AQUÍ ENCONTRARÁS, ARTÍCULOS FOTOS Y VÍDEOS SOBRE LA FE CATÓLICA APOSTÓLICA Y ROMANA, DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA, COMENTARIOS DE ENCÍCLICAS, PENSAMIENTOS Y TEXTOS DE SANTOS DIGNIDAD HUMANA, DERECHOS HUMANOS, HISTORIA, EDUCACIÓN VIDEOS MUSICALES CLÁSICOS Y DE TODAS LAS ÉPOCAS.

"Soy un hombre de armas, un guerrero, scout. Paradójicamente, al único de mi especie que admiro, empuñó solamente la palabra, su técnica fue la humildad, su táctica la paciencia y la estrategia que le dio su mayor victoria fue dejarse clavar en una cruz por aquellos que amaba".

“Espíritu Santo, inspírame lo que debo pensar, lo que debo decir, lo que debo callar, lo que debo escribir, lo que debo hacer, como debo obrar, para el bien de los hombres, de la iglesia y el triunfo de Jesucristo”.

Desde La Trinchera Del Buen Combate en Argentina. Un Abrazo en Dios y La Patria.

30 de diciembre de 2012

LA EVOLUCIÓN Y EL AZAR

1. Sobre la evolución y el azar. 
Reflexiones complementarias a la prueba de la existencia de Dios a partir del orden en el universo.
1.1. A los argumentos expuestos responden con frecuencia los que optaron por el ateísmo o agnosticismo con el recurso a la evolución y al azar. Suelen combinar la evolución con el azar, aunque sean conceptos distintos, que expresan fenómenos diferentes.
1.1.1. Evolución significa que un ser va cambiando sucesivamente a lo largo del tiempo su modo de ser (composición, aspecto, tamaño, cualidades y propiedades, etc.), de modo que la situación de un momento prepara y anuncia el momento siguiente.
1.1.2. Azar significa que un suceso se produce sin que sea determinado por causa eficiente ni final ni influjo previo para que “sea así” y ni siquiera para que “sea”. La indeterminación suele ser limitada. Por ejemplo un dado de seis caras arrojado al aire descansa sobre una cara, nunca sobre un vértice ni arista, pero es por azar o “aleatorio” (así se dice) que descanse sobre cualquiera de las seis caras del dado. 

1.2. En cuanto al uso científico y filosófico de estos conceptos conviene advertir lo siguiente:
1.2.1. Todos los sucesos en que entra la materia suceden en el espacio y en el tiempo y normalmente por evolución. Los seres vivos cambian poco a poco, como vemos en el crecimiento de plantas, animales y en el mismo hombre. Pero también hay cambios rápidos y aun repentinos, como muchas muertes de seres vivos y sucesos catastróficos como terremotos o erupciones. Los objetos materiales, producto de la industria del hombre, se van produciendo también en un proceso sucesivo más o menos veloz. Automóviles y otros artefactos se producen evolutivamente.
1.2.2. Pero producirse por evolución no significa que se produzca sin causa o causas que vayan realizando el cambio o los cambios. Piénsese en la fabricación de una computadora. A estas causas se les llama causas eficientes, porque “hacen”, “efectúan” los cambios y “esos” cambios. Pero además esos procesos no se hacen sin que intervengan causas inteligentes que impongan un fin común a las causas eficientes, ni sin tener materiales o “algo” que pueda ser transformado.

1.3. Es esencial al “azar” la inconstancia. Si un dado cae unas cuantas veces seguidas sobre la misma cara, es claro que no es por casualidad; el dado está mal hecho o tiene trampa. La constancia de un fenómeno indica claramente que es no-aleatorio; tiene algo que causa y determina a ese efecto. Ni tampoco un resultado condiciona al siguiente; si la bola que aparece primera en una lotería, apareciera, basta, diez veces seguidas, todos los jugadores estarían ciertos de la trampa. Un suceso aleatorio es esencialmente inconstante e impredecible. 

