AQUÍ ENCONTRARÁS, ARTÍCULOS FOTOS Y VÍDEOS SOBRE LA FE CATÓLICA APOSTÓLICA Y ROMANA, DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA, COMENTARIOS DE ENCÍCLICAS, PENSAMIENTOS Y TEXTOS DE SANTOS DIGNIDAD HUMANA, DERECHOS HUMANOS, HISTORIA, EDUCACIÓN VIDEOS MUSICALES CLÁSICOS Y DE TODAS LAS ÉPOCAS.

"Soy un hombre de armas, un guerrero, scout. Paradójicamente, al único de mi especie que admiro, empuñó solamente la palabra, su técnica fue la humildad, su táctica la paciencia y la estrategia que le dio su mayor victoria fue dejarse clavar en una cruz por aquellos que amaba".

“Espíritu Santo, inspírame lo que debo pensar, lo que debo decir, lo que debo callar, lo que debo escribir, lo que debo hacer, como debo obrar, para el bien de los hombres, de la iglesia y el triunfo de Jesucristo”.

Desde La Trinchera Del Buen Combate en Argentina. Un Abrazo en Dios y La Patria.

3 de julio de 2017

SANTO TOMAS APÓSTOL. Fiesta 03 de Julio.

Incrédulo Tomás de Bernardo Strozzi
Tomás, llamado también Judas Tomás Dídimo, fue uno de los doce apóstoles de Jesús. Tomás significa «gemelo» en arameo, y Dídimo tiene el mismo significado en griego. Es venerado como santo tanto por la Iglesia católica como por la Iglesia ortodoxa.
PATRONO DE jueces, constructores, arquitectos y teólogos. 
También de las ciudades: Prato, Parma, Urbino.
Sus huesos están en la Catedral de Ortona, Italia.
Simbología: espada, cinturón de la Virgen
Tomás el Apóstol
Santo Tomás, por Diego Velázquez.JPG
Apóstol y Mártir

Apodo
Dídimo ('el gemelo')

Venerado en
Iglesia ortodoxaIglesia católica,Iglesias ortodoxas orientales
Festividad

Patronazgo

India
Ducado de Parma
Arquitectos
Geómetras
Jueces
Se le conoce a Santo Tomás por su incredulidad después de la muerte del Señor. Jesús se apareció a los discípulos el día de la resurrección para convencerlos de que había resucitado realmente. 
La incredulidad de Santo Tomás, Caravaggio (1601-1602)
Tomás, que estaba ausente, se negó a creer en la resurección de Jesús: 
  • "Si no veo en sus manos la huella de los clavos y pongo el dedo en los agujeros de los clavos y si no meto la mano en su costado, no creeré". 
Cima da Conegliano, La incredulidad de santo Tomás con san Magno, obispo (c. 1505)
Ocho días más tarde, cuando Jesús se encontraba con los discípulos, se dirigió a Tomás y le dijo: 
  • "Pon aquí tu dedo y mira mis manos: dame tu mano y ponla en mi costado. Y no seas incrédulo, sino creyente." 
Bernardo Strozzi, La incredulidad de santo Tomás (c. 1620)
Tomás cayó de rodillas y exclamó: 

"SEÑOR MÍO Y DIOS MÍO!"
Jesús replicó: 
  • "Has creido, Tomás, porque me has visto. Bienaventurados quienes han creído sin haber visto." 
‘La incredulidad de santo Tomás‘ (1641-49), Mattias Storm. Óleo sobre lienzo (125×99 cm). Museo del Prado.
MARTIROLOGIO ROMANO
Combina varias leyendas, afirma que Santo Tomás predicó el Evangelio a los partos, medos, persas e hircanios, y que después pasó a la India y fue martirizado en "Calamina"
Catedral de Córdoba - Diócesis de Córdoba - España
SE CONMEMORA EL 3 DE JULIO LA TRASLACIÓN DE LAS RELIQUIAS DE SANTO TOMÁS A EDESA.
En el Malabar y en todas las iglesias sirias dicha fecha es la de la fiesta principal, pues 
Catedral de Córdoba - Diócesis de Córdoba - España

"SEÑOR MÍO Y DIOS MÍO!"

