AQUÍ ENCONTRARÁS, ARTÍCULOS FOTOS Y VÍDEOS SOBRE LA FE CATÓLICA APOSTÓLICA Y ROMANA, DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA, COMENTARIOS DE ENCÍCLICAS, PENSAMIENTOS Y TEXTOS DE SANTOS DIGNIDAD HUMANA, DERECHOS HUMANOS, HISTORIA, EDUCACIÓN VIDEOS MUSICALES CLÁSICOS Y DE TODAS LAS ÉPOCAS.

"Soy un hombre de armas, un guerrero, scout. Paradójicamente, al único de mi especie que admiro, empuñó solamente la palabra, su técnica fue la humildad, su táctica la paciencia y la estrategia que le dio su mayor victoria fue dejarse clavar en una cruz por aquellos que amaba".

“Espíritu Santo, inspírame lo que debo pensar, lo que debo decir, lo que debo callar, lo que debo escribir, lo que debo hacer, como debo obrar, para el bien de los hombres, de la iglesia y el triunfo de Jesucristo”.

Desde La Trinchera Del Buen Combate en Argentina. Un Abrazo en Dios y La Patria.

6 de agosto de 2016

TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR 06 de Agosto.

TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR 
Esta fiesta recuerda la escena en que Jesús, en la cima del monte Tabor, se apareció vestido de gloria, hablando con Moisés y Elías ante sus tres discípulos preferidos, Pedro, Juan y Santiago.
TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR - Siglo XVIII. Icono. Museo de Arte Y Arqueología. Tirana. David Selenicasi

La fiesta de la Transfiguración del Señor se venía celebrando desde muy antiguo en las iglesias de Oriente y Occidente. Esta conmemoración se celebra el 6 de agosto y el segundo domingo de Cuaresma.

TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR 
La fiesta de la Transfiguración del Señor se venía celebrando desde muy antiguo en las iglesias de Oriente y Occidente, pero el papa Calixto III, en 1457 la extendió a toda la cristiandad para conmemorar la victoria que los cristianos obtuvieron en Belgrado, sobre Mahomet II, orgulloso conquistador de Constantinopla y enemigo del cristianismo, y cuya noticia llegó a Roma el 6 de agosto.

El papa Calixto III, en 1457 la extendió a toda la cristiandad para conmemorar la victoria que los cristianos obtuvieron en Belgrado, sobre Mahomet II, conquistador de Constantinopla, cuya noticia llegó a Roma el 6 de agosto.

Calixto III
Papa de la Iglesia católica
8 de abril de 1455-6 de agosto de 1458
Alfonso de Borja, obispo de Valencia y papa Calixto III.jpg
por Juan de Juanes
Proclamación cardenalicia2 de mayo de 1444
por Eugenio IV
PredecesorNicolás V
SucesorPío II
Cardenales creadosVéase categoría
Información personal
Nombre secularAlfonso de Borja
Nacimiento31 de diciembre de 1378
Estandarte de la Corona de Aragon.svg Torreta de Canals,Valencia CanalsEspaña
Fallecimiento6 de agosto de 1458
RomaEstados Pontificios(79 años) RomaItalia
C o a Callistus III.svg
Escudo de Calixto III
TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR 
Jesús había anunciado a los suyos la inminencia de su Pasión y los sufrimientos que había de padecer a manos de los judíos y de los gentiles. Y los exhortó a que le siguieran por el camino de la cruz y del sacrificio (Mt 16, 24 ss). 

La experiencia de la Transfiguración está destinada a señalar los sufrimientos de Jesús está a punto de experimentar. Tiene el propósito de fortalecer la fe de los discípulos, y les reveló de una manera poderosa la mano divina que está trabajando en los acontecimientos que Jesús experimentará. Es por esto que Moisés y Elías han estado hablando sobre su partida que se iba a cumplir en Jerusalén.

TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR 
Transfiguración del Señor
Transfiguration bloch.jpg
Transfiguración de Jesús
TipoReligiosa
Celebrada porCatolicismo
UbicaciónFiesta Universal
Fecha
EstadoActivo
OrganizadorIglesia católica
MotivoTransfiguración de Jesús
TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR 
Pocos días después de estos sucesos, que habían tenido lugar en la región de Cesarea de Filipo, quiso confortar su fe, pues, -como enseña Santo Tomás- para que una persona ande rectamente por un camino es preciso que conozca antes, de algún modo el fin al que se dirige: 
  • “Como el arquero no lanza con acierto la saeta si no mira primero al blanco al que la envía. Y esto es necesario sobre todo cuando la vía es áspera y difícil y el camino laborioso... Y por esto fue conveniente que manifestase a sus discípulos la gloria de su claridad, que es los mismo que transfigurarse, pues en esta claridad transfigurará a los suyos” (Sto. Tomás, Suma teológica).
NUESTRA VIDA ES UN CAMINO HACIA EL CIELO
Pero es una vía que pasa a través de la Cruz y del sacrificio. Hasta el último momento habremos de luchar contra corriente, y es posible que también llegue a nosotros la tentación de querer hacer compatible la entrega que nos pide el Señor con una vida fácil, como la de tantos que viven con el pensamiento puesto exclusivamente en las cosas materiales... 
  • “¡Pero no es así! El cristianismo no puede dispensarse de la cruz: la vida cristiana no es posible sin el peso fuerte y grande del deber... si tratásemos de quitarle ésto a nuestra vida, nos crearíamos ilusiones y debilitaríamos el cristianismo; lo habríamos transformado en una interpretación muelle y cómoda de la vida” (Pablo VI, Alocución 8-IV-1966). No es esa la senda que indicó el Señor.
TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR 

De la misma manera, en ciertos momentos de esta vida, Dios puede dar a ciertos fieles (no a todos los fieles, y no todo el tiempo), experiencias especiales de su gracia que fortalezcan su fe.

TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR 
Los discípulos quedarían profundamente desconcertados al presenciar los hechos de la Pasión. Por eso, el Señor condujo a tres de ellos, precisamente a los que debían acompañarle en su agonía de Getsemaní, a la cima del monte Tabor para que contemplaran su gloria. 
TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR
Allí se mostró 
  • “En la claridad soberana que quiso fuese visible para estos tres hombres, reflejando lo espiritual de una manera adecuada a la naturaleza humana. Pues, rodeados todavía de la carne mortal, era imposible que pudieran ver ni contemplar aquella inefable e inaccesible visión de la misma divinidad, que está reservada en la vida eterna para los limpios de corazón” (San León Magno, Homilía sobre la transfiguración), la que nos aguarda si procuramos ser fieles cada día.
TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR 
TAMBIÉN A NOSOTROS QUIERE EL SEÑOR CONFORTARNOS CON LA ESPERANZA DEL CIELO QUE NOS AGUARDA.
Especialmente si alguna vez el camino se hace costoso y asoma el desaliento. Pensar en lo que nos aguarda nos ayudará a ser fuertes y a perseverar. No dejemos de traer a nuestra memoria el lugar que nuestro Padre Dios nos tiene preparado y al que nos encaminamos. Cada día que pasa nos acerca un poco más. El paso del tiempo para el cristiano no es, en modo alguno, una tragedia; acorta, por el contrario, el camino que hemos de recorrer para el abrazo definitivo con Dios: el encuentro tanto tiempo esperado.
TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR 
JESÚS TOMÓ CONSIGO A PEDRO, A SANTIAGO Y A JUAN, Y LOS LLEVÓ A UN MONTE ALTO, Y SE TRANSFIGURÓ ANTE ELLOS.
De modo que su rostro se puso resplandeciente como el sol y sus vestidos blancos como la luz. En esto se le aparecieron Moisés y Elías hablando con Él (Mt 17, 1-3). Esta visión produjo en los Apóstoles una felicidad incontenible; Pedro la expresa con estas palabras: 
  • Señor, ¡qué bien estamos aquí!; si quieres haré aquí tres tiendas: una para Ti, otra para Moisés y otra para Elías (Mt 17, 4). 
Estaba tan contento que ni siquiera pensaba en sí mismo, ni en Santiago y Juan que le acompañaban. San Marcos, que recoge la catequesis del mismo San Pedro, añade que no sabía lo que decía (Mc 9, 6). 
TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR 
Todavía estaba hablando cuando una nube resplandeciente los cubrió con y una voz desde la nube dijo: 
  • Éste es mi Hijo, el Amado, en quien tengo mis complacencias: escuchadle (Mt 17, 5).
TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR 
EL RECUERDO DE AQUELLOS MOMENTOS JUNTO AL SEÑOR EN EL TABOR FUERON SIN DUDA DE GRAN AYUDA EN TANTAS CIRCUNSTANCIAS DIFÍCILES Y DOLOROSAS DE LA VIDA DE LOS TRES DISCÍPULOS.
San Pedro lo recordará hasta el final de sus días. En una de sus Cartas, dirigida a los primeros cristianos para confortarlos en un momento de dura persecución, afirma que ellos, los Apóstoles, no han dado a conocer a Jesucristo siguiendo fábulas llenas de ingenio, sino porque hemos sido testigos oculares de su majestad. En efecto Él fue honrado y glorificado por Dios Padre, cuando la sublime gloria le dirigió esta voz: Éste es mi Hijo, el Amado, en quien tengo mis complacencias. Y esta voz, venida del cielo, la oímos nosotros estando con Él en el monte santo (2 Pdr 1, 16-18). 

La Transfiguración de Cristo tiene por finalidad fortalecer la fe de los apóstoles ante la proximidad de la Pasión: la subida a un “monte alto” prepara la subida al Calvario.

Monte Tabor
El Señor, momentáneamente, dejó entrever su divinidad, y los discípulos quedaron fuera de sí, llenos de una inmensa dicha, que llevarían en su alma toda la vida. 
  • “La transfiguración les revela a un Cristo que no se descubría en la vida de cada día. Está ante ellos como Alguien en quien se cumple la Alianza Antigua, y, sobre todo, como el Hijo elegido del Eterno Padre al que es preciso prestar fe absoluta y obediencia total” (Juan Pablo II, Homilía 27-II-1983), al que debemos buscar todos los días de nuestra existencia aquí en la tierra.
TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR 
¿QUÉ SERÁ EL CIELO QUE NOS ESPERA, DONDE CONTEMPLAREMOS, SI SOMOS FIELES, A CRISTO GLORIOSO, NO EN UN INSTANTE, SINO EN UNA ETERNIDAD SIN FIN?
Todavía estaba hablando, cuando una nube resplandeciente los cubrió y una voz desde la nube dijo: 
  • Éste es mi Hijo, el Amado, en quien tengo mis complacencias: escuchadle (Mt 17, 5). 
¡Tantas veces le hemos oído en la intimidad de nuestro corazón!
TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR 
El misterio que celebramos no sólo fue un signo y anticipo de la glorificación de Cristo, sino también de la nuestra, pues, como nos enseña San Pablo, el Espíritu da testimonio junto con nuestro espíritu de que somos hijos de Dios. Y si somos hijos también herederos: 
  • Herederos de Dios, coherederos de Cristo; con tal que padezcamos con Él, para ser con Él también glorificados (Rom 8, 16-17). 
TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR - Alessandro di Mariano di Vanni Filipepi - 1500
Y añade el Apóstol: 
  • Porque estoy convencido de que los padecimientos del tiempo presente no son comparables con la gloria futura que se ha de manifestar en nosotros (Rom 8, 18). 
TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR 
CUALQUIER PEQUEÑO O GRAN SUFRIMIENTO QUE PADEZCAMOS POR CRISTO NADA ES SI SE MIDE CON LO QUE NOS ESPERA.
El Señor bendice con la Cruz, y especialmente cuando tiene dispuesto conceder bienes muy grandes. Si en alguna ocasión nos hace gustar con más intensidad su Cruz, es señal de que nos considera hijos predilectos. 
TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR 
Pueden llegar el dolor físico, humillaciones, fracasos, contradicciones familiares... No es el momento entonces de quedarnos tristes, sino de acudir al Señor y experimentar su amor paternal y su consuelo. 
TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR 
Nunca nos faltará su ayuda para convertir esos aparentes males en grandes bienes para nuestra alma y para toda la Iglesia. 
  • “No se lleva ya una cruz cualquiera, se descubre la Cruz de Cristo, con el consuelo de que se encarga el Redentor de soportar el peso” (J. Escrivá de Balaguer, “Amigos de Dios”). 
Él es, Amigo inseparable, quien lleva lo duro y lo difícil. Sin Él cualquier peso nos agobia.
TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR 
Si nos mantenemos siempre cerca de Jesús, nada nos hará verdaderamente daño: ni la ruina económica, ni la cárcel, ni la enfermedad grave..., mucho menos las pequeñas contradicciones diarias que tienden a quitarnos la paz si no estamos alerta. El mismo San Pedro lo recordaba a los primeros cristianos: 
  • ¿Quién os hará daño, si no pensáis más que en obrar bien? Pero si sucede que padecéis algo por amor a la justicia, sois bienaventurados (1Pdr 3, 13-14).
Cristo triunfante - Museo del Prado. Madrid. España.
Pidamos a Nuestra Señora que sepamos ofrecer con paz el dolor y la fatiga que cada día trae consigo, con el pensamiento puesto en Jesús, que nos acompaña en esta vida y que nos espera, glorioso al final del camino. 
TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR 
Y cuando llegue aquella hora en que se cierren mis ojos humanos, abridme otros, Señor, otros más grandes para contemplar vuestra faz inmensa. 
  • ¡Sea la muerte un mayor nacimiento! (J. Margall, Canto espiritual), el comienzo de una vida sin fin.
Basílica de la Transfiguración
כנסיית ההשתנות
Har-tavor church01.jpg
Vista de la iglesia
TipoBasílica
UbicaciónMonte Tabor
Bandera de Israel Israel