1.4. De lo anterior se deduce que en los sucesos aleatorios el número de aciertos es claramente inferior al de fracasos. En el ejemplo del dado en número de veces que en un número grande de tiradas (p.e. cien) salga una cara concreta, p.e. la “tres”, andará cerca de la sexta parte; si difiere mucho la ciencia concluye que es por alguna causa oculta de la que se ignora su funcionamiento y aun su misma existencia. 

1.5. Además la causa (o causas eficientes, pues puede haber varias actuando simultáneamente) produce cada una un efecto parcial, que, combinado con el efecto de las demás, acaba produciendo un objeto único, compuesto de partes diferentes y de efectos parciales diferentes pero confluyendo todos ordenadamente a un efecto último. La realización de este proceso evolutivo (por ejemplo la fabricación de un objeto industrial) exige la intervención de la inteligencia (normalmente de muchas inteligencias). Es decir que los procesos evolutivos de la experiencia, repetitivos, fruto de la acción de muchos agentes y constantemente ordenados hacia un fin, requieren de causas eficientes, causas finales e inteligencia ordenadora. 

1.6. Las ciencias (nos referimos a las “más científicas entre las ciencias”, la física y la química) se han desarrollado en el supuesto de que en la naturaleza no viva (no hablamos ahora de los seres vivos y menos de los hombres) no se dan fenómenos aleatorios. La ciencia supone que todo fenómeno de la naturaleza inanimada es producido por causas eficientes y no inteligentes, que necesariamente obran de lamisma manera en las mismas circunstancias. Sin este principio la ciencia moderna no existiría.

1.7. El estudio de los fenómenos aleatorios es un invento de la inteligencia humana para el estudio de fenómenos en los que interviene un número y complejidad de causas que no puede dominar, e incluso pueden intervenir causas humanas y en principio libres, pero de muy difícil o casi imposible control y aun identificación. Tales fenómenos pueden ser los terremotos, enfermedades, accidentes, control de calidad, etc. 

2. Sobre el origen evolutivo de las especies según Darwin
2.1. Darwin cree poder deducir su teoría de la evolución de las especies del hecho de las variaciones en los pinzones dependiendo de sus diversos hábitats. Cree poder deducir que la necesidad de sobrevivir ha forzado a modos de desarrollo diversos y a cambios en la especie. 

2.2. Darwin piensa que el proceso de cambio es muy lento, los cambios sonaleatorios y de los nuevos vivientes sólo perduran los que mejoran la calidad del ser vivo, pues los más débiles no pueden afrontar las condiciones adversas.

2.3. Sobre tales argumentos surgen dificultades, que no han sido resueltas.
2.3.1. Cambios motivados por los cambios en las formas de vida y la alimentación son conocidos aun en el hombre. En España, aun dentro de una generación, se pudieron constatar cambios notables en la talla, resistencia a las enfermedades, etc. Las causas eran sobre todo la mejora en la alimentación y la mayor edad de comenzar a trabajar.
2.3.2. Pero en general la ciencia, que debe manejar datos de experiencia, carece deningún dato cierto de experiencia sobre el surgir de una nueva especie animal ni vegetal por evolución; mucho menos de la vida.
2.3.3. Sobre el supuesto de que se trataría de una evolución muy lenta, que requeriría mucho tiempo, la teoría del bing-bang, de la explosión original del “huevo cósmico”, sí tiene varios datos que la avalan, pero se trata de una explosión avelocidades cercanas a la de la luz, muy lejos de un proceso lento.
2.3.4. La experiencia dice que en un proceso aleatorio los “aciertos” se dan enmenor número que los procesos fallidos (v. 2.2). Los fallos habrían dejado restos, que podríamos llamar “basura aleatoria” y se habrían fosilizado. Así la “basura” fosilizada tendría que ser muy abundante. Sin embargo la ciencia no ha podido encontrar nada.
2.3.5. Dada la audacia de al menos un buen número de investigadores, dispuestos a saltarse todas las barreras, aun las morales, es de suponer que haya habido más de un intento de producir vida a partir de materia no viva, vida animal a partir de la vegetal, especie viva superior desde otra inferior, vida racional desde animal. Tales intentos han fracasado.
2.3.6. La investigación científica ha realizado sus mayores esfuerzos al estudio del origen del hombre, es decir al salto del simio al hombre racional. Se han ido encontrando fósiles de simios, especialmente cráneos, con crecientes semejanzas a cráneos humanos; también se han podido hacer de modo suficientemente razonable algún proceso inverso, con fósiles humanos cada vez más antiguos. Pero, prescindiendo de la dosis de inseguridad que tales constructos conllevan, la ciencia no ha llegado al “eslabón”, que sería el resto de un cuerpo humano que lleva en sí las señales del animal y es capaz de operaciones espirituales.
2.3.7. Tampoco se ha encontrado en el mundo de los fósiles ningún “eslabón” puente de una especie animal a otra parecida, como puede ser del gato al tigre o viceversa.
2.3.8. El tipo de investigación anterior (2.3.6) se fija exclusivamente en la morfología de los restos fósiles. En cierto sentido es un material bastante grosero para lo que se pretende estudiar. El estudio del cerebro humano vivo, instintos y psicología presentan una diversidad respecto a los de los animales tan grande que no tiene, por ahora, explicación como pueda hacerse por la evolución aleatoria de Darwin. 

