AQUÍ ENCONTRARÁS, ARTÍCULOS FOTOS Y VÍDEOS SOBRE LA FE CATÓLICA APOSTÓLICA Y ROMANA, DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA, COMENTARIOS DE ENCÍCLICAS, PENSAMIENTOS Y TEXTOS DE SANTOS DIGNIDAD HUMANA, DERECHOS HUMANOS, HISTORIA, EDUCACIÓN VIDEOS MUSICALES CLÁSICOS Y DE TODAS LAS ÉPOCAS.

"Soy un hombre de armas, un guerrero, scout. Paradójicamente, al único de mi especie que admiro, empuñó solamente la palabra, su técnica fue la humildad, su táctica la paciencia y la estrategia que le dio su mayor victoria fue dejarse clavar en una cruz por aquellos que amaba".

“Espíritu Santo, inspírame lo que debo pensar, lo que debo decir, lo que debo callar, lo que debo escribir, lo que debo hacer, como debo obrar, para el bien de los hombres, de la iglesia y el triunfo de Jesucristo”.

Desde La Trinchera Del Buen Combate en Argentina. Un Abrazo en Dios y La Patria.

9 de enero de 2014

PARADOJA RELATIVISTA ¿PUEDE LA FE CRISTIANA ORIENTARME EN LA BÚSQUEDA DE LA VERDAD QUE ORIENTE MI VIDA?

Habrá que esperar la llegada de algún niño que, desde un sentido común inocente y sincero, diga cómo están las cosas y despierte a los relativistas de su mundo imaginario y falso
“No hay verdades. Quien pretende poseer la verdad se equivoca”. Las dos afirmaciones anteriores pueden reflejar la posición de algunos relativistas. Detrás de las mismas se esconde una paradoja insuperable.
¿Cuál es la paradoja? Afirmar como verdad que no existen verdades, y pretender así poseer la verdad. En otras palabras, subirse a la escalera y luego retirarla desde arriba con un esfuerzo titánico (e inútil) para no caer al suelo.

Habrá quien diga que afirmar que no hay verdades se coloca en un nivel diferente, especial, por tratarse de un “metaconocimiento” propio de la filosofía. Simplemente con la famosa frase se niega “metacategóricamente” que existan verdades a un nivel inferior.
Sin embargo, la explicación anterior no evita lo paradójico de la postura relativista. Porque una afirmación “superior” que niegue la existencia de verdades y la posibilidad de conocerlas no puede evitar que haya quien la contradiga precisamente en virtud del “metaprincipio” postulado.
Se podrían emplear palabras más complejas, pero el resultado es siempre el mismo. La mente humana, más allá de las teorías, busca, desea, necesita conocer verdades. Pretender ir contra la apertura personal que lleva a reconocer verdades concretas no lleva a ninguna parte; lo único que logra es producir la extraña situación de quien cierra los ojos para oponerse a la verdad del muro y de los amigos que tiene ante su rostro.
Desde luego, hay quienes pretenden poseer la verdad y se equivocan. Pero sólo es posible identificar y denunciar un error cuando existe la posibilidad de distinguirlo y de contraponerlo respecto de una verdad que se ha hecho asequible a la mente humana.
El relativismo está herido de muerte por una paradoja insuperable. A pesar de ello, hay quien sigue con sus alabanzas sobre la belleza del manto real, a pesar de que el rey camina desnudo. Habrá que esperar la llegada de algún niño que, desde un sentido común inocente y sincero, diga cómo están las cosas y despierte a los relativistas de su mundo imaginario y falso.
P. Fernando Pascual. Profesor en el Regina Apostolorum de Roma

