NUESTROS «HERMANOS MAYORES»
  • «El primero es que la Iglesia de Cristo descubre sus ‘vínculos’ con el judaísmo investigando su propio misterio. La religión judía no nos es extrínseca, sino que de alguna forma es intrínseca para nuestra religión. Tenemos pues con ella relaciones que no tenemos con ninguna otra religión. Ustedes son nuestros hermanos predilectos y, en cierto modo, se podría decir nuestros hermanos mayores».
San Juan Pablo II y elGran Rabino Elio Toaff al llegar a la sinagoga de Roma 
 (13 de abril de 1986, festividad de San Hermenegildo Mártir)
LA HISTORIA DE SAN JUAN PABLO II Y LOS JUDÍOS «NUESTROS HERMANOS MAYORES».
Juan Pablo II en Auschwitz
Juan Pablo II probablemente sea uno de los papas más carismáticos que hayan pasado por el pontificado. Y es especialmente considerado por su conexión judía.
La conexión judía de Juan Pablo II se consolidó a través de un amigo de la infancia, a través del cual se efectivizó el relacionamiento judío – católico.
Jerzy Kluger relata en el libro, El Papa y yo, con mucha atención, los detalles de todo tipo de cosas de su relación con Juan Pablo II, como la formalidad del Papa, su forma polaca algo pasada de moda al hablar por teléfono, – él siempre preguntaba por el “ingeniero Jerzy Kluger”- y su excelente memoria, que le permitió recuperar conversaciones de años antes.

Esto muestra paralelismo con lo que sucede con el papa Francisco, que también tiene un gran amigo judío, el rabino Abraham Skorka, mediante el cual se siguió consolidando la relación entre las comunidades a máximo nivel, y esta historia aún se está escribiendo. Pareciera una misión que el Espíritu Santo dio a estos dos pontífices.

Jerzy Kluger y Juan Pablo II

Jerzy Kluger relata en el libro, El Papa y yo, con mucha atención, los detalles de todo tipo de cosas de su relación con Juan Pablo II, como la formalidad del Papa, su forma polaca algo pasada de moda al hablar por teléfono, – él siempre preguntaba por el “ingeniero Jerzy Kluger”– y su excelente memoria, que le permitió recuperar conversaciones de años antes.

NACE UN GRAN AMIGO JUDÍO
Jerzy Kluger amigo de la infancia con Karol Wojtyla, fue compañero de colegio del futuro pontífice en Wadowice, pasaron mucho tiempo en los hogares del uno y del otro, jugaron al fútbol juntos, lo que iba a tener resultados a largo plazo.
Muchas décadas más tarde. Kluger completó el libro El Papa y yo poco antes de morir en 2011, seis años después de la muerte de su compañero de clase, y cuenta su historia completa.

Los miembros de la familia de Kluger eran las principales figuras en la gran comunidad judía de Wadowice. El padre de Jerzy fue abogado y había estudiado en la Universidad Jagiellonian en Cracovia.

Jerzy conoció a Karol Wojtyla en la escuela secundaria y se convirtieron en grandes amigos.
El joven Kluger aprendió mucho de la historia de Polonia del padre de Karol, a quien le encantaba contar historias de caballería y honor.
Hay algunas descripciones bastante emotivas de la vida pueblerina, de la escuela de danza que celebraba la finalización de los exámenes, y de sus debates sobre el futuro, sus esperanzas y planes.
LA GUERRA
Como sabemos, el futuro iba a ser mucho más sombrío que para cualquier colegial en Polonia o en otro lugar de lo que podría haber imaginado. Después de un breve período en la Universidad de Varsovia, donde los estudiantes anti-judíos lo golpearon muy mal, Kluger volvió a Wadowice. Su padre hizo arreglos para que él estudiara en Gran Bretaña, pero vino la guerra, Alemania invadió desde el oeste, el ejército soviético desde el este, y Polonia fue condenada.
El papa Francisco visitó los campos de concentración de Auschwitz y Birkenau

Kluger y su padre fueron capturados por los soviéticos y transportados a la remota región ártica de la Unión Soviética. Nunca volvió a ver a su madre, su hermana o su abuela otra vez. Wadowice quedó bajo control alemán, y fueron llevadas a un campo de concentración y perecieron allí. Kluger escribe recuerdos particularmente tiernos de su hermana, una niña inteligente y estudiosa, que también era una excelente jugadora de tenis.