EL MARTIRIO TUVO LUGAR EL 3 DE JULIO DEL AÑO 72
Basílica de santo Tomás en Ortona(Abruzzo), donde desde el siglo XIII se conservan reliquias atribuidas al santo provenientes de la isla de Chios.

Icono de Tomás Apóstol
QUÉ SABEMOS A PARTIR DE LOS TEXTOS CANÓNICOS DEL APÓSTOL TOMÁS?.
Tomás, al igual que Felipe y Andrés, sólo adquiere cierta notoriedad en el Cuarto Evangelio, el de San Juan, pues lo que es en los sinópticos, apenas es citado sino para engrosar la nómina de los Doce. Y nada más.
Claustro del Monasterio de Santo Domingo de Silos (Burgos), La duda de santo Tomás (s. XI)
CUATRO SON LOS EPISODIOS EN LOS QUE TOMÁS PARTICIPA ACTIVA Y EXPRESAMENTE EN EL EVANGELIO DE SAN JUAN.
El primero recoge una intervención rayana en lo heroico. Todo empieza cuando en un momento delicado de su ministerio, pues los judíos ya le persiguen abiertamente para matarle -y aunque el Evangelio de Juan no precisa, cabe pensar que la crucifixión de Jesús apenas se produce unas pocas semanas después-, Jesús decide esconderse a la espera de que se cumplan los días para manifestarse según lo tiene planeado. 
Santo Tomás. Icono
En situación tal, llega a Jesús una noticia tan inesperada como desagradable: uno de sus grandes amigos, Lázaro, se encuentra gravemente enfermo.
“Cuando se enteró de que estaba enfermo [Lázaro], permaneció dos días más en el lugar donde se encontraba. Al cabo de ellos, dice a sus discípulos: “Volvamos de nuevo a Judea”. Le dicen los discípulos: “Rabbi, con que hace poco los judíos querían apedrearte ¿y vuelves allí?” 
Jesús respondió: “¿No son doce las horas del día? Si uno anda de día no tropieza, porque ve la luz de este mundo; pero si uno anda de noche, tropieza, porque no está la luz en él” (Jn. 11, 6-10).
La incredulidad de Santo Tomás, Caravaggio (1601-1602)
Los apóstoles dudan, tienen miedo, saben que el cerco se estrecha sobre Jesús,temen incluso por su propia integridad personal. Con toda seguridad, debió plantearse algo parecido a un motín entre la tropa. En circunstancias tales, aparece el hombre providencial.
  • “Entonces Tomás llamado el Mellizo, dijo a los otros discípulos: “Vayamos también nosotros a morir con él.”” (Jn. 11, 6-16).
Y Jesús, acompañado de sus discípulos, acudió a casa de su amigo Lázaro y, como sabemos, lo resucitó.
Mosaico bizantino de San Apolinar el Nuevo, Rávena (siglo VI).
El Evangelio de Juan recoge también un segundo episodio relativo a Tomás que anticipa en parte el carácter desconfiado e incrédulo del apóstol:
  • “Le dice Tomás: “Señor no sabemos adonde vas, ¿cómo podemos saber el camino?” Le dice Jesús: “Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie va al Padre sino por mí. Si me conocéis a mí, conoceréis también a mi Padre; desde ahora lo conocéis y lo habéis visto””(Jn. 14, 5-9).
La incredulidad de Santo Tomás

"SEÑOR MÍO Y DIOS MÍO!"