AMOR Y VERDAD
¿PUEDE LA FE CRISTIANA ORIENTARME EN LA BÚSQUEDA DE LA VERDAD QUE ORIENTE MI VIDA? 
  • A la hora de orientar la propia vida importa mucho conocer el verdadero amor 
  • Muchos actúan como si el amor fuera sólo un sentimiento y nada tuviera que ver con un planteamiento inteligente
  • El amor de la persona tiende a su permanencia, quiere ser un amor inacabable y eterno
  • La verdad y el amor, lejos de oponerse, se ayudan mutuamente 
  • En la fidelidad se aúnan la verdad y el amor. En cambio la traición se alimenta de la mentira y el egoísmo
Un difundido relativismo ambiental considera que la verdad carece de importancia, al menos de relevancia práctica. 
  • ¿Qué importaría que yo conozca o no determinadas verdades, si no puedo disfrutar lo que me gusta y obtener lo que deseo?
Pero la verdad no es ajena a lo que amo y lo que puede hacerme feliz. A la hora de proyectar mi propia vida, mala cosa sería renunciar a mi inteligencia, siempre encaminada tenazmente a conocer la verdad. 
  • ¿Puede la fe cristiana orientarme en la búsqueda de la verdad que oriente mi vida? 
«Para responder, es necesario reflexionar sobre el tipo de conocimiento propio de la fe. Puede ayudarnos una expresión de san Pablo, cuando afirma: 
  • “Con el corazón se cree” (Rm 10,10). 
En la Biblia el corazón es el centro del hombre, donde se entrelazan todas sus dimensiones: 
  • el cuerpo y el espíritu
  • la interioridad de la persona
  • y su apertura al mundo y a los otros
  • el entendimiento
  • la voluntad, la afectividad
Pues bien, si el corazón es capaz de mantener unidas estas dimensiones es porque en él es donde nos abrimos a la verdad y al amor, y dejamos que nos toquen y nos transformen en lo más hondo» (Papa Francisco, Enc. Lumen fidei, n. 26).
A la hora de orientar la propia vida importa mucho conocer el verdadero amor: Pondus meum, amor meus −decía San Agustín−, Mi amor es mi peso. Yo me inclino del lado en que lo hace mi amor. 
Y aquí la enseñanza de la fe es muy orientadora: 
  • «La fe transforma toda la persona, precisamente porque la fe se abre al amor. Esta interacción de la fe con el amor nos permite comprender el tipo de conocimiento propio de la fe, su fuerza de convicción, su capacidad de iluminar nuestros pasos. La fe conoce por estar vinculada al amor, en cuanto el mismo amor trae una luz.  La comprensión de la fe es la que nace cuando recibimos el gran amor de Dios que nos transforma interiormente y nos da ojos nuevos para ver la realidad» (ídem).
Muchos actúan como si el amor fuera sólo un sentimiento y nada tuviera que ver con un planteamiento inteligente. 
  • «El amor se concibe hoy como una experiencia que pertenece al mundo de los sentimientos volubles y no a la verdad (…). 
Pero esta descripción del amor ¿es verdaderamente adecuada? 
  • En realidad, el amor no se puede reducir a un sentimiento que va y viene. Tiene que ver ciertamente con nuestra afectividad, pero para abrirla a la persona amada e iniciar un camino, que consiste en salir del aislamiento del propio ‘yo’ para encaminarse hacia la otra persona, para construir una relación duradera; el amor tiende a la unión con la persona amada» (ídem, n. 27).
El amor de la persona tiende a su permanencia, quiere ser un amor inacabable y eterno. 
  • «Sólo en cuanto está fundado en la verdad, el amor puede perdurar en el tiempo, superar la fugacidad del instante y permanecer firme para dar consistencia a un camino en común. 
  • Si el amor no tiene que ver con la verdad, está sujeto al vaivén de los sentimientos y no supera la prueba del tiempo. 
  • El amor verdadero, en cambio, unifica todos los elementos de la persona y se convierte en una luz nueva hacia una vida grande y plena. 
  • Sin verdad, el amor no puede ofrecer un vínculo sólido, no consigue llevar al ‘yo’ más allá de su aislamiento, ni librarlo de la fugacidad del instante para edificar la vida y dar fruto» (ídem).
La verdad y el amor, lejos de oponerse, se ayudan mutuamente. 
  • «Si el amor necesita la verdad, también la verdad tiene necesidad del amor. Amor y verdad no se pueden separar. Sin amor, la verdad se vuelve fría, impersonal, opresiva para la vida concreta de la persona. La verdad que buscamos, la que da sentido a nuestros pasos, nos ilumina cuando el amor nos toca. Quien ama comprende que el amor es experiencia de verdad, que él mismo abre nuestros ojos para ver toda la realidad de modo nuevo, en unión con la persona amada» (ídem).
  • En la fidelidad se aúnan la verdad y el amor. 
En cambio 
  • La traición se alimenta de la mentira y el egoísmo. 
«Una expresión eminente de este descubrimiento del amor como fuente de conocimiento, que forma parte de la experiencia originaria de todo hombre, se encuentra en la concepción bíblica de la fe. Saboreando el amor con el que Dios lo ha elegido y lo ha engendrado como pueblo, Israel llega a comprender la unidad del designio divino, desde su origen hasta su cumplimiento. El conocimiento de la fe, por nacer del amor de Dios que establece la alianza, ilumina un camino en la historia. Por eso, en la Biblia, verdad y fidelidad van unidas, y el Dios verdadero es el Dios fiel, aquel que mantiene sus promesas y permite comprender su designio a lo largo del tiempo» (ídem, n. 28).
Rafael María de Balbín
http://www.almudi.org/Noticias/ID/8541/La-eterna-paradoja-relativista
http://www.almudi.org/Noticias/ID/8532/Amor-y-verdad

No hay comentarios.:

Publicar un comentario