San Juan Pablo II en el Muro Occidental de Jerusalén.
Kluger mismo fue uno de los polacos que, después de que Hitler atacó Rusia, se les permitió unirse al ejército polaco y estuvo en acción en Monte Cassino y en otros lugares. Después de la guerra, se cumplió el plan original de su padre de ir a Inglaterra y estudió ingeniería en Nottingham. Se casó con una chica inglesa y crió dos hijas, tuvo un negocio exitoso y, finalmente, se estableció en Roma. Y aquí es donde la historia toma otro giro extraordinario.
LOS AMIGOS SE REENCUENTRAN EN ROMA

En Roma, en la década de 1960, estaba ocurriendo el Concilio Vaticano II, y el arzobispo Karol Wojtyla fue uno de los asistentes. Kluger se dio cuenta de que este debía ser el Wojtyla que había conocido en la escuela, y se puso en contacto con la casa del clero donde el arzobispo se estaba quedando. Y así comenzó un nuevo capítulo.

San Juan Pablo II y elGran Rabino Elio Toaff al llegar a la sinagoga de Roma 
 (13 de abril de 1986, festividad de San Hermenegildo Mártir)
Hay una conmovedora descripción de cómo se encontraron y hablaron y hablaron, caminando juntos hasta que oscureció. Iba a ser la primera de muchas reuniones. En los próximos años, el Arzobispo Wojtyla y Kluger se encontraron siempre cuando Karol visitaba Roma por asuntos de la Iglesia.
Y entonces llegó el día en 1978 cuando el humo blanco indicó la elección de un nuevo Papa y el arzobispo Wojtyla se convirtió en Juan Pablo II.
LA CONSOLIDACIÓN DE LA RELACIÓN CON LOS JUDÍOS A TRAVÉS DE SU AMIGO
Como todos sabemos, uno de los grandes logros del extraordinario pontificado de Juan Pablo II fue la creación de toda una nueva relación con el pueblo judío.
Su visita a una sinagoga en 1986 fue la primera desde San Pedro casi 2000 años antes, y abrió el camino a nuevas esperanzas y nuevas posibilidades.
 El PAPA  San Juan pablo II Visita al memorial de Yad Vashem para el “Holocausto”.

A través de los contactos establecidos por Jerzy Kluger, se establecieron con el tiempo, relaciones diplomáticas formales entre el Vaticano e Israel.

(En Castel Gandolfo Juan Pablo II saluda a Halina, amiga y compañera de escuela de ambos - de Juan Pablo II y Jerzy - con ocasión del casamiento de Stefania, la nieta de Kluger, el 11 de septiembre de 1997).
LOS LAZOS PERSONALES ENTRE AMBOS HOMBRES ERAN PROFUNDOS
El Papa Juan Pablo II se convirtió en amigo de la esposa y las hijas de Kluger, presidió la boda de la nieta de Kluger, compartió muchas comidas y charlas largas con la familia. 
 El PAPA  Benedicto XVI Visita al memorial de Yad Vashem para el “Holocausto”.
Cuando Juan Pablo fue a Israel, rezó en el Muro de los Lamentos y rindió homenaje a las víctimas del Holocausto, Kluger fue testigo y describe todo conmovedoramente.

 El PAPA Francisco Visita al memorial de Yad Vashem para el “Holocausto”.

Esto tiene un extraño paralelismo con lo que sucedió en Israel cuando el Papa Francisco visitó Israel junto a su amigo el rabino Skorka.