Pero el momento estelar de Tomás, aquél por el que es conocido y reconocido por la inmensa mayoría de la feligresía cristiana, tiene lugar en las postrimerías del ministerio de Jesús, cuando una vez que ya ha resucitado, hace diversas apariciones a sus discípulos. 
rubens – The Incredulity of St Thomas. 1613-1615. Oil on wood. 143 x 123 cm (central panel). 146 x 55 cm (side panels). Royal Museum of Fine Arts, Antwerp, Belgium
En una de ellas se revela al grupo de los apóstoles. Acontece frente a Tomás lo siguiente:
  • “Tomás uno de los Doce, llamado el mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Los otros discípulos le decían: “Hemos visto al Señor”. Pero él les contestó: “Si no veo en sus manos la señal de los clavos y no meto mi dedo en el agujero de los clavos y no meto mi mano en su costado, no creeré”. Ocho días después, estaban otra vez sus discípulos dentro y Tomás con ellos. Se presentó Jesús en medio estando las puertas cerradas, y dijo: “La paz con vosotros”. Luego dice a Tomás: “Acerca aquí tus dedos y mira mis manos; trae tu mano y métela en mi costado y no seas incrédulo sino creyente”. Tomás le contestó: “Señor mío y Dios mío”. Dícele Jesús: “Porque me has visto has creído. Dichosos los que no han visto y han creído”” (Jn. 20, 24-29).
La incredulidad de Santo Tomás

"SEÑOR MÍO Y DIOS MÍO!"

Por último, relata también San Juan una nueva aparición de Jesús a sus discípulos en la que sólo tres son llamados por su nombre, dos más lo son por su patronímico y otros dos de modo genérico, sin mayor especificación. Pues bien, uno de los tres citados por su nombre es precisamente Tomás. 
Santo Tomás
Lo cuenta Juan así:
  • “Después de esto, se manifestó Jesús otra vez a los discípulos a orillas del Mar de Tiberíades. Se manifestó de esta manera. Estaban junto Simón Pedro, Tomás llamado el mellizo, Natanael el de Caná de Galilea, los de Zebedeo y otros dos de sus discípulos.” (Jn. 21, 1-2).
Después de esto, se manifestó Jesús otra vez a los discípulos a orillas del Mar de Tiberíades.
Tomás, obviamente, está junto al resto de los Doce cuando se producen los grandes momentos estelares del grupo: última cena, apariciones colectivas, ascensión de Jesús a los cielos, elección del sucesor de Judas y pentecostés. 
salviati – The Incredulity of St Thomas. 

"SEÑOR MÍO Y DIOS MÍO!"

PARECE QUE TOMÁS ERA PESIMISTA POR NATURALEZA
No le cabía la menor duda de que amaba a Jesús y se sentía muy apesadumbrado por su pasión y muerte. Quizás porque quería sufrir a solas la inmensa pena que experimentaba por la muerte de su amigo, se había retirado por un poco de tiempo del grupo. 
Sto Tomás, Apóstol - DIOCESIS DE MEXICO - IGLESIA ORTODOXA EN AMERICA (OCA)
De manera que cuando Jesús se apareció la primera vez, Tomás no estaba con los demás apóstoles. Y cuando los otros le contaron que el Señor había resucitado, aquella noticia le pareció demasiado hermosa para que fuera cierta.
Santo Tomás
TOMÁS COMETIÓ UN ERROR AL APARTARSE DEL GRUPO
Nadie está peor informado que el que está ausente. Separarse del grupo de los creyentes es exponerse a graves fallas y dudas de fe. Pero él tenía una gran cualidad: se negaba a creer sin más ni más, sin estar convencido, y a decir que sí creía, lo que en realidad no creía. 

"SEÑOR MÍO Y DIOS MÍO!"

