AQUÍ ENCONTRARÁS, ARTÍCULOS FOTOS Y VÍDEOS SOBRE LA FE CATÓLICA APOSTÓLICA Y ROMANA, DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA, COMENTARIOS DE ENCÍCLICAS, PENSAMIENTOS Y TEXTOS DE SANTOS DIGNIDAD HUMANA, DERECHOS HUMANOS, HISTORIA, EDUCACIÓN VIDEOS MUSICALES CLÁSICOS Y DE TODAS LAS ÉPOCAS.

"Soy un hombre de armas, un guerrero, scout. Paradójicamente, al único de mi especie que admiro, empuñó solamente la palabra, su técnica fue la humildad, su táctica la paciencia y la estrategia que le dio su mayor victoria fue dejarse clavar en una cruz por aquellos que amaba".

“Espíritu Santo, inspírame lo que debo pensar, lo que debo decir, lo que debo callar, lo que debo escribir, lo que debo hacer, como debo obrar, para el bien de los hombres, de la iglesia y el triunfo de Jesucristo”.

Desde La Trinchera Del Buen Combate en Argentina. Un Abrazo en Dios y La Patria.

18 de abril de 2014

RESUCITAREMOS CON NUESTROS CUERPOS, ESTO ES VERDAD. PAPA FRANCISCO

Noli me tangere (literalmente "no me toques") es la traducción latina en la Vulgata del original griego μὴ μoυ ἅπτoυ mè mu haptu (que se traduce a las lenguas modernas como "no me rentengas"). Cuadro de Jerónimo Cósida, 1570.
William-Adolphe Bouguereau. Las tres Marías en el sepulcro.1876.

Uno de los sucesos más atestiguados del mundo antiguo es la resurrección de Jesucristo de entre los muertos. La resurrección de Jesús es el meollo, el corazón de la fe cristiana. 
Piero della Francesca, 1463-1465.
En la enseñanza de Cristo la resurrección jamás está separada de la crucifixión. Las dos forman un conjunto redentor (Mateo 16:21; 20:19; Marcos 8:31; 9:31; 10:34; Lucas 24:26; Juan 10:17, 18).
Queridos hermanos y hermanas:¡Buenos días! 
Vuelvo hoy de nuevo sobre la afirmación:
  • “Creo en la resurrección de la carne”. 
Se trata de una verdad que no es sencilla y nada obvia, porque, viviendo inmersos en este mundo, no es fácil comprender la realidad futura. Pero el Evangelio nos ilumina:
  • Nuestra resurrección está estrechamente vinculada a la resurrección de Jesús; el hecho de que Él esté resucitado es la prueba de que existe la resurrección de los muertos. 