Solo y en silencio, el Papa Francisco recorrió los campos de exterminio nazi de Auschwitz, donde estuvo alrededor de dos horas.
LA HISTORIA AVANZA POR LOS MISMOS CARRILES
Estos hechos extraordinarios que narra Kluger tuvieron una profundidad espiritual para ellos, que es casi inconcebible.
Entre 1940 y 1945, Auschwitz se convirtió en un gran complejo de barracas militares, talleres, cámaras de gas y un crematorio. El campo de concentración fue liberado por el Ejército Rojo de la Unión Soviética el 27 de enero de 1945. FOTO Reuters
Lo que se jugaba en la historia no era sólo la curación de viejas heridas y el fomento de una nueva era, sino algo más, algo en el plan de Dios, algo relacionado con los grandes diseños de Dios para el pueblo de la Antigua Alianza, para el que tiene gran amor.
¿Qué pasará después? Los problemas en el Medio Oriente, los derechos y obligaciones de Israel y de los palestinos, continúan siendo una fuente de dificultades para alcanzar una paz verdadera y duradera. Y el desarrollo de la bomba atómica por Irán es una espada de Damocles que pesa sobre el pueblo judío.
Wojtyla como Sucesor de Pedro, su visita a la sinagoga romana y el viaje que efectuó a Israel en el año 2000 cuando dejó en el Muro Occidental de Jerusalén una oración pidiendo el perdón divino por el trato que habían recibido en el pasado los judíos y para reafirmar el recorrido fraternal de los católicos junto al Pueblo de la Alianza.
La historia de Kluger / Juan Pablo II hace su propia contribución singular a la historia de dos colectividades religiosas, que se extiende a través de la tragedia de la guerra y en los misteriosos designios de la Providencia, actuando en el drama de un sorprendente pontificado presidido por un santo.
Papa Francisco visitó el muro de los lamentos de Jerusalén
Como tantas otras cosas en la vida de Juan Pablo II, es caracterizado por una sensación de tener muy de cerca y con ternura las manos de Dios.
San Juan Pablo II y elGran Rabino Elio Toaff al llegar a la sinagoga de Roma 
 (13 de abril de 1986, festividad de San Hermenegildo Mártir)
FRANCISCO LA SIGUE CONSOLIDANDO
El resto de la misión le queda por hacer al papa Francisco y su relación con el rabino Skorka.
El PAPA  Benedicto XVI Visita al Presidente del Estado de Israel 
en el Palacio Presidencial.
El PAPA Francisco Visita al Presidente del Estado de Israel 
en el Palacio Presidencial

El Rabino Abraham Skorka conoce al ahora papa Francisco desde hace unos 20 años cuando ambos vivían en Argentina, una nación de mayoría católica pero con la comunidad judía más grande de América Latina.

Francisco I (cuando era Jorge Mario Bergoglio Sívori, cardenal-arzobispo de Buenos Aires), departió muchas veces con los judíos
Su acercamiento los llevó a que 2010 publicaran juntos el libro de diálogos “Sobre el Cielo y la Tierra”.
En ese contexto, cuenta Skorka, “nos encontrábamos dos veces por mes, charlábamos de todos los temas”.
Estrechamente relacionada con Juan Pablo II, llamó a los judíos "hermanos mayores", el Papa Benedicto XVI usa la fórmula "padres en la fe".
Francisco siguiendo lealmente los pasos de Benedicto XVI, Juan Pablo II 
y Pablo VI
Fuente:
http://es.radiovaticana.va/news/2016/01/15/san_juan_pablo_ii_y_los_jud%C3%ADos_%C2%ABnuestros_hermanos_mayores%C2%BB/1201275
http://forosdelavirgen.org/76903/la-conexion-judia-de-juan-pablo-ii-y-su-correlato-en-el-papa-francisco-2014-03-28/

No hay comentarios.:

Publicar un comentario