AQUÍ ENCONTRARÁS, ARTÍCULOS FOTOS Y VÍDEOS SOBRE LA FE CATÓLICA APOSTÓLICA Y ROMANA, DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA, COMENTARIOS DE ENCÍCLICAS, PENSAMIENTOS Y TEXTOS DE SANTOS, DIGNIDAD HUMANA, DERECHOS HUMANOS, HISTORIA, EDUCACIÓN, VIDEOS MUSICALES CLÁSICOS Y DE TODAS LAS ÉPOCAS.

"Soy un hombre de armas, un guerrero, scout. Paradójicamente, al único de mi especie que admiro, empuñó solamente la palabra, su técnica fue la humildad, su táctica la paciencia y la estrategia que le dio su mayor victoria fue dejarse clavar en una cruz por aquellos que amaba".

“Espíritu Santo, inspírame lo que debo pensar, lo que debo decir, lo que debo callar, lo que debo escribir, lo que debo hacer, como debo obrar, para el bien de los hombres, de la iglesia y el triunfo de Jesucristo”.

Desde La Trinchera Del Buen Combate en Argentina. Un Abrazo en Dios y La Patria.

23 de diciembre de 2011

QUIÉN ES EL NUEVO DESTINATARIO DE LA NUEVA EVANGELIZACIÓN?



Viernes, 23 dic (RV).- El Santo Padre Benedicto XVI asistió esta mañana a las 9,00, junto con los demás miembros de la Familia Pontificia, a la cuarta y última predicación de Adviento, en la capilla “Redemptoris Mater” del Palacio Apostólico del Vaticano. El tema general de las predicaciones propuestas para este año por el P. Raniero Cantalamessa, Predicador de la Casa Pontificia es 

“Id a todo el mundo y proclamad el Evangelio a toda criatura: los cuatro grandes momentos evangelizadores en la historia de la Iglesia”. 

En esta ocasión el Predicador concluyó sus reflexiones sobre la evangelización. Entre otras cosas se preguntó: 

¿quién es el nuevo destinatario que nos permite hablar, de este cuarto momento de la nueva evangelización? 

Y afirmó que la respuesta es 

“el mundo occidental secularizado y en cierto modo post-cristiano”. 

Especificación que ya afloraba en los documentos del beato Juan Pablo II, y que se hizo explícita en el magisterio del Santo Padre Benedicto XVI, quien en el “Motu proprio” con que ha instituido el Consejo Pontificio para la promoción de la nueva evangelización, se refiere a los “muchos países de antigua tradición cristiana, que se han vuelto refractarios al mensaje evangélico”.

El Padre Cantalamessa afirmó asimismo que si se quiere re-evangelizar el mundo descristianizado, se impone una elección. Al respecto consideró que la inmensa riqueza de la doctrina y de las instituciones puede llegar a ser una desventaja si tratamos de presentarnos con ella al hombre que ha perdido todo contacto con la Iglesia y ya no sabe quién es Jesús. Porque sería como poner uno de esas enormes y pesadas capas de brocado que se usaban en una época encima de un niño. 

Es necesario ayudar a este hombre –prosiguió el Predicador de la Casa Pontificia– a establecer una relación con Jesús. Hacer con él lo que Pedro hizo el día de Pentecostés con las tres mil personas presentes: hablarles de Jesús a quien hemos crucificado y a quien Dios ha resucitado. Hay que llevar a este hombre al punto en que también él, tocado en su corazón, pregunte: “¿Qué tenemos que hacer?” y nosotros responderemos, como respondió Pedro: “Arrepiéntanse, háganse bautizar, si no lo hicieron aún, o confiésense si ya están bautizados”
Los modos y los tiempos en que hacer esto –prosiguió– dependen de nuestra capacidad creativa y pueden variar, como varían ya en el Nuevo Testamento: desde el sermón de Pedro a las gentiles hasta el día de Pentecostés, y de persona a persona.

Entonces quienes responderán al anuncio se unirán, como entonces, a la comunidad de los creyentes, escucharán la enseñanza de los apóstoles y participarán en la fracción del pan; y según la llamada de cada a uno, podrán hacer poco a poco lo propio, porque “no se acepta a Jesús por la palabra de la iglesia, sino que acepta a la Iglesia por la palabra de Jesús”. Y como ejemplo se refirió al célebre cuadro del pintor noruego Edvard Munch, titulado “El grito”. Un hombre sobre un puente, con un fondo rojizo, y las manos en torno a la boca abierta que emite un grito que, se comprende inmediatamente, es un grito de angustia, un grito vacío, sin palabras. Una eficaz descripción de la situación en que vive el hombre moderno que, habiendo olvidado el grito lleno de contenido que es el kerygma, se encuentra con que debe gritar al vacío su propia angustia existencial.

El Predicador de la Casa Pontificia también recordó que la primera evangelización comienza entre las paredes domésticas. Y concluyó que Cristo nace hoy porque verdaderamente nace para mí en el momento en que reconozco y creo en el misterio. Porque como dijo Orígenes, y repitieron San Agustín y San Bernardo, 

“¿de qué me sirve a mí que Cristo haya nacido una vez en Belén de María, si no nace de nuevo por la fe en mi corazón?”. 

Hagamos nuestra la invocación elegida por nuestro Santo Padre para sus felicitaciones navideñas de este año y con él, con todo el anhelo del corazón, digamos: 
“¡Ven a salvarnos, ven Señor y sálvanos!”. 

(MFV – RV).
http://www.radiovaticana.org/SPA/articolo.asp?c=548909

No hay comentarios.:

Publicar un comentario