2.4. Evolución darwiniana, el big-bang y la creación del mundo por Dios.
2.4.1. La evolución darwiniana es una idea sugestiva. El entendimiento humano en cualquier orden de conocimientos busca y goza al llegar a concepciones unitarias. El hecho de que los seres vivientes tengan una variedad tan grande y al mismo tiempo con frecuencia encontremos semejanzas entre especies distintas sugiere la posibilidad de que una proceda de otra. Esto apoya la idea de evolución. Pero al mismo tiempo esas coincidencias esconden diferencias grandes y tampoco le ha sido posible a la ciencia encontrar formas “de paso” del surgir una especie viviente de otra. Hay que reconocer que hasta el momento la ciencia no ha ofrecido pruebas de realidad a la teoría de la evolución darwiniana; sigue siendo mera hipótesis de trabajo.
La teoría del big-bang (un evolucionismo muy parcial, que ha tenido alguna comprobación interesante) supone una explosión a velocidades estelares. No es aleatoria sino claramente finalística.
Por fin la idea de la creación del mundo por Dios no es excluye que se haya realizado con un proceso evolutivo. El acto creador de Dios podría incluir un proceso evolucionista, más o menos complejo, que a lo largo de un tiempo haya ido haciendo surgir todo el resto del universo.
2.4.2.- Darwinismo y ateísmo. Fue el mismo Darwin el que creyó encontrar en su teoría argumento para negar la existencia de Dios: Dios no es necesario, todo habría surgido de la nada por evolución.
Por la historia sabemos de la dificultad intelectual de Darwin para los estudios teológicos, tan estrechamente unidos sobre todo entonces con la filosofía. La hipótesis darwiniana no invalida las pruebas que la filosofía (además de la teología) aporta a favor de la existencia de Dios.
Porque la evolución darwiniana supone que “algo” evoluciona. Este “algo” no puede suponerse indefinidamente no-necesario. Como ya hemos probado, la existencia real de un ser no-necesario es imposible sin que exista un ser necesario.
Por otro lado la evolución darwiniana es claramente finalística, lo cual hemos probado que exige necesariamente la dirección de un ser con inteligencia que vea, dirija y ordene todas los actos conducentes al fin. Este ser sería el ser necesario o exigiría su previa existencia.
En el caso de la fabricación de objetos, que la naturaleza no produce sino que el hombre ha inventado y produce, todos ellos llegan a existir tras un proceso evolutivo (incluso tras una conjunción de procesos evolutivos de sus componentes). Sin embargo tal proceso no es espontáneo ni necesario, sino que exige la previa existencia, acción y conjunción complicadísima de muchos agentes externos a la evolución fabricadora, que además son inteligentes, son previos a tal evolución y rigen los modos del proceso evolutivo. De manera análoga cualquier proceso evolutivo, por muy “primero” que sea, exige la previa existencia del ser anterior (en definitiva de Dios) que lo haga posible.
http://formacionpastoralparalaicos.blogspot.com.ar/2012/09/pruebas-de-la-existencia-de-dios-desde.html

No hay comentarios.:

Publicar un comentario