El no apagaba las dudas diciendo que no quería tratar de ese tema. No, nunca iba a recitar el credo un loro. No era de esos que repiten maquinalmente lo que jamás han pensado y en lo que no creen. Quería estar seguro de su fe.
Rembrandt – The Incredulity of St Thomas. 1634. Oil on wood. 53 x 51 cm. Pushkin Museum of Fine Arts, Moscow
TOMÁS TENÍA OTRA VIRTUD
Cuando se convencía de sus creencias las seguía hasta el final, con todas sus consecuencias. Por eso hizo es bellísima profesión de fe "SEÑOR MÍO Y DIOS MÍO!", y por eso se fue después a propagar el evangelio, hasta morir martirizado por proclamar su fe en Jesucristo resucitado. Preciosas dudas de Tomás que obtuvieron de Jesús aquella bella noticia: "Dichosos serán los que crean sin ver".
Ilustración que representa a santo Tomás en la India
SANTO TOMÁS EXPLICADO POR BENEDICTO XVI
Intervención de Benedicto XVI en la que presentó la figura de Santo Tomás
Inspirándose en el ejemplo del apóstol Tomás, Benedicto XVI recomendó a los creyentes tener valor para decir Dios «no te entiendo», «ayúdame a comprender», en los momentos de incertidumbre.
«De este modo --aclaró--, con esta franqueza, que es el auténtico modo de rezar, de hablar con Jesús, expresamos la pequeñez de nuestra capacidad para comprender, pero al mismo tiempo asumimos la actitud de confianza de quien espera luz y fuerza de quien es capaz de dárselas». 
El Santo Padre dedicó la audiencia general a presentar la figura del apóstol conocido sobre todo por sus dudas tras la resurrección de Jesús. Con esta audiencia general, en la que participaron unos 30.000 peregrinos, el pontífice continuó la serie de catequesis sobre los doce apóstoles y los orígenes de la Iglesia.
El obispo de Roma recordó los pasajes en los que los evangelios hablan de este apóstol, conocido como «el mellizo». En particular, mencionó la Última Cena, cuando Jesús anuncia que tras su partida preparará un lugar para que los discípulos también estén con Él; y especifica: «Y adonde yo voy sabéis el camino» (Juan 14, 4). 
Entonces, Tomás, interviene diciendo: «Señor, no sabemos a dónde vas, ¿cómo podemos saber el camino?». Jesús le respondió con la famosa definición: «Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida». 
«Cada vez que escuchamos o leemos estas palabras, podemos ponernos con el pensamiento junto a Tomás e imaginar que el Señor también habla con nosotros como habló con él»,
recomendó el Papa a los fieles en una bella mañana de sol en la plaza de San Pedro del Vaticano.
Al mismo tiempo, sugirió, «su pregunta también nos da el derecho, por así decir, de pedir explicaciones a Jesús». «Con frecuencia no le comprendemos --reconoció--. Debemos tener el valor de decirle: no te entiendo, Señor, escúchame, ayúdame a comprender». El Papa también recordó la escena de incredulidad de Tomás, que tuvo lugar después de la resurrección, cuando el mismo apóstol dijo: 
«Si no veo en sus manos la señal de los clavos y no meto mi dedo en el agujero de los clavos y no meto mi mano en su costado, no creeré». 
Ocho días después, Jesús se aparecerá a los apóstoles, y en esta ocasión, al estar presente Tomás, le interpela directamente con estas palabras: 
«Acerca aquí tu dedo y mira mis manos; trae tu mano y métela en mi costado, y no seas incrédulo sino creyente». 
«Tomás reacciona con la profesión de fe más espléndida del Nuevo Testamento --aseguró elsucesor de Pedro--: “Señor mío y Dios mío”». «Porque me has visto has creído. Dichosos los que no han visto y han creído», le respondió Jesús, enunciando «un principio fundamental para los cristianos que vendrán después de Tomás, es decir, para todos nosotros», indicó. El Santo Padre concluyó presentando las tres lecciones que presenta a los cristianos la figura del apóstol Tomás.

En primer lugar, dijo 
«nos consuela en nuestras inseguridades»; 
en segundo lugar
«nos demuestra que toda duda puede tener un final luminoso más allá de toda incertidumbre»
por último, nos recuerda 
«el auténtico sentido de la fe madura y nos alienta a continuar, a pesar de las dificultades, por el camino de fidelidad a él».
Tras recordar que según la tradición Tomás evangelizó Siria, Persia y parte de la India, deseó que 
«el ejemplo de Tomás confirme cada vez más nuestra fe en Jesucristo, nuestro Señor y nuestro Dios».
Fuente:
http://www.es.catholic.net/op/articulos/31756/toms-santo.html
http://www.primeroscristianos.com/index.php/quien-era/item/1797-santo-tomas-apostol-3-de-julio/1797-santo-tomas-apostol-3-de-julio

No hay comentarios.:

Publicar un comentario