Quisiera entonces, presentar algunos aspectos que relacionan la resurrección de Cristo y nuestra resurrección. Él ha resucitado y así, nosotros también resucitaremos. 
Antes que nada 
  • La misma Sagrada Escritura contiene un camino hacia la fe plena en la resurrección de los muertos. 
Esta se expresa como fe en Dios creador de todo hombre, alma y cuerpo, y como fe en Dios liberador, el Dios fiel a la Alianza con su pueblo.
El profeta Ezequiel, en una visión
  • Contempla los sepulcros de los deportados que se vuelven a abrir y los huesos secos vuelven a vivir gracias a la acción de un espíritu vivificante. Esta visión expresa la esperanza en la futura “resurrección de Israel”, es decir en el renacimiento del pueblo derrotado y humillado (cf. Ez 37,1-14). 
(Ez 37,1-14).
Jesús, en el Nuevo Testamento, lleva a su cumplimiento esta Revelación, y vincula la fe en la resurrección a su misma Persona:
  • “Yo soy la Resurrección y la Vida” (Jn 11,25). 
De hecho, será Jesús el Señor el que resucitará en el último día a todos los que hayan creído en Él. Jesús vino entre nosotros, se hizo hombre como nosotros en todo, menos en el pecado; de este modo nos ha tomado consigo en su camino de vuelta al Padre.
Él, el Verbo Encarnado, muerto por nosotros y resucitado, da a sus discípulos el Espíritu Santo como un anticipo de la plena comunión en su Reino glorioso, que esperamos vigilantes. 
Esta espera es la fuente y la razón de nuestra esperanza: una esperanza que, cultivada y custodiada, se convierte en luz para iluminar nuestra historia personal y comunitaria. 
Recordémoslo siempre: 
  • Somos discípulos de Él que ha venido, viene cada día y vendrá al final. 
Si conseguimos tener más presente esta realidad, estaremos menos cansados en nuestro día a día, menos prisioneros de lo efímero y más dispuestos a caminar con corazón misericordioso en la vía de la salvación. 
Un segundo aspecto: ¿qué significa resucitar? 
La resurrección, la resurrección de todos nosotros, ¿eh? Sucederá en el último día, al final del mundo, por obra de la omnipotencia de Dios, que restituirá la vida a nuestro cuerpo reuniéndolo con el alma, por la resurrección de Jesús. 
Esta es la explicación fundamental: 
  • Porque Jesús resucitó, nosotros resucitaremos
Tenemos esperanza en la Resurrección por que Él nos ha abierto la puerta, nos ha abierto la puerta a la Resurrección. 
Esta transformación en espera, en camino a la Resurrección, esta transfiguración de nuestro cuerpo se prepara en esta vida mediante el encuentro con el Cristo Resucitado en los Sacramentos, especialmente en la Eucaristía. 
Nosotros que en esta vida nos nutrimos de su Cuerpo y de su Sangre, resucitaremos como Él, con Él y por medio de Él. 
Como Jesús resucitó con su propio cuerpo, pero no volvió a una vida terrena, así nosotros resucitaremos con nuestros cuerpos que serán transfigurados en cuerpos gloriosos. 
Esto no es mentira ¿eh? ¡Esto es verdad! 
Nosotros creemos que Jesús está resucitado, que Jesús está vivo en este momento, ¿Creéis que Jesús está vivo, que está vivo? ¡Ah! ¡no creéis! ¿creéis o no creéis? (¡Sí!) 
Y si Jesús está vivo ¿pensáis que Jesús nos dejará morir y nunca nos resucitará? ¡No! ¡Él nos espera! 
Y como Él está resucitado, la fuerza de su Resurrección nos resucitará a nosotros. 
Ya en esta vida nosotros participamos de la Resurrección de Cristo. Si es verdad que Jesús nos resucitará al final de los tiempos, es también verdad que, en un aspecto, ya estamos resucitados con Él. 
¡La Vida Eterna comienza ya en este momento! Comienza durante toda la Vida hacia aquel momento de la Resurrección final ¡Ya estamos resucitados! De hecho, mediante el Bautismo, estamos insertos en la muerte y resurrección de Cristo y participamos de una vida nueva, es decir la vida del Resucitado. 
La incredulidad de Santo Tomás. Caravaggio (1602)Según los Evangelios, Jesús resucitado no es un fantasma: su cuerpo es visible, y las llagas de su crucifixión, tangibles.
Por tanto, en la espera de este último día, tenemos en nosotros una semilla de resurrección, como anticipo de la resurrección plena que recibiremos en herencia. Por esto también el cuerpo de cada uno es resonancia de eternidad, por tanto ha de ser respetado siempre; y sobre todo debe ser respetada y amada la vida de todos los que sufren, para que sientan la cercanía del Reino de Dios, de esa condición de vida eterna hacia la que caminamos. 
La Resurrección de la Carne, por Luca Signorelli.
Este pensamiento nos da esperanza. Estamos en camino hacia la Resurrección.
Altdorfer, 1518.
Esta es nuestra alegría: 
  • Un día encontrar a Jesús, encontrar a Jesús todos juntos. Todos juntos, no aquí en la Plaza, en otra parte, pero alegres con Jesús. Y este es nuestro destino.

«La resurrección» (1532), de Miguel Ángel Buonarotti. Royal Collection, Londres.

Fra Angelico, 1440-1441.