Coordenadas32°41′10″N 35°23′34″E (mapa)
Uso
CultoIglesia católica
Arquitectura
Construcción1924
Autor: Gerard David - 1520. Oil on panel. O.L. Vrouwekerk, Bruges.
EL CIELO
  • "Ni ojo alguno vio, ni oreja oyó, ni pasaron a hombre por pensamiento las cosas que tiene Dios preparadas para aquellos que le aman". -¿No te empujan a luchar esas revelaciones del apóstol? (J. Escrivá de Balaguer, Camino, 751) 
Y se transfiguró ante ellos, de modo que su rostro se puso resplandeciente como el sol, y sus vestidos blancos como la luz (Mt 17,2).

TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR
  • ¡Jesús: verte, hablarte! 
  • ¡Permanecer así, contemplándote, abismado en la inmensidad de tu hermosura y no cesar nunca, nunca, en esa contemplación! 
  • ¡Oh, Cristo, quién te viera! ¡Quién te viera para quedar herido de amor a Ti! 
TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR
Y una voz desde la nube dijo: 
  • Este es mi Hijo, el Amado, en quien me complazco; escuchadle (Mt 17, 5). 
Señor nuestro, aquí nos tienes dispuestos a escuchar cuanto quieras decirnos. Háblanos; estamos atentos a tu voz. Que tu conversación, cayendo en nuestra alma, inflame nuestra voluntad para que se lance fervorosamente a obedecerte. 

TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR
  • Vultum tuum, Domine, requiram (Sal 26, 8), buscaré, Señor, tu rostro. Me ilusiona cerrar los ojos, y pensar que llegará el momento, cuando Dios quiera, en que podré verle, no como en un espejo, y bajo imágenes oscuras... sino cara a cara (I Cor. 13, 12). Sí, mi corazón está sediento de Dios, del Dios vivo: ¿cuándo vendré y veré la faz de Dios? (Sal 41,3) (Santo Rosario. IVº misterio luminoso). 
TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR
Fuente:
https://www.aciprensa.com/recursos/fiesta-de-la-transfiguracion-del-senor-2885/
Fuente:
Extracto del libro “Hablar con Dios”, de Francisco Fernández-Carvajal
www.iglesia.org
http://www.opusdei.es/art.php?p=12436

No hay comentarios.:

Publicar un comentario