¿RESUCITÓ JESÚS EN REALIDAD? ¿ES EN REALIDAD IMPORTANTE QUE LO HAYA HECHO?
Sí importa al cristianismo que sea verdad o no que Cristo haya resucitado de entre los muertos, porque el cristianismo se sostiene o derrumba por la resurrección de Jesucristo (1 Corintios 15:12-19). 
Si Jesús no resucitó de entre los muertos, entonces la fe cristiana se derrumba.
Afortunadamente, uno de los sucesos más atestiguados del mundo antiguo es la resurrección de Jesucristo de entre los muertos. Cuando se enfrentaba a los líderes religiosos de su tiempo, se le pidió a Jesús una señal que demostrara que Él era el Mesías prometido.
Dos "ángeles" (u "hombres con vestiduras deslumbrantes"), Cristo resucitado y una de las mujeres -el evangelio de Juan especifica que María Magdalena- son representados en La mañana de la Resurrección, de Edward Burne-Jones, 1882.
Él respondió: 
  • “La generación mala y adúltera demanda señal; pero señal no le será dada, sino la señal del profeta Jonás. Porque como estuvo Jonás en el vientre del gran pez tres días y tres noches, así estará el Hijo del Hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches” (Mateo 12:39,40).
Resurrección de jesús - Rubens, 1611-1612
La señal de la resurrección tenía el propósito de distinguir a Jesús de cualquier otra persona que hubiera vivido jamás, y presentarlo como el Hijo de Dios (Romanos 1:4).
La asociación del crucifijo y el triunfo (en este caso sobre el paganismo) se explícita en El triunfo de la cristiandad, fresco de Tommaso Laureti de laSala de Constantino en lasestancias del Vaticano, 1585. No sólo aparece erguido sobre una estatua rota de un dios grecorromano, sino que se centra en un contexto arquitectónico clásico que alude al arco de triunfo.
Los relatos de sus apariciones fueron escritos para nosotros por testigos oculares a quienes se apareció Jesús vivo durante un período de cuarenta días después de su crucifixión pública. 
Como lo afirma el relato de las Escrituras, a estos 
  • Después de haber padecido, se presentó vivo con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios.” (Hechos 1:3).
Aparición de jesús resucitado a sumadre. algo que el evangelio no cuenta pero que la tradicción cristiana ha dado siempre por supuesta. filippo lippi.(florencia, c. 1406-spoleto, 1469) pintor italiano, perteneciente a la orden de los carmelitas
Al escribir cerca del 56 d.C., el apóstol Pablo menciona el hecho
  • De que más de quinientas personas habían visto a Cristo resucitado en una ocasión, y la mayoría de ellos todavía estaban vivas cuando él escribió (1 Corintios 15:6). 
Esta declaración es como un reto para los que no creyeran. Pues Pablo dice que todavía había personas vivas, a quienes podían entrevistar para saber si Cristo había resucitado en realidad.
Las evidencias históricas son más que suficientes para satisfacer la curiosidad del investigador sincero. Esto se puede ver no sólo en la defensa positiva que se puede hacer del caso de la resurrección, sino también en la falta de evidencias de cualquier otra explicación. Las teorías que tratan de dar otra explicación de la resurrección requieren más fe para creer en ellas que la resurrección misma.
Frank Morrison, quien fuera periodista agnóstico, trató de escribir un libro para refutar la resurrección de Cristo. Después de mucha investigación, su opinión cambió y se convirtió en un creyente en Jesucristo. 
Así describió Morrison lo que pasó:
  • “Este estudio es en ciertos modos tan extraño y tan interesante que el escritor considera deseable decir aquí brevemente cómo llegó el libro a la forma presente. En cierto sentido, no podía haber tenido otra forma, pues es en esencia una confesión, la historia íntima de un hombre que al principio se propuso escribir un tipo de libro y se vio obligado por la misma fuerza de las circunstancias a escribir otro”.
  • “No es que los hechos hayan cambiado, pues están registrados de forma imperecedera en los monumentos y las páginas de la historia humana. Sin embargo, la interpretación que se iba a dar a los hechos sufrió un cambio” (Who Moved the Stone?, ¿Quién movió la piedra?, Prefacio, Zondervan, 1971).

Morrison descubrió que Cristo fue puesto en la tumba en público el viernes, pero el domingo por la mañana el cuerpo había desaparecido. Si Él no resucitó de los muertos, entonces alguien se llevó el cuerpo. Hay tres grupos interesados que podrían haberse llevado el cuerpo: 
  • Los romanos
  • Los judíos
  • O los discípulos.


Los soldados asustados por la resurreción de jesús. iglesia parroquial de santa maría.retablo de la virgen de la coronación. resurrección.procedente de la ermita de la coronación.tomás giner y arnaldo de castellnou (1464-1465).
Los romanos habrían tenido razón para hurtar el cuerpo, pues querían mantener la paz en Palestina. La idea era mantener las provincias tan calmadas como fuera posible, y el robo del cuerpo de Cristo no habría logrado tal objetivo.
Jesús se aparece a la magdalena tiziano.(pieve di cadore, actual italia, h. 1490-venecia, 1576) pintor italiano
Los judíos no habrían tomado el cuerpo, porque la última cosa que ellos querían era una proclamación de su resurrección. Ellos fueron los que pidieron la guardia, según Mateo 27.
Los discípulos de Jesús no tenían razón para hurtar el cuerpo, y si lo hicieron, murieron después por algo que sabían que no era cierto. Además, la religión que ellos proclamaban hacía hincapié en decir la verdad, no mentiras. Sus hechos no habrían estado de acuerdo con lo que sabían que era verdad y les mandaban a otros que hicieran.
Jesús preguntando ¿ tenéis algo que comer.?duccio bounisegna. (siena, actual italia, h. 1260-id., h. 1318-1319) pintor italiano.
La otra explicación lógica es que Cristo haya resucitado, y los testigos oculares aclaran que ese es el caso. Puede ser que los discípulos de Jesús no fueran avanzados como el hombre moderno en lo científico, pero con seguridad sabían distinguir entre un muerto y un vivo.
Como dijo Simón Pedro: 
  • “Porque no os hemos dado a conocer el poder y la venida de nuestro Señor Jesucristo siguiendo fábulas artificiosas, sino como habiendo visto con nuestros propios ojos su majestad” (2 Pedro 1:16).
Andrea di Bartolo, ca. 1390.
Los relatos de sus apariciones fueron escritos por testigos oculares a quienes se apareció Jesús vivo durante un período de cuarenta días después de su crucifixión pública. 
  • “Después… se presentó vivo con muchas pruebas indubitables…” Hechos 1:3.

Dentro de todas las obras que representan uno de los pasajes más importantes de la Biblia como la resurrección de Cristo, una de las más famosas es la del pintor flamenco Rubens, que fuera realizada en el año 1612 junto a otras piezas muy famosas y que se encuentra decorando las paredes de la Catedral de Amberes.
“No me detengas porque voy al padre.” correggio.( antonio allegri correggio, actual italia, 1489-id., 1534.

Evangelio según San Mateo 28,1-10.
Pasado el sábado, al amanecer del primer día de la semana, María Magdalena y la otra María fueron a visitar el sepulcro.
De pronto, se produjo un gran temblor de tierra: el Angel del Señor bajó del cielo, hizo rodar la piedra del sepulcro y se sentó sobre ella.
Su aspecto era como el de un relámpago y sus vestiduras eran blancas como la nieve.
Al verlo, los guardias temblaron de espanto y quedaron como muertos.
El Angel dijo a las mujeres: "No teman, yo sé que ustedes buscan a Jesús, el Crucificado.
No está aquí, porque ha resucitado como lo había dicho. Vengan a ver el lugar donde estaba,
y vayan en seguida a decir a sus discípulos: 'Ha resucitado de entre los muertos, e irá antes que ustedes a Galilea: allí lo verán'. Esto es lo que tenía que decirles".
Las mujeres, atemorizadas pero llenas de alegría, se alejaron rápidamente del sepulcro y fueron a dar la noticia a los discípulos.
De pronto, Jesús salió a su encuentro y las saludó, diciendo: "Alégrense". Ellas se acercaron y, abrazándole los pies, se postraron delante de él.
Y Jesús les dijo: "No teman; avisen a mis hermanos que vayan a Galilea, y allí me verán".
William-Adolphe Bouguereau. Las tres Marías en el

1